¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brunéi: El síndrome ‘Alí Babá’

Los negocios están surgiendo de manera consistente en diferentes esquinas de Brunéi. Antes que te des cuenta, aparece un nuevo restaurante, una nueva tienda de tortas, un nuevo cantante o un nuevo centro comercial, por mencionar unos cuantos. Además, un significativo número de estos negocios son propiedad de los malayo bruneanos – el grupo étnico dominante en el país. Esto solamente demuestra que los malayos no carecen de recursos financieros para empezar un negocio, ni de las capacidades para convertirse en empresarios. Desafortunadamente, a pesar del favorable aumento de la puesta en marcha de negocios locales por parte de los malayos, una mayoría de ellos no son administrados por los propietarios. Rouge economist se refirió a esto como el síndrome de ‘Alí Babá’:

Tomen como ejemplo el síndrome de ‘Alí Babá’ en el sector de los negocios. Queremos ser ricos fácil y rápídamente. En vez de llevar adelante un negocio de manera genuina, vendemos o alquilamos nuestros permisos y licencias a extranjeros. Como resultado, la cantidad de malayos de Brunéi que se han convertido en verdaderos empresarios de los que podemos estar orgullosos es menor que los dedos de nuestras manos comparados con la cantidad de establecimientos de negocios (sobre todo ‘kedai runcit’, peluquerías y sastrerías). [‘Kedai runcit’ es el nombre de una tienda de abarrotes]

Foto de Anak Brunei

El gobierno de Brunéi está dando incentivos de manera activa para diversificar su economía, y para desarrollar su capital humano. Sin embargo, incentivos, planes e ideas no conducirán al avance si el capital humano no logra progresar. Una causa posible para esta resistencia a un desarrollo posterior en la economía es la propia cultura bruneana. Rouge Economist usó el ejemplo de la actitud de trabajo de los bruneanos malayos en el lugar de trabajo:

Otro ejemplo relaciona la actitud al trabajo de los malayos de Brunéi. La rutina del descanso para el té de las cinco se convierte en la cultura en el sector gubernamental. La actitud de ‘karang tah’  [traducción: “Tal vez después”, o “Lo haré después”.] ha causado al gobierno la pérdida de millones de dólares en términos de productividad e incluso generación de ingresos. Como resultado, el sector gubernamental, que es la primera opción laboral para cualquier malayo de Brunéi, es lento, ineficiente y tan retrógrado que puede tomar semanas mandar una carta dentro de un pequeño distrito, y meses por los resultados de unos cuantos fomularios. (¡Vamos! de nuevo, ¿cuánto tenemos de población?)

Por consiguiente, es importante que Brunéi se ocupe de crear un ambiente efectivo que pueda inducir productividad entre los malayos, y la fuerza de trabajo bruneana en general. Pues el desarrollo solamente será un sueño distante si las personas detrás de estas entidades económicas no logran progresar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.