¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Superando estereotipos negativos en el sur del Cáucaso

Muchacha de etnia armenia, Tsopi, Georgia © Onnik Krikorian

Muchacha de etnia armenia, Tsopi, Georgia © Onnik Krikorian

Luego de una reciente colaboración entre Arzu Geybullayeva, la blogger de Flying Carpets and Broken Pipelines, y el editor del Cáucaso de Global Voices Online, un proyecto en línea que usa medios de noticias y medios sociales para superar los estereotipos negativos en el sur del Cáucaso entró a su segunda etapa cuando dos estudiantes de periodismo que bloguean, Vusala Alibayli y Khanim Javadova, se unieron a Dodi Kharkheli (conocido como Dodka), blogger georgiano y autor de Global Voices Online en la iniciativa.

diversity tweet (1)

Diversidad cultural
Caucasus Project

El objetivo del proyecto es promover ejemplos positivos de grupos étnicos que coexisten pacíficamente en una región volátil marcada por conflictos congelados en un intento de brindar una alternativa a lo que por lo general es un medio local partidario que no solamente se autocensura, sino que también difunde información incorrecta y propaganda negativa. Como con la primera etapa del proyecto, la atención estaba en las personas de etnia armenia y azerí que viven en Georgia.

A diferencia de Armenia y Azerbaiyán propiamente, todavía en guerra por el territorio en disputa de Nagorno Karabakh, los dos grupos viven lado a lado. En cooperación con Transitions Online, Steady State brinda el trasfondo [az/in/ru/es].

Situado dentro de la vecina Azerbaiyán, aunque habitado principalmente por personas de etnia armenia, Karabakh fue uno de los muchos conflictos a punto de estallar que acompañó, y quizás hasta anunció, el colapso de la ex Unión Soviética. Murieron más de 25,000, un millón de personas en ambos lados se vieron forzadas a huir de sus hogares y Azerbaiyán perdió el 16 por ciento de su territorio para cuando se firmó un acuerdo de cese al fuego en 1994. Sin embargo, analistas regionales y la comunidad internacional temen que la guerra pueda continuar algún día.

Desde entonces, no han sido suficientes diversos intentos de lograr un acuerdo final de paz con nacionalistas y las fuerzas políticas de ambos lados de la línea del cese al fuego, pues se sostiene que los dos grupos étnicos nunca podrán vivir juntos nuevamente. Las percepciones subjectivas y las interpretaciones de la historia solamente se han agregado al estancamiento que ha llevado a la triste realidad de que ninguna de las partes tiene ganas de comprometerse. Sin embargo, irónicamente esas posiciones tan afianzadas a menudo parecen absurdas dada la pacífica coexistencia de armenios y azeríes en Georgia.

[…]

Ciertamente, como otros señalan, armenios y azeríes pueden coexistir juntos fuera de la zona de conflicto y tienen más en común entre ellos en términos de cultura, tradición e idioma que muchas otros naciones que viven en la misma región. […]

De hecho, tal como en un segundo post que detalla la visita a una casa de té [in/ru] en donde se reúnen todos los grupos étnicos del sur del Cáucaso, los vínculos culturales entre armenios y azeríes en Tiflis, la capital georgiana, han estado ahí desde hace tiempo, aunque muchas veces dejados de lado por los medios o los nacionalistas contrarios a hablar de compromiso o de paz.

Tal vez fue apropiado que la ruta para devolver la visita a una casa de té administrada por personas de etnia armenia en la zona antigua de Tiflis nos llevara a la estatua del renombrado cineasta Sergei Parajanov, de etnia armenia. Al igual que otros íconos culturales armenios, como Sayat Nova, un trovador del siglo XVIII que escribió canciones en armenio, georgiano, persa y sobre todo en azerbaiyano, Parajanov perteneció más al Cáucaso que a ninguna otra nación y tal vez fue por esta razón que permaneció en su natal Tiflis hasta el fin de su vida. Se mudó a Ereván apenas dos años antes de su muerte en 1990.

Dodka también tuitteó sus observaciones.

teahouse-tweets

En casa de té azerí, administrada por armenios. Acá, azeríes y armenios y georgianos toman té juntos.
#caucasusproject

Dueño de la casa de té cuenta la historia del lugar. Gente de Ereván, de Bakú se encuentran acá. @caucasusproject

Nosotros, armenios, azeríes y georgianos crecimos juntos, en un patio. ¿Cómo podemos tener problemas acá? Somos como hermanos.

Todos mis hijos hablan armenio, georgiano, ruso y azerí. Mayormente se comunican en ruso. Dueño de la casa de té. @caucasusproject

Iraníes entran en la casa de té y nos hablan en azerí. @caucasusproject Estoy emocionado, la casa de té es la casa de la diversidad.

#dodka.ge llama a esta #casa de té como #casa de la diversidad @caucasusproject

Después de visitar Marneuli y Tsopi, dos lugares donde personas de etnias armenia y azeríes coexisten, Dodka volvió a tuittear las mismas observaciones [az/in/ru/es].

marneuli-tweet

Casa de té en Marneuli administrada por georgianos y azeríes, donde cenan comerciantes de Armenia, Georgia y Azerbaiyán. El té une :) @caucasusproject

Conocí un azerí, tiene dos esposas -una armenia, una azerí. Finalmente aceptó que lo entrevistara. @caucasusproject

Comerciante armenio de pescado, habla azerí, ruso y georgiano, trabaja al lado de comerciants azeríes.
@caucasusproject

Tsofi. Azeríes y armenios no tienen problemas entre ellos. Tienen los mismos problemas -trabajo, no tener trabajo. @caucasusproject

Anfitriona de una casa cuenta. Su hijo se casó hace varios meses, la mitad de los invitados eran armenios, la otra mitad eran azeríes. @caucasusproject

Mujer armenia dice que no tendría problemas si su hijo se casara con azerí o con georgiana. @caucasusproject

En el colegio en Tsofi. Condiciones terribles, sin ventanas, ni calefacción, no más que una nueva y bonita bandera georgiana, orgullosamente. Triste. @caucasusproject

school-1

Colegio, Tsopi, Georgia © Onnik Krikorian

En la misma aldea de Tsopi, Khanim Javadova dio más detalles acerca de los problemas que enfrentan los colegios locales donde escolares de etnias armenia y azerí estudian juntos.

No hay agua potable y las puertas de todos los salones tienen muchos huecos, pero se usan pocos por su condición. La directora del colegio, Latifa Ibadova, dice que el Ministerio de Educación de Georgia promete arreglar todo el colegio en 2011. Hay electricidad en la aldea, pero no se usa ni gas ni madera para calentarse. Este invierno el colegio recibió dinero del gobierno para comprar dos camionadas de madera y gasolina.

Otro problema de los alumnos es el de los libros de texto. A partir de este año, los alumnos deben comprar libros en idioma georgiano. Antes, los libros de texto habían sido entregados sin costo, pero ahora cuestan 6-15 lari aunque muchos habitantes de Tsopi no hablan georgiano. Esto hace que después no puedan encontrar trabajo más adelante. Aun así, a pesar de estas dificultades, los alumnos del colegio están en buenos términos entre ellos. Los armenios saben azerbaiyano y los azeríes saben armenio.

Mientras tanto, de nuevo Vusala Alibayli toca el tema de los dos grupos viviendo en el mismo lugar a pesar de las hostilidades entre Armenia y Azerbaiyán, y las percepciones negativas del otro lado en ambos países.

Mustafa dice que el 60-70 por ciento de la aldea es de etnia azerí y después viene los de etnia armenia. Hay lugares donde ambos viven juntos, lado a lado.

“Hasta ahora, no hemos tenido ningún problema entre azeríes, armenios y georgianos. Vamos a los matrimonios de los otros y a sus festividades. Incluso cuando estuve hablando con un armenio en su propio idioma, contestó en azerbaiyano. No hay problemas, estamos unidos y así seguiremos. Otros temas son políticos y no se relacionan con las personas comunes y corrientes. Estoy muy a gusto con los armenios en Tsopi y en otras aldeas”.

azeri-mosque (1)

Muchacha de etnia azerí, Mezquita, Tiflis, Georgia © Onnik Krikorian

Todo esto dio a muchos algo en que pensar, como a Dodka que también vive en el mismo país.

Soy ciudadana de Georgia.

Nací y crecí acá, nunca salí de sus fronteras hasta hace dos años. He escuchado del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, pero en realidad nunca lo he sentido.

¿Por qué?

Bueno, todos los días veo niños jugando en el patio. Algunos son de etnia georgiana, algunos azeríes y algunos son armenios .

[…]

Espero ver paz en el sur del Cáucaso.

Si los pueblos de Georgia, Azerbaiyán, Armenia pueden coexistir acá, entonces con seguridad pueden coexistir en cualquier parte.

En los días y semanas siguientes, habrá más de estos ejemplos que usan nuevos medios y herramientas de redes sociales e historias, fotos y video como una continuación del breve ejercicio a través de fronteras emprendido en setiembre. Síguelo en Twitter @caucasusproject.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.