¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Irán: Con sanciones y sin medicamentos

Medicine shortages are an unintended consequence of sanctions against Iran

La falta de medicamentos es una consecuencia indeseada de las sanciones contra Irán. Fotografía © Copyright Shutterstock

En Irán, las sanciones internacionales y la pésima gestión de gobierno generan [en] una situación médica caótica.

“Ya hace cinco meses que estamos buscando una vacuna antialérgica para mi hermano”, dice una persona entrevistada por Global Voices con respecto a la situación de la salud pública en Irán. “Uno de nuestros parientes sufre de cáncer y no puedo conseguir los medicamentos”, comentó otra persona. “Estoy luchando para conseguir insulina”, dice un hombre diabético.

Esta es la realidad de los iraníes desde mediados del 2012. Tras el recrudecimiento de las sanciones bancarias [en] por parte de  Estados Unidos y la Unión Europea, a los iraníes se les hace prácticamente imposible efectuar transacciones en moneda extranjera.

Las agencias locales de noticias han informado sobre la escasez de medicamentos para diversas enfermedades, tales como hepatitis, cáncer, hemofilia y polio. También se ha visto afectada la disponibilidad de analgésicos.

Se han registrado muertes a consecuencia de enfermedades que podrían haberse tratado con la medicación adecuada. Un ejemplo de ello es la muerte de un adolescente hemofílico de 15 años [en] en noviembre de 2012. 

Esta consecuencia indirecta de las sanciones no se conoce aún a nivel internacional. Sin embargo, activistas y cibernautas han prestado su apoyo a esta causa por medio de obras artísticas y peticiones. En diciembre de 2012, la artista iraní Sanaz Sohrabi [en] incluso llevó a cabo una representación [en] frente a la sede de Naciones Unidas en Nueva York. 

La lucha diaria por conseguir medicamentos accesibles

“Conseguir insulina es muy complicado”, dice Shahla, una iraní que debe usar el medicamento diariamente. (Debido a las posibles consecuencias de hablar con medios extranjeros, mencionamos sólo el nombre de las personas). Shahla señala que los pacientes se ven obligados a comprar insulina a precios de mercado que superan en veinte veces a los fijados por el Estado. Shahla agrega que la Sociedad Iraní de Diabetes intenta abordar el problema distribuyendo insulina a los médicos, que a su vez pueden repartirla, pero la provisión es limitada. “Cuando no puedo más, llamo a mi médico, que me da uno o dos envases de insulina y uso uno por mes”, explica Shahla. 

En julio, el Departamento del Tesoro indicó [en] que EEUU permite la venta y exportación a Irán de alimentos, medicamentos  y dispositivos de uso médico, a pesar de las sanciones. Sin embargo, las sanciones bancarias impiden que los importadores compren medicamentos y productos farmacéuticos. “Es como si nos dijeran que hay un manantial del que todos podemos beber pero hay tantos obstáculos en el camino que indirectamente nos bloquean”, dice Arash, un empresario que importa productos farmacéuticos hacia Irán.

Según Arash, para sortear las sanciones, muchos han optado por proveedores asiáticos (la mayoría de China e India) mientras que otros continúan comerciando con proveedores de EEUU y de Europa, a través de intermediarios (por ejemplo, bancos turcos y emiratíes). No obstante, Arash comenta que el procedimiento es demasiado complicado. “Si quieres operar a través de agentes de cambio, necesitas invertir mucho dinero”, se queja. 

“Por supuesto, en este contexto, se debe fijar un precio al consumidor más alto. De lo contrario, se perdería dinero en la operación. Sucede que el gobierno no permite que se aumente el precio. Entonces, en ambos casos, no se pueden distribuir los medicamentos con la celeridad que se los necesita”, explica Arash.

Muchas personas han compartido la misma preocupación en línea.

Leila Zadeh tuiteó [en]:

Permitan que Irán compre medicamentos y productos exentos de sanciones. Firmen la petición #justaccess  http://t.co/u5LAEI1RjL #accesstomedicines

 Peter Tatchell, por su parte, tuiteó:

Exijan a #EU la creación de un canal financiero legal para facilitar la llegada de la ayuda humanitaria a Irán. Firmen: http://t.co/8gskdj612w #justaccess #MENA

Escasez de medicamentos

Aparte de los precios elevados de los medicamentos, la escasez es un problema grave.

Sarah, una mujer iraní cuyo hijo de seis años sufre de diabetes severa, comenta que hace más de un mes que está intentando conseguir una marca específica de insulina para el niño. “Fui a muchos lugares pero no la tenían. Finalmente, pude conseguir tres envases de insulina en una farmacia”, cuenta. Cada envase dura de dos a tres semanas. 

Sahar, otra iraní, comenta que el suegro de su hermana sufre de cáncer y que, hoy en día, conseguir los medicamentos se ha convertido en una ardua batalla. Otras personas también se hacen eco de su queja.

Fatemeh Hashemi es directora de la Fundación Benéfica para Enfermedades Especiales de Irán, una organización no gubernamental que representa a seis millones de pacientes. En octubre del año pasado, señaló que la escasez de medicamentos para enfermedades tales como cáncer y esclerosis múltiple es “grave” y que hay muchas vidas en riesgo.

En marzo, Kheirollah Gholami, un notable farmacéutico de la facultad de Medicina de la Universidad de Teherán manifestó que los analgésicos habían desaparecido del mercado o eran muy difíciles de conseguir. “Si esta situación continúa, no sabemos qué hacer. No se puede usar un martillo para dejar a los pacientes inconscientes”, declaró ante Ilna, una agencia de noticias semioficial.

La escasez de medicamentos no es un problema reservado para enfermedades graves sino que también afecta a pacientes con alergias o dolores comunes. “Sólo se consigue aspirina local, que quizás no cubre los estándares mínimos y puede resultar peligrosa”, explica Amir. Cuenta que hace poco su médico le prescribió diez cápsulas de vitamina D3, que se producen a nivel local. “Tuve que comprar esas diez cápsulas en cuatro farmacias diferentes”, agrega.

El problema subsiste

Tras el acuerdo nuclear provisorio entre Irán y las potencias del Grupo 5+1 en Ginebra, Occidente accedió a alivianar algunas sanciones a cambio de que Irán suspenda algunos puntos específicos de su programa nuclear.

A largo plazo, el levantamiento de las sanciones podría aliviar las dificultades en la importación de medicamentos y productos farmacéuticos. Por el momento, el problema continúa. Arash, el importador farmacéutico, sostiene que aún tras el levantamiento de las sanciones financieras, a los bancos iraníes les llevará mucho tiempo recuperar la confianza necesaria para facilitar las operaciones.

No obstante, Arash se muestra esperanzado. Piensa que, finalmente, por lo menos algunas de las sanciones se levantarán y el nivel de importaciones de productos médicos volverá gradualmente a la normalidad. Hasta entonces, el problema continuará afectando a los débiles y enfermos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.