Burbuja de viaje entre Australia y Nueva Zelanda trae alegrías y lagrimas, pero también algunos temores

Families reunite as Jetstar flight from Australia lands in NZ

Captura de pantalla de video de familias que se reúnen en Nueva Zelanda tras llegada de vuelo de Jetstar, procedente de Australia | Stuff.co.nz

En una novedad a nivel mundial, Australia y Nueva Zelanda han creado una «burbuja de viajes» que permite a las personas desplazarse entre los dos países sin pasar por cuarentena por COVID-19. Permitirá a las familias visitar a sus parientes e impulsar el turismo. Aproximadamente 500 000 neozelandeses viven en Australia, mientras que 60 000 australianos viven en Nueva Zelanda.

En marzo de 2020, ambas naciones cerraron sus fronteras a los no ciudadanos y no residentes, salvo excepciones. A los neozelandeses se les permitió entrar en algunos estados australianos desde octubre de 2020, pero esta libertad de movimiento no fue recíproca por los casos de COVID-19 transmitidos localmente en Australia. Esta última novedad se produce tras la casi eliminación de casos de transmisión comunitaria en el país. Victoria, el estado más afectado en 2020 tuvo un confinamiento de cuatro meses, y no ha tenido transmisiones locales desde febrero de 2021.

Los dos países están separados por el mar de Tasmania, cariñosamente llamado «el canal». El término «transtasmano» suele aplicarse a las relaciones entre las naciones y sus pueblos. En este caso se trata de una zona de viaje compartida.

Ahora hay vuelos directos entre las principales ciudades de ambas naciones. Se espera que a finales de abril haya 400 vuelos semanales desde y hacia Auckland.

Los vuelos de Australia a Nueva Zelanda comenzaron el 19 de abril, con alegrías y lágrimas en las zonas de salida y llegada.

La periodista Sophie Trigger, australiana residente en Nueva Zelanda, publicó su viaje en Twitter:

«¡Bienvenidos de vuelta!»
———
He volado al aeropuerto de Sídney más veces de las que puedo contar, muchas después de largas estancias en el extranjero.
Pero ninguna llegada se ha sentido como la de esta mañana, más de un año después de que el mundo entero se apagara. Burbuja transtasmana.

La respuesta de Jessica Avery, que vive en Wellington, a las escenas en los aeropuertos fue típica de muchos:

Estoy parada frente al televisor de nuestra oficina sollozando porque para mucha gente este es un día muy jodidamente hermoso. Burbuja transtasmana.
❤️

La etiqueta #TranstasmanBubble (burbuja transtasmana) en Twitter no deja de ofrecer momentos de gran emoción, como este que presenció Ben McKay, corresponsal australiano de Associated Press en Nueva Zelanda:

Acabo de conocer a una niña de siete años que va a ver a su mamá por primera vez en 15 meses. ¡¡¡La verdad es que no lo estoy llevando bien!!!
😭😭
Burbuja transtasmana.

Sin embargo, al menos un usuario de Twitter advirtió la necesidad de tomar precauciones:

¡Ánimo! Burbuja transtasmana.

Pero ¿la gente cree que es seguro hacer esto?

Según The Guardian, esta era una preocupación muy difundida en Nueva Zelanda:

Despite that upbeat mood, the bubble still represents a risk for New Zealand’s Covid-free haven – and a political risk for Ardern’s government. It has been greeted with trepidation by the wider New Zealand public, with polling finding only around half of New Zealanders, or 49%, were in favour of opening the trans-Tasman bubble.

Pese a este humor optimista, la burbuja sigue representando un riesgo para las zonas libres de COVID de Nueva Zelanda, y un riesgo político para el gobierno de Ardern. La opinión pública neozelandesa la ha acogido con inquietud, y los sondeos han revelado que solo la mitad de los neozelandeses, el 49 %, estaba en favor de la apertura de la burbuja transtasmana.

Desde hace algún tiempo se está impulsando en línea abrir una mayor burbuja de viajes con países del océano Pacífico que han contenido el coronavirus:

«Sufriendo en silencio – exazafata de la linea aérea Fiyi ruega ayuda inmediata»

Axazafata de Fiji Airways dice que cientos de sus colegas que perdieron su empleo y quienes trabajaban en la industria turística se encuentran en una situación muy desesperada y necesitan ayuda inmediata. Noticias de Times. Noticias de Fiji. COVID-19 en Fiyi.
———
Instamos a nuestros vecinos más cercanos, Australia y Nueva Zelanda, que consideren la posibilidad de acelerar la aprobación para que Fiyi y otros estados del Pacífico formen parte de una burbuja de viajes del Pacífico. Esta es la forma más rápida de que las economías del Pacífico se vuelvan a levantar y logren que nuestra tenga los puestos de trabajo y los medios de vida que necesitan.

Si te subes a un avión y vuelas a Australia y hay un brote cuando estés fuera [del país].
——-

Política: Mientras el Gobierno abre por fin la burbuja de viaje transtasmana con Australia, recibe presiones políticas para que haga lo mismo con los países de las islas del Pacífico.

En redes sociales, no todos estaban seguro de esta idea:

Burbuja transtasmana: otros seis países que podrían abrirse a Australia en 2021.
——–
No, no, no, no, no.
….yyyyyyyyyy, no.

En muy mal momento, hacia finales de abril, Fiji registró su primer caso de COVID-19 fuera de la cuarentena desde marzo de 2020:

Fiyi enfrenta un peligro grave y presente: primer ministro Bainimarama. Fiyi.

Mientras tanto, un trabajador fronterizo resultó positivo en Nueva Zelanda, lo que aumenta la preocupación por los viajes internacionales:

«Alto riesgo»: Se revelan detalles sobre el contagio por COVID de un trabajador del aeropuerto.
——-
Trabajador fronterizo de Nueva Zelanda resulta positivo a COVID-19 el segundo día de la burbuja. Burbuja transtasmana. Nueva Zelanda. COVID-19. Eso me llevó más tiempo del que pensaba.

Tony Blakely, profesor de epidemiología de la Universidad de Melbourne, ha examinado los riesgos para Australia asociados a los viajes internacionales y las burbujas de viajes en The Conversation:

Here I propose three things we must consider:

  • the prevalence of the virus in the country from where travellers are coming, including the strain of virus
  • measures taken for the people travelling, including home quarantine and whether travellers are vaccinated
  • the percentage of our population who are immune.

Importantly, all these factors matter. It’s not simply a case of needing to ensure all travellers are vaccinated.

…we need a national framework to assess the risk. Focusing on one measure alone isn’t wise — you have to look at the whole system.

Aquí propongo tres cosas que debemos tener en cuenta:

  •  la prevalencia del virus en el país del que proceden los viajeros, incluida la variante del virus
  • las medidas adoptadas por quienes viajan, incluida la cuarentena domiciliaria y si los viajeros están vacunados
  • el porcentaje de la población inmune. Es importante que todos esos factores sean importantes. No se trata simplemente de garantizar que todos los viajeros estén vacunados… necesitamos un marco nacional para evaluar el riesgo. Focalizarse solo en una medida no es recomendable, hay que mirar todo el sistema.

Es inevitable que haya presiones sobre la burbuja de viajes cuando se produzca transmisión comunitaria de COVID-19 en cualquiera de los dos países. Los viajes «libres de cuarentena» desde Nueva Zelanda fueron suspendidos por Australia en enero de 2021 por un caso de la cepa sudafricana de COVID-19 a través del canal de Tasmania.

El sistema bidireccional se probó en su primera semana. Nueva Zelanda bloqueó temporalmente los viajes desde Perth, capital del estado de Australia Occidental, como resultado de tres días de confinamiento de la ciudad. Un hombre de Victoria resultó positivo tras completar los 14 días de cuarentena en un hotel de Perth y voló a Melbourne. Además, las autoridades neozelandesas aplicaron restricciones a todo pasajero del mismo vuelo y a los lugares de exposición del aeropuerto de Melbourne.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.