¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China: La fundación de una república, ¿propaganda o éxito comercial con cierta ironía?

Apenas tres semanas después de su estreno, The Founding of a Republic (La fundación de una república) ya ha recaudado cerca de $ 60 millones. Naturalmente, ha causado un gran revuelo en la comunidad en línea de China. Una simple indicación es la lista de moda de China en Google, donde esta película se ha mantenido en el primer lugar desde que fue estrenada. En menos de un mes, The Founding of a Republic va firme en el camino de ser la película nacional de mayor éxito que se haya exhibido en los cines chinos.

¿Por qué tiene tanto éxito esta película? Ciertamente, no se debe olvidar que a 176 celebridades del cine chino se les dio un papel, lo que hizo que los avances parecieran una presentación en PowerPoint. El hecho que tal elenco es sólo para esta primera y única vez ha generado un enorme agitación. Kai Pan de CNReview comentó:

Vamos, es verdad, y es verdad porque —créanlo o no— muchos chinos ya esperan que la película sea propaganda. Son totalmente conscientes de las circunstancias que la rodean y la mayor pregunta es: ¿a cuántas estrellas pueden ver e identificar?

Una razón más simple que muchos bloggers han señalado es que ¡la película no es para nada mala! No es del tipo de propaganda sin sentido de tercer grado que a los espectadores chinos les han planteado con anterioridad. En una defensa en contra del probable rechazo de la película como mera propaganda, Kai Pan escribió:

… Me alegra informar que aunque se ha representado unos cuantos acontecimientos de forma notablemente sesgada, felizmente hay pocas nuevas versiones —si es que las hay— de la historia, entre obvias e indignantes (excusando la licencia artística dramática). En realidad, la película fue mucho más amable en su manejo de Chiang Kai-Shek y los nacionalistas del Kuomintang de lo que yo esperaba. (Por supuesto, esto era porque yo temía lo peor de esta película, y ahora tal vez le debo al Partido Comunista Chino (PCC), responsable de esta película, un poco de respeto por, bueno, no estar a la altura de mis miedos.) A diferencia de muchas películas y programas de televisión producidos en la República Popular China ambientados en la época de la Guerra Civil China, Chiang Kai-Shek y el Kuomintang no son extremadamente vilipendiados acá. Creo que los retratan más bien de manera respetuosa como humanos multifacéticos, con sus grandezas humanas, sus defectos humanos y sus errores humanos.

Markringo, usuario de IMdB, alguien que probablemente está fuera de China, también elogió la película desde un punto de vista cinematográfico.

Creo que en realidad Han (el director) dio lo mejor de sí esta vez – Kaige Chan encarna exitosamente al jefe militar Feng Yuxiang, Jet Li a un héroe y Andy Lau como un comandante de la fuerza aérea, Jackie Chan es un periodista… caramba, qué elenco… El papel más inolvidable creo que es el de Jiang Wen como Mao Renfeng. Es realidad, es una historia personalizada del propio Han -el relato de la historia casi se queda con Zhang Guoli y Chen Kun de prinicipio a fin. El baño de sangre de la pandilla de Shangái es la escena más decente en esta película, llena del estilo de Han. Si han visto alguna de las películas que ha hecho se darán cuenta de eso. Definitivamente, como algunos medios desconocidos dicen, esta no es una película de propaganda del gobierno.

Sin embargo, el mismo comentario destacó otro factor clave detrás del éxito de The Founding: el apoyo garantizado del estado cerca de la época del sexagésimo aniversario de la República Popular de China:

Por lo general, el gobierno no invierte dinero en pelìculas comerciales. Una vez que lo hace, debería por lo menos reflejar el más alto nivel en hacer películas en este país. John Woo hizo la película en donde cinco palomas salen volando, en tanto que en esta Han hizo que cerca de 5,000 salieran volando con un disparo, ¡qué diferencia!

Por todas partes se puede sentir la presencia del estado, incluso fuera de la esfera de los recursos físicos o respaldo financiero. Por ejemplo, se dice que las 176 estrellas de cine son “voluntarios”, lo que significa que, como si fuera una película de caridad, todos eligieron no recibir pago sin importar lo involucrados que estuvieran. Esto ayudó a reducir el presupuesto a no más de diez millones de dólares, una asombrosa hazaña con características chinas que el resto del mundo tendrá dificultades en imitar.

No sorprende que a pesar de esta sincera representación de la historia y una agresiva estrategia de marketing, la película siempre siga la línea del Partido Comunista. Kai Pan comentò:

En cuanto a Mao Zedong y los comunistas, bueno, están representados decididamente sin mucha debilidad ni culpa, salvo tal vez que son bastante más burdos que los nacionalistas del Kuomintang. Mientras que repetidamente se muestra a Chiang Kai-Shek y a los nacionalistas en lujosos autos y deliberando lo precario de su gobierno en grandes villas, Mao y Cia. están amontonados en cabañas de barro, ahorrando velas y bromeando acerca de conseguir carne guisada dos veces al mes. Por supuesto, esta yuxtaposición sirve para hacer parecer a Mao y su banda de alegres líderes comunistas como el tosco, desvalido y sufrido que al final derrota a Goliat.

Tal vez la propia película no sea mala, y el fuerte olor a propaganda pueda dejarse de lado en la discusión por un momento, pero queda una ironía mayor: si la historia de la fundación de la República Popular de China es una lucha por la prosperidad, la igualdad y la democracia para todas las personas, como se ve en la película, ¿qué hay del resultado?

Como lo dicta el tema de la película, una apreciación adecuada involucrará inevitablemente una seria reconsideración del pasado y presente de China, luego de lo cual mucha gente encontrará como que algo que salió muy mal. La República Popular sigue estando lejos del tipo de país que imaginaron los padres fundadores. Es una promesa aún no cumplida. Ha sido un largo recorrido sin final a la vista. Han Han, el famoso corredor de carreras y blogger satírico, planteó esta cuestión en su típico estilo agudo:

Tengo la gran sospecha de que el director está empleando ironía en su método. Tomen por ejemplo esa escena cuando los generales fundadores cantan estruendosamente L’Internationale, y cuando Mao Zedong dijo, debemos estar por siempre unidos. (En ese momento) sentí el verdadero potencial de esta película de convertirse en un auténtico clásico: que no terminara en 1949, ¡si no en 1976! En 1949, el pueblo sincero, se adhirió  sinceramente al sincero Mao Zedong y la sincera nueva China. Todavía, 60 años más tarde, la gente siguen sin ser propietaria de ningún metro cuadrado de su propia tierra. Todos no somos más que arrendatarios. Antes, nuestra ‘vieja sociedad’ estaba compuesta de muchas clases. ahora es mucho más simple, solamente hay cuatro: los pobres, los esclavos de la vivienda, los ricos y los obscenamente ricos.

En otro sentido, The Founding of a Republic es como una historia de amor. Cuenta artísticamente la historia de un muchacho pobre que cortejaba a la hija de una familia rica. El Partido Comunista era el chico pobre, la Nueva China es la hija esperando casarse, el Kuomintang es el prometido y todos esos partidos democráticos e independientes son los amigos de la hija. El secreto del éxito del muchacho es tener sueños, alardear acerca del futuro, hacer contactos implacablemente y hacer muchas promesas vacías. Por supuesto, no tener miedo de pelear es lo más importante de todo. Al final se casa con éxito con la Nueva China. Aparentemente, la vida después de este matrimonio no es muy diferente de la vida después de tu matrimonio. ¿Has cumplido con las promesas que hiciste cuando eran enamorados?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.