¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Kirguistán: Reacciones de los bloggers a la muerte de Bin Laden

Esta publicación es parte de nuestra cobertura especial de La muerte de Osama Bin Laden.

A raíz de los ataques terroristas al Centro de Comercio Mundial en Nueva York el 11 de septiembre del 2001, el aislado estado de Asia Central, Kirguistán, demostró ser un aliado clave en la guerra del terror liderada por Estados Unidos. Una instalación militar estadounidense [ing] con una identidad fluida (ahora llamada Centro de Tránsito de Manas, anteriormente conocida como Base Aérea de Manas y extraoficialmente como Base Aérea de Ganci), ha sido un elemento integrante del suelo kirguiz desde diciembre de 2001, proporcionando un reabastecimiento estratégico y un centro de trasbordo para el conflicto en la cercana Afganistán.

Pero para la sociedad kirguisa, la presencia de Washington en el país se ha visto a menudo de manera ambigua. Organizaciones de la teoría de la conspiración del 11/9  tales como Zeitgeist [ing], se han ganado una amplia aceptación entre la población general. Los “Truthers” [buscadores de la verdad, ing] surgen en la forma de taxistas y personal de seguridad de los clubs, quienes se aprovechan de los extranjeros, haciendo un gran esfuerzo para explicar las limitaciones científicas inherentes en la teoría de apilamiento de pisos [ing]y el sórdido papel de la dinastía Rockefeller en los ataques.

Apatía y cinismo

Entonces, no es sorprendente que la reportada muerte de Osama Bin Laden, asumido popularmente como la mente maestra de los ataques en sí, fuese tratada por muchos blogueros kirguisos – y por algunos políticos – con un sentido de apatía e incluso cinismo.

En un artículo en el medio informativo local kloop.kg [ru], respetables figuras públicas del país dieron a conocer sus dudas sobre la realidad del disparo, e incluso la existencia previa de Bin Laden como un ser humano de bona fide.

Sheradyil Baktygulov, experto político independiente, sostenía la opinión [ru] de que “Quizá la muerte de [Osama Bin Laden] efectivamente ocurrió, pero es más probable que sea una conspiración.” Un miembro de la fracción parlamentaria Ata-Meken, Karganbek Samakov, llegó más lejos, expresando [ru] su opinión que Bin Laden era un “personaje de ficción”.

Pero entre el torbellino de rumores y especulaciones, se han hecho esfuerzos más serios para ubicar el evento en el contexto del pantano cada vez más profundo de los derechos humanos de la región de Asia Central.

Es una publicación titulada “No sé nada sobre la muerte de Bin-Laden, pero”, el bloguero Kloop Selbi describe [ru] algunas de las violaciones de rutina que se han permitido después del “discurso anti-terror” posterior al 11/9:

Muchos activistas alrededor del mundo caían dentro de la definición de “terroristas” porque querían un cambio y querían darlo a conocer pacíficamente y de una manera alternativa; muchas personas caían dentro de esta definición porque no nacieron [en un lugar determinado], porque tienen un color de piel en particular o porque no pertenecen a una religión específica, o simplemente porque tienen el sufijo “stan” en sus pasaportes.

El bloguero agrega que los controles de seguridad y aduana en la era del terror en todo el mundo han:

potenciado una jerarquía de admisiones – quién merece y quién no ir a tal o cual país, [procesos de] selección permitidos y discriminación dentro de la ciudadanía y acceso controlado a variados recursos (económicos, políticos, sociales, culturales).

“Cansancio del terror”

El “cansancio del terror” se ha vuelto un tema destacado en las sociedades de Asia Central a medida que las èlites dominantes habitualmente invocan la “palabra con T” para justificar las atrocidades de los derechos humanos o las fallas radicales en el gobierno. Islam Karimov de Uzbekistan, ex aliado estadounidense en la guerra de Afganistán, describió a las víctimas de la masacre de Andiján [ing] de 2005 como “extremistas”. Kirguizistán, a su vez, tuvo su propia reciente “avalancha” de dudosos ataques terroristas.

En respuesta a un artículo de RFE/RL que se refería a estos “ataques”, un usuario del servicio, Tim, resumió [ing] la actitud predominante hacia la actual tendencia de la élite a hablar a favor [ing] de la amenaza terrorista.

¿Por qué el encabezado dice que “Surgen asociaciones entre el Islam y el extremismo?

Ninguna asociación ha “surgido” en Kirguistán, y ninguna surge en nuestra historia, excepto en las publicaciones de prensa del gobierno.

El gobierno ha intentado por largo tiempo hacer esta conexión, de vez en cuando, para sus propios fines políticos nacionales e internacionales. Por el momento es políticamente favorable – así las historias circularán nuevamente y cada crimen violento será vinculado al “terrorismo islámico”.

No ha habido una “reciente ola de explosiones” y el “bombardeo masivo” ocurrido en noviembre fue de hecho una pequeña explosión en un tubo de desagüe que no dejó heridos y que dañó sólo un tramo del asfalto. La policía tenía mal de oídos, lo que probablemente también fue inventado.

Sin embargo, de vuelta en Washington D.C., el “terrorismo islámico” ha revivido nuevamente, irónicamente, a través de la muerte de su jefe protagonista, Bin Laden. El presidente y bloguero de kloop.kg, Bektour Iskender capturó [ru] escenas de éxtasis en la Casa Blanca en la capital estadounidense en una publicación con fotos titulada “Estoy afuera de la Casa Blanca, donde están celebrando el asesinato de Bin Laden”.

Uno de los tantos comentarios escritos por los visitantes del blog dice [ru] lo siguiente:

Ciertamente, es una ventaja el que hayan capturado a Osama. Pero el hecho que haya sido perseguido por tanto tiempo, sugiere que hasta este momento era necesario para los estadounidenses. Para alguno de sus intereses. Aunque ahora no lo necesitan y… es lo principal. La [idea de] “celebrar la muerte” es netamente parte del vocabulario del terrorismo. (Egamberdiev Kabulov)

Nota: Gracias a una grotesca pieza de periodismo, los lectores de la agencia de noticias kirguisa AkiPress [ru] pueden haber concluido que hubo pruebas fotográficas de la muerte de Osama Bin Laden. De hecho, la agencia re-publicó una fotografía que aparecía originalmente en un blog anti-político de Washington llamado otro mundo es posible [ing] en el año 2010.

La agencia no citó la fuente de la fotografía ni, peor aún, la fecha en que la foto fue originalmente publicada. El co-fundador de Kloop, Rinat Tuhvatshin, se queja de la falta de profesionalidad de la agencia en esta publicación [ru]. A partir de entonces, se ha demostrado [ing] que la foto es falsa.

Esta publicación es parte de nuestra cobertura especial de La muerte de Osama Bin Laden.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.