Ecosistemas marinos y medios de vida en riesgo en caso de hundimiento de barco petrolero venezolano

Captura de pantalla del FSO (Unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga) Nabarima, embarcación en peligro de hundirse y crear un enorme derrame de petróleo en el golfo de Paria, tomada de un video publicado por Fishermen and Friends of the Sea, ONG de Trinidad y Tobago que llamó la atención sobre la situación.

Este artículo se publicó originalmente en Cari-Bois News. Se reproduce una versión editada con autorización.

El FSO Nabarima, enorme barco petrolero que contiene aproximadamente 1.3 millones de barriles de petróleo crudo, se está inundando de agua y se inclina a un lado en un tramo remoto de la costa de Venezuela en el golfo de Paria.

Mientras las autoridades en Trinidad y Tobago, nación insular ubicada a unos 11 kilómetros de la costa norte de Venezuela, luchan con cómo responder a la crisis que ocurre más allá de sus fronteras, surgen preguntas sobre el potencial impacto ambiental de un derrame de petróleo de esta magnitud en el golfo de Paria, zona ecológicamente delicada rodeada de manglares, que también son importantes para la pesca.

La red noticiosa Cari-Bois Environmental, iniciativa de la Fundación Cropper y sus socios, contactaron al equipo de científicos y expertos ambientales de la entidad sin fines de lucro trinitense SpeSeas para determinar cuáles serían los posibles impactos ambientales en caso de ocurrir el derrame.

Ecosistemas en riesgo

Dada la ubicación del FSO Nabarima y el conocimiento de SepSeas del patrón general de circulación en el golfo, se pronostica que la península Paria está en gran riesgo.

Los ecosistemas que cubren el golfo de Paria incluyen bosques de manglares, lagunas costeras, estuarios, playas y costas arenosas, costas rocosas ecosistemas oceánicos abiertos y su biodiversidad asociada. Dependiendo de la trayectoria del potencial derrame de petróleo, todos estos ecosistemas estarían en riesgo.

Preocupación por la fauna silvestre

El golfo de Paria ofrece importantes rutas migratorias y hábitats a megafauna, como aves, ballenas, delfines, tortugas y otra fauna marina, y también especies de importancia comercial, como camarones y pescado, que probablemente se verán afectados.

Como el petróleo suele flotar en la superficie del agua, los animales más afectados son los que están en la superficie marina y a lo largo de la costa, incluidos pescados y larvas invertebradas, y también mamíferos y tortugas que salen a la superfice para respirar.

En la mayoría de derrames de petróleo, las aves marinas se ven afectada en mayor cantidad. El petróleo puede ahogar a los organismos, revestir las plumas de las aves y la piel de otros animales. La irritación de piel y de los ojos puede ser resultado de la exposición externa, mientras la exposición interna puede ocurrir vía ingestión o inhalación. Los derrames de petróleo también pueden afectar las capacidades de los organismos marinos para encontrar comida, huir de los depredadores, respirar y reproducirse. Puede haber una menor sobrevivencia de crías debido a la persistencia de tóxicos en la cadena alimenticia, que a su vez afecta a los órganos.

Si el petróleo entre en contacto con la tierra, puede afectar hábitats marinos costeros y sus habitantes: bosques de manglares, arrecifes de aguas poco profundas y otros hábitats rocosos, playas y marismas. Todos son muy difíciles de limpiar. Toda fauna asociada de cerca con estos hábitats se verá afectada negativamente.

La extensión de estos impactos depende de diversos factores, incluidas las características y volumen del petróleo derramado, fortaleza y dirección del viento, movimiento del agua, circulación y respuesta de limpieza.

Pesca en peligro

El golfo de Paria es el terreno más importante para camarón y pescados en Trinidad y Tobago. Más de la mitad de la actividad pesquera en el país se da ahí.

Las pesqueras marinas son importantes económica y socialmente para los habitantes de muchas comunidades costeras rurales cuyo medio de vida depende total o parcialmente de la pesca. Por lo tanto, cualquier derrame de petróleo en el golfo de Paria tiene el potencial de ser un golpe significativo.

Las pesqueras también contribuyen a la seguridad alimenticia, alivio de la pobreza, ganancias de intercambio exterior, cultura, recreación y turismo. La mayoría de recursos pesqueros en Trinidad y Tobago son costeros y muchas pesqueras a pequeña escala acceden a esos recursos.

Las comunidades pueden verse afectadas

Los derrames de petróleo pueden afectar directamente a las comunidades pesqueras de muchas maneras. El petróleo en la superficie del agua, por ejemplo, supone agregar un gasto a los pescadores para la limpieza de sus embarcaciones y equipos. Quienes no pueden afrontar esos costos pueden elegir no pescar para proteger sus equipos, lo que implica significativa pérdida de ingresos. Las ventas también tienden a bajar un periodo considerable después de un derrame de petróleo, por temores del consumidor de si es seguro como la pesca. Esto ha ocurrido tras derrames de petróleo anteriores en el golfo.

También preocupa la muerte de peces, muerte repentina e inesperada de muchos peces u otros animales acuáticos en zonas específicas. Dice SpeSeas que si esto ocurriera tierra adentro donde hay menos circulación, los peces quedarían atrapados. Muchas zonas tierra adentro también funcionan como viveros para larvas menos móviles y juveniles.

Asumiendo que los derrames de petróleo se esparzan a las playas, también se verían afectados raíces de manglares y fauna, como ostras y cangrejos.

Cómo mitigar los efectos

El Plan de Contingencia Nacional de Derrames de Petróleo (2013) de Trinidad y Tobago prioriza la salud humana y de importantes ecosistemas marinos como arrecifes de coral y manglares. También hay un Plan Bilateral de Contingencia de Derrames de Petróleo entre Trinidad y Tobago y Venezuela que data de 1989, que guiará la respuesta a cualquier derrame.

Las estrategias de respuesta para derrames de petróleo en aguas abiertas generalmente incluyen contención, desnatado, retiro, almacenamiento, dispersantes y quemas en el lugar.

Los métodos de limpieza de petróleo derramado debe evaluarse con cuidado, pues estos procesos pueden causar mayor daño, sobre todo a lo largo de hábitats costeros. La vida silvestre con petróleo puede ir a rehabilitación. Otras opciones de limpieza incluyen sustituir arena de playa contaminada y volver a plantar manglares, pantanos y lechos de algas.

¿Un ‘mar contaminado muerto'?

Según informes locales e internacionales, el hundimiento del FSO Nabarima podría resultar en la filtración de petróleo en el golfo de Paria, con efectos devastadores, sobre todo en la zona en un “mar contaminado y muerte”.

El equipo de SpeSeas señaló que es difícil especular sobre la probable extensión de los impactos y aconsejó que se debería ejercer debida diligencia para evitar el derrame de cualquier cantidad de petróleo. Dadas las considerables amenazas, aconsejaron que se debe vigilar de cerca la situación.

¿Qué están haciendo las autoridades de Trinidad y Tobago?

El Ministerio de Energía e Industrias de la Energía (MEEI) ha estado en contacto con el Gobierno venezolano con respecto a la condición de la embarcación y el riesgo de un derrame de petróleo y ha ofrecido su asistencia.

Hacia mediados de octubre, FSO Nabarima seguía en aguas venezolanas, y es probable que Trinidad y Tobago no podrá actuar a menos que el Gobierno venezolano pida asistencia.

Mientras tanto, los ciudadanos de Trinidad y Tobago han estado firmando una petición para pedir que se tome acción preventiva inmediata y que el país esté preparado ante la eventualidad de un derrame, y que se mantenga al público al corriente de los acontecimientos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.