En Haití, los movimientos homofóbicos expresan su retórica anticolonial

Foto del grupo “Facsdis Haití LGBT” en Facebook. Usada con su autorización.

Los sectores conservadores de la sociedad haitiana estiman que la homosexualidad y los derechos  LGBTQI+ son “importaciones” del exterior.

Por ejemplo, el 24 de junio de 2020, cuando se publicó el proyecto del nuevo Código Penal haitiano por decreto presidencial, las Iglesias protestante y católicas expresaron abiertamente su desacuerdo porque por primera vez sanciona la discriminación por orientación sexual. Las Iglesias han interpretado el texto como una apertura hacia las práctica ilegales como la zoofilia y la pedofilia.

La Iglesia católica ha criticado el proyecto del nuevo Código Penal por venir de una “nueva mentalidad imperialista y neocolonialista” y alentar al Gobierno a “concentrarse en los verdaderos problemas de los haitianos” en vez de “buscar importar valores extranjeros y exteriores a nuestras buenas tradiciones”.

Además, se lanzó la petición titulada “Dejar sin efecto la legalización de la prostitución infantil, el incesto, la bestialidad y la homosexualidad en Haití” iniciada por la Federación Protestante de Haití (FPH) y Shekinah, dos estructuras de la Iglesia protestante de los haitianos en el extranjero. Ambas obtuvieron más de 130 000 firmas.

La homosexualidad no se había definido como delito en el Código Penal haitiano, por lo que este proyecto no tiene por objetivo despenalizar la homosexualidad sino sancionar la discriminación por orientación sexual.

En 2017, el Senado haitiano había votado una propuesta de ley que prohibía el matrimonio de personas LGBTQI+ y toda promoción de la homosexualidad en el país, pero este proyecto de ley no se presentó en la Cámara de Diputados.

De otro lado, un decreto adoptado en junio de 2020 permite a las personas transgénero cambiar de morfología y adaptar su sexo en su documento de identidad.

Ante las manifestaciones de los cristianos y las reacciones homofóbicas y violentas en redes sociales, una campaña de sensibilización y de información fue necesaria para explicar la transidentidad y la homosexualidad, según los propósitos de Hetera Estimphil, mujer transgénero, cristiana y presidenta de la asociación LGBTQ+ KOURAJ, que conversó por teléfono con Global Voices. También hizo un llamado a la tolerancia en un video de la asociación para llamar la atención del público a la violencia homofóbico.

Démystifier l'homophobie et la transphobie en Haïti 🌈🏳️‍⚧️

Geplaatst door Kouraj:LGBT Rights in Haiti / Lutter pour les Droits de la Communauté M op Woensdag 19 augustus 2020

Desmitificar la homofobia y la transfobia en Haití.
🌈🏳️‍⚧️

Sin embargo, las acusaciones de vínculos entre la homofobia e influencia extranjera es común en la sociedad la haitiana. Por ejemplo, en esta declaración violenta, un usuario de Twitter dice que si Jean-Jacques Dessalines, el héroe de la Independencia de Haití, estuviera vivo, “le cortaría la cabeza a los homosexuales también porque hacen esa práctica mala de los blancos”.

En Haití, algunos consideran la protección de derechos fundamentales de personas LGBTQI+ en Haití no solamente como una influencia exterior, sino como el resultado de una agenda definida de  de política extranjera. En junio de 2020, con ocasión del mes del orgullo, un tuit de la Embajada de Canadá generó protestas. La Embajada de Canadá expresó su apoyo al movimiento con una foto de la bandera LBGTQI+ flotando en la embajada ubicada en Puerto Príncipe. Según Auguste D’Meza, profesor de la universidad estatal haitiana, Canadá habría violado la Convención de Viena por haber izado una bandera que representa a una movimiento social. El debate también se dio en Twitter.

Otros usuarios de Twitter tienen la idea de que la homosexualidad en Haití está influenciada desde el extranjero: “Seguir haciendo que no vemos que la Embajada de Canadá destruye todo lo que para nosotros es un valor familiar en el país a través de la colonización sociales. Los blancos son homosexuales, están obligados de hacer de nosotros homosexuales también”.

La homofobia latente en Haití

Al igual que la violencia hacia la mujer, la violencia hacia la comunidad LGBTQI+ es tema tabú o se ignora desde hace mucho en Haití. La asociación KOURAJ, cuyo presidente fue hallado muerto en noviembre de 2019, solamente registró 14 agresiones entre 2016 y 2018. Un total de 13 hombres y una mujer afirmaron haber recibido agresiones de uno o más miembros de su familia, de jóvenes, de motorizados o de grupos de hombres no identificados. KOURAJ exhorta a las víctimas a denunciar los actos de agresión para que las estadísticas reflejen más fielmente la realidad.

Igualmente, intentos se visibilizar la comunidad LGBTQI+ son acallados. Por ejemplo, el Festival Massi-Madi Haiti (“Masisi” y “Madivin” son palabras comunes en criollo haitiano usadas para referirse a los homosexuales), que debió haberse llevado a cabo por primera vez en 2016, fue prohibido tras amenazas y críticas sobre todo de la Iglesia, las redes sociales y algunos miembros del Gobierno haitiano. Según declaraciones de 2016 obtenidas por CTV News de Anthony Manuel Plagnes Paya, portavoz del festival en Montreal, “a los miembros de Kouraj los han amenazado (de muerte) y tienen temor de salir”.

En señal de apoyo a la comunidad LGBTQI+ y FOKAL, escritores, artistas, actores, periodistas y otras personalidades lanzaron una petición contra la intolerancia en Haití. A pesar de los críticas, KOURAJ organizó el festival de manera discreta y clandestina.

En 2020, los periodistas criticaron las reacciones de los sectores conservadores religiosos y hicieron notar su silencio con relación con los excesos políticos del poder gobernante y la pobreza del país. La periodista Anne-Marline Eugene hizo esta publicación:

Di pastè a pou mwen lap bon poul lanse plizyè lòt petisyon paske se pa sel code pénal la ki ka anpeche Haïti antre "…

Geplaatst door Anne-Merline Eugene op Maandag 13 juli 2020

Dile al pastor de mi parte que sería bueno que pensara en iniciar más peticiones. Porque no solo el Código Penal puede evitar que Haití vuelva a su destino como la luz de las naciones. Dle de mi parte que también hay miseria, corrupción y proliferación de bandas armadas que [el presidente Moïse] Jovenel y sus aliados intentan legalizar. Dile también de mi parte que los líderes religiosos están igualmente preocupados por este y que es su deber intervenir. ¡Gracias!

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.