Más seguridad en internet para muchos, no para Asia Central

Kazajistán y Turkmenistán son de los pocos países que no tendrán una nueva herramienta de privacidad que Apple ha dado a conocer a sus usuarios.

La atención de Apple en 2021 es la privacidad. En su sitio web, la empresa afirma que la “privacidad es un derecho humano fundamental”. Pero la política viene con algunas exclusiones.

Para clientes en China, Belarús, Colombia, Egipto, Kazajistán, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turkmenistán, Uganda y Filipinas la nueva función de “relé privado” no estará disponible.

La función, disponible para clientes con suscripción pagada en el segundo trimestre del año con el nuevo sistema operativo, permite a los usuarios navegar por la web de manera más segura, a través de un canal de comunicación encriptada que al final oculta la actividad de internet a todos menos al usuario. En esencia, el nuevo servicio es una red privada virtual (VPN) registrada.

Captura de pantalla del sitio web de Apple.

Con el “relé privado”, Apple enfrenta uno de muchos problemas que se refieren a qué datos dan los usuarios a proveedores y terceros cuando navegan la red o usan algunos servicios.

Los países excluidos de la nueva función tienen una larga historia de censura de internet y de husmear en la actividad en línea de los usuarios. La única excepción es Sudáfrica, que ostenta la mayor calificación entre países africanos en el informe de Libertad en la Red de Freedom House de 2020.

Kazajistán, que se ubica cerca del final de las listas, ha obstaculizado de forma demostrable el acceso a internet, husmeado en el tráfico de los usuarios y sentenciado a personas por sus opiniones en línea. Tras un ataque difamatorio en medios sociales contra algunos bancos tras la devaluación de la moneda nacional en febrero de 2014, el Gobierno  aprobó un decreto que convirtió en delito la “difusión de información falsa”.

Como los recursos web se han considerado medios masivos desde la aprobación de una ley de 2009, Kazajistán aplica un estricto código de integridad de todo lo que se publica en línea y está listo para bloquear el acceso a cualquier recursos que no cumple con sus leyes.

Reiteradamente, las autoridades del país han tratado de obligar a los usuarios a instalar “certificados de seguridad” que hubieran abierto la puerta a ataques de intermediario, forma típica de los piratas informáticos –y de las fuerzas de seguridad– de espiar.

El último intento, de julio de 2019, recibió críticas de las empresas tecnológicas estadounidenses, que dijeron que bloquearían el certificado raíz si lo imponen.

En Turkmenistán, el sistema legal y el aparato de seguridad tiene las libertades de internet delimitadas a un mínimo: diversos sitios web y plataformas de medios sociales están bloqueados o son inaccesible, por limitación de ancho de banda.

Rachel Gasowski, investigadora de Asia Central en la Asociación International para Derechos Humanos (IPHR) dijo a Global Voices que la libertad de internet está bajo constante amenaza en Kazajistán y Turkmenistán:

Internet freedom in Kazakhstan is hampered, and periodic blocking of news sites and social media, or even internet access, is common. Internet access in Turkmenistan is limited, slow and expensive compared to global standards, and the authorities use internet censorship as part of their relentless campaign against dissent.

La libertad de internet en Kazajistán está obstaculizada, y es habitual el bloqueo periódico de sitios de noticias y medios sociales, o incluso del acceso a internet. El acceso a internet en Turkmenistán es limitado, lento y caro en comparación con los parámetros mundiales, y las autoridades usan la censura de internet como parte de su implacable campaña contra la disidencia.

En febrero, el Gobierno turcomano redujo los precios de suscripción para acceder a internet, en un intento de ampliar la cobertura a la población. De todas maneras, los precios de internet siguen más altos que el promedio regional.

Naturalmente, Apple es solo uno de los pocos dispositivos móviles que se usan en Asia Central. Y su campaña sobre privacidad beneficiará selectivamente a algunos de sus clientes en la región.

Amnistía Internacional, organización de defensa de los derechos humanos, mostró su decepción ante la exclusión selectiva de algunos países.

La decisión de Apple de que su nuevo “relé privado” no esté disponible en varios países, como China, Arabia Saudita y Kazajistán, es otro ejemplo de Gobiernos autoritarios y opresivos que supervisar y restringen la libre expresión por medio de influir en empresas de tecnología y sus productos.

El equipo de prensa de Apple no respondió a nuestra pregunta de por qué ese “derecho humano fundamental” no se aplicaría a sus clientes de Kazajistán y Turkmenistán.

“Claramente, Apple se ha visto obligado a cumplir la normativa legal en Kazajistán y Turkmenistán. Apple debería aplicar sus principios de privacidad y derechos humanos igualmente a todos sus usuarios, independientemente del país de donde están esos usuarios”, escribió Gasowski en un correo electrónico a Global Voices.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.