¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Estudiante marroquí en El Líbano escribe sobre la vida en medio de crisis política

Manal, una blogger marroquí que estudia en la Universidad Americana de Beirut, ha estado llamando mucho la atención hacia su blog Carpe Diem con su relato de la creciente crisis en el Líbano. Manal pone a sus lectores al corriente con una mezcla de turbación, esperanza y comentarios de la calle, y ofrece lo que quizá sea un vistazo poco frecuente de una perspectiva extranjera -aunque árabe- “desde el terreno” de lo que está pasando en Beirut. Los siguientes son extractos de varios de sus posts más recientes:

En su post más reciente, de fecha 12 de mayo del 2008, reacciona a un domingo de relativa calma después de un reciente cese al fuego:

De verdad no se sabe si esto se acabó de una vez por todas. Acá en la universidad, no se habla más que de eso, de este fin de semana de pesadilla y del cual los recuerdos sonoros todavía resuenan en nuestras cabecitas.

No hay clases este lunes, la vida en la universidad se recupera poco a poco. Los debates continuan. ¿Qué es lo que va a pasar? ¡Los libaneses hablan ahora de odio! Mi vecina, una joven que estudia nutrición, sunita, me ha dicho que no quiere ir a ver a su mejor amiga shiíta que vive en el mismo edificio que nosotras. Me dijo que esta amiga tiene las fotos de Hassan Nasrallah en la pared de su cuarto y que si regresa allá, se arriesga a romperlas porque ella siente mucho odio.

Esta mañana, leí un reportaje en Le Monde titulado: «Los sunitas cuentan su humillación». En el momento en que los líderes políticos insisten en el aspecto puramente político del conflicto, la gente de la calle ve las cosas de una manera diferente.
¿Cómo van a evolucionar las cosas? ¡Ahora que el odio se ha instalado, que todo el mundo está tenso, que los sunitas y que los shiítas se deleitan con su victoria! ¿Qué pasará después? ¿Y por qué los libaneses deberán pagar este precio una vez más?

No es fácil vivir en un país que tiene más de 18 sectas, una amiga shiíta me explicó un día por qué hay segregaciones por barrio. Por ejemplo, ¿por qué el barrio Hamra es de mayoría sunita, Dahiyeh es shiíta, Achrafieyeh es de mayoría cristiana? Ella me dijo que durante la guerra civil, muchas familias fueron asesinadas por sus vecinos que eran de una secta diferente, por eso, las diferentes comunidades prefirieron instalarse con sus semejantes ¡para sentirse seguros! Ahora, a los barrios los atacan en función de esta distribución… Pero lo que no comprendo es que el hecho de que yo sea sunita no quiere decir que yo apoye al gobierno, ¡tengo muchos amigos sunitas que están con la oposición!

En resumen, me cuesta entender todo esto, pero de verdad tengo miedo por ese país. ¡Los libaneses han sufrido mucho ya y no necesitan para nada otra guerra! ¡Que Dios bendiga este país!

En un post anterior titulado “Un rayo de esperanza [fr]”, Manal escribe sobre cómo salió de su departamento para comprar lo imprescindible y se enfrentó con la destrucción en todo su vecindario:

Ya no se escucha nada, no hay tiros, no hay autos. Las personas comienzan a salir de sus casas y la tensión parece aflojarse poco a poco. Los jóvenes armados del Hezbolá no ocupan más las entradas de la universidad y las cosas parecen haberse calmado realmente.

En la [Universidad Americana de Beirut], ya se ha comenzado a hablar de los exámenes y de los deberes por hacer. Los supermercados han abierto y las calles del barrio Hamra parecen renacer de sus cenizas.

¡Salí! Si, quise comprar cositas para comer. Fue triste ver los vidrios rotos, los autos deformados, todavía había gente armada en las calles. Yo me sentía en una escena de película, pero bueno, el riesgo estaba calculado, no disparan a los civiles. Vi banderas cubriendo los balcones. Banderas del partido socialista progresista creo, no estoy segura.

Pienso que de acá al lunes las cosas volverán al orden, y la vida en el Líbano retomará su curso normal. Pienso que los libaneses son bastante sabios para no caer en otra guerra civil.

El jueves 8 de mayo del 2008, Manal describe la tensión que sintieron sus compañeros de estudios durante los bombardeos cerca de su colegio, y del dramático aumento en la escasez de los productos:

El pánico en la calle es muy estresante, la mirada de la gente, las incesantes llamadas telefónicas, las puertas de la universidad cerradas tan temprano y por encima de todo las tensiones políticas, ¡todo eso es muy inquietante!

Estamos secuestrados dentro de la universidad, ¡todas las puertas están cerradas y nadie puede salir! El sonido de las bombas y de los tiros está a dos cuadras de donde estamos y saben qué, ¡todavía no llego a entender que estoy en El Líbano!

La vida en la universidad retomó su curso normal esta mañana, ¡aunque la mitad de los estudiantes no hayan podido venir a clase! A eso de las 4 pm, todos los ojos estaban fijos para escuchar el discurso del líder de Hezbolá, su declaración provocó más violencia y nuestra clase fue interrumpida por los tiros que escuchábamos cerca de nuestra facultad.

De regreso a la ciudad, decidimos ir a comprar algunas cajas de conservas y pan en caso de que la situación se agravara. Todos los supermercados del barrio estaba cerrados y las calles estaban casi desiertas. Felizmente que una pequeña tienda de comestibles estaba abierta, estaba abarrotadas y adivinen qué: ¡los precios se habían duplicado!

Al día siguiente, viernes 9 de mayo del 2008, Manal se pregunta si es que el reciente conflicto comenzará una segunda guerra civil libanesa:

Un compañero me llamó esta mañana. Su voz trémula no me dejó para nada tranquila…
Me dijo: están en Hamra, el barrio en el que estamos, ¿no escuchas los tiros?
¡Ayer una persona sacó su metralleta por una ventana frente del edificio en el que vivo y disparó! La situación se tornó verdaderamente seria y hasta ahora, solamente las embajadas de Kuwaït, Jordania y de Arabia Saudita han reaccionado, a nuestros colegas los trasladaron temprano en la mañana para evacuarlos vía Siria…

Luego del discurso de Saad Hariri ayer, me sentí más tranquila al ver que su discurso fue muy pacífico y que propuso algunas soluciones para satisfacer a la oposición; pero la oposición rechazó sus propuestas y eso fue como un catalizador para los jóvenes armados que surcan las calles…

La Universidad Americana de Beirut se ubica en pleno barrio Hamra, un barrio de mayoría sunita. Yo vivo en la misma calle que Fouad Sinioura, ¡uno de los primeros blancos de la oposición!

La universidad cerró sus puertas, algo que es un poco alarmante dado que es una universidad que no cierra los días de huelga y sigue trabajando normalmente ¡incluso durante la primera guerra civil del Líbano! Dios mío, acabo de decir primera. Espero que no me encuentre a punto de vivir el comienzo de una segunda…

Escucho a la gente bajar sus maletas… todo el mundo se va pero, ¿a dónde? ¡Nadie lo sabe!

El blog de Manal ha sido seguido de cerca por la blogósfera marroquí, incluidos comentarios en que le desean que esté segura, consejos para casos de emergencia, ánimos para que siga blogueando y comentarios acerca del deterioro de la cohesión nacional en el Líbano debido a las luchas sectarias. Sus crónicas diarias dan fe del sentimiento de miles dentro y fuera de las fronteras del Líbano que están conteniendo el aliento, esperando para ver qué vendrá después.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.