¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Activista saudita: “Juicio público pone al descubierto su mentalidad y la falta de pruebas”

Este artículo forma parte de nuestra Cobertura Especial: Reformistas a juicio en Arabia Saudita.

El 8 de diciembre del 2012, se celebró la octava audiencia de uno de los primeros juicios públicos de Arabia Saudita de dos destacados activistas de los derechos humanos, Mohammad Al-Qahtani [ar/en] y Abdullah Al-Hamid [ar], en el Tribunal Penal de Riad. En la última audiencia, el fiscal respondió a su defensa y hoy los acusados presentaron defensa adicional. Noventa simpatizantes asistieron a la sesión, incluyendo tres mujeres y corresponsales de Al Jazeera y Sky News.

Apenas hubo comenzado la sesión, el juez ordenó el arresto de la periodista Iman al-Qahtani [ar] por “presentar información falsa a la corte”. En la sesión anterior, mostró una credencial de prensa de Al Hayat [ar], periódico en donde trabajaba. El juez dijo que el corresponsal de Al Hayat estuvo presente y le comunicó que ella ya no trabajaba ahí. La periodista respondió que su intención nunca fue asistir en calidad de representante de Al Hayat, pero que ciertamente había obtenido su acreditación de ellos. El doctor al-Qahtani manifestó que el propio juez fue quien presentó tuits falsos proporcionados por la Policía Secreta durante la última sesión, y que él debería castigarse primero. Al final de la sesión, el juez decidió cancelar la orden de arresto tras un largo debate.

Al-Hamid (el segundo desde la izquierda) hablando después de la sesión. Foto de @alajmi01 [ar].

Por si fuera poco, al comienzo de la sesión el juez también amenazó con arrestar a los dos activistas si alguno de los asistentes alteraba el orden de la sala. Esto surgió a raíz de los fuertes aplausos de los presentes por los comentarios de al-Hamid durante la audiencia anterior. Cuando el doctor al-Hamid objetó, el juez dijo: “¡Todos ellos son tus simpatizantes!”

Cuando el juez intentó preguntarle al doctor al-Qahtani acerca de algunos de sus tuits, este se rehusó a contestar. El juez dijo tener pruebas que demostraban que esa era realmente su cuenta de Twitter: “Tiene su nombre y fotografía” [ar].

آرائي واضحة، لكن لا تطلب مني الإفصاح عن حسابي على توتير لأن هذا ينتهك حرية التعبير…أنا لا أعترض من أجل نفسي ولكن من أجل الشباب الذين سيختطفون غدًا من أجل كتابة

Mis opiniones son transparentes, así que no me pida que revele mi cuenta de Twitter porque eso sería violar la libertad de expresión… Yo no objeto para mi propio beneficio, sino para el beneficio de los jóvenes que serían secuestrados por escribir un par de opiniones.

Luego, el doctor al-Hamid empezó la lectura de su defensa. Como respuesta a la acusación “cargo por cometer errores ortográficos” (detallado en el post anterior sobre la séptima audiencia), manifestó que era normal para el fiscal, “siendo el empleado del represivo Ministerio del Interior que es”, el hacer uso de las mismas técnicas para tergiversar a los activistas. “Gracias a Dios por el juicio público que pone al descubierto su mentalidad y la falta de pruebas”. Asimismo, dijo que cualquier institución religiosa que no adoptase una postura en contra de la represión “debería ser cuestionada”.

المُلك السعودي جائر لأنه جبري مستبد، أما الملك فقد ورث نظاما مستبدا وأملنا بعد وفاة وزير الداخلية: إن أوفى بوعده بأنه “سيضرب الظلم بسيف العدالة” فهو عادل، وإن أخلف فهو سلطان جائر.

El reino saudita es represivo y “supresivo”, pero el propio rey sólo heredó este régimen represivo y nuestra esperanza está tras la muerte del ministro del Interior. Si cumple lo que prometió, “luchar contra la injusticia con la espada de la justicia”, entonces es un hombre justo. Pero si no lo hace, es injusto.

Con respecto al sistema judicial saudita:

إن القضاء السعودي لا ينصف الناس حقوقهم، ولا سيما الحقوق السياسية. هذا غير متوقع، لكنه مأمول. وهذا رأي، هل تحاكمون الناس على آرائهم؟

El sistema judicial saudita no reconoce los derechos del pueblo, y, especialmente, sus derechos políticos. No esperamos que lo haga, pero lo deseamos. Esa Es una opinión. ¿Ustedes persiguen a la gente por sus opiniones?

Concluyó diciendo:

التهم سخيفة…لكني رددت ليعرف الناس أسلوب المدعي العام في الغرف المظلومة وتركيزه على الثنويات وابتعاده عن الأسس.

Las acusaciones son absurdas… pero respondí, pues así el pueblo podrá ver lo que el fiscal hace en las oscuras [y secretas] salas, y lo concentrado que está en asuntos secundarios en vez de estarlo en los principales.

El fiscal formuló unas cuantas observaciones luego de que los dos activistas hubieron leído sus defensas. Dijo que sólo un erudito en religión reconocible podía criticar al Consejo de Ulemas del Estado, y no un licenciado en Literatura, haciendo referencia al doctor al-Hamid.

Al final de la sesión, los acusados pidieron más tiempo para poder dar más respuestas. Sin embargo, el juez rechazó el pedido [ar] y, en cambio, fijó fecha para la siguiente audiencia para sábado 15 de diciembre.

Este artículo forma parte de nuestra Cobertura Especial: Reformistas a juicio en Arabia Saudita.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.