¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Perú y Chile a la espera de decisión de La Haya sobre límites marítimos

Mapa_Perú-Chile_para_mostrar_los_Limites_Marítimos_en_La_Haya_2012

Mapa presentado por Alain Pellet en la fase oral del Caso Peru Chile en el Tribunal de La Haya en diciembre de 2012. Publicado en Wikimedia con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported.

La proximidad de la fecha para que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya de a conocer un fallo sobre la controversia de delimitación marítima entre Chile y el Perú está generando bastante ansiedad y expectativa en ambos países.

La controversia radica en la disputada soberanía de una zona marítima de unos 37.900 km² en el océano Pacífico, la cual data del año 1985, si bien es recién en el 2008 que ante la falta de acuerdo entre las partes el Perú recurre a la Corte Internacional de La Haya para resolver la disputa. La corte anunció que daría a conocer el fallo de la demanda peruana el 27 de enero de 2014.

En el 2008, el economista y blogger peruano Silvio Rendón comentaba que el plantear esta demanda era un nuevo paso en la insatisfacción peruana respecto a su relación con el país del sur, y que sólo contribuiría a crear climas propensos al nacionalismo en ambos países:

Lo más probable es que con este reclamo ante La Haya el Perú como Chile radicalicen su carrera armamentista y las escaramuzas de guerra fría que venimos librando desde hace años. Se trata de chispas que pueden calentar lo que ahora está frío. […] Si oficialmente no estamos en guerra, ¿por qué se habla de hacer la paz? Es que sí estamos en una guerra, una guerra fría (ver Guerra Perú-Chile) que debería terminar ya. Lo diré una vez más. El camino del Perú debería ser el del crecimiento, no el del armamentismo (ver Triángulo equivocado y Ad “Triángulo Equivocado”). Perú tiene el 10% del PIB per cápita de EEUU y Chile tiene 20%. Deberíamos estar concentrados en mejorar el bienestar de nuestras ciudadanías y el camino a ese objetivo no pasa por la propiedad del triángulo marítimo.

Actualmente, más allá de los argumentos jurídicos en los que cada país se ha basado para sustentar su posición, hay quienes, como El Drac del blog El Abrazo de Almanzor, ven la utilización y manipulación del reclamo por parte de los grupos de poder con el apoyo de ciertos sectores de la prensa. El citado blogger menciona además las implicaciones económicas de la disputa:

Pese a que ambos países han insistido en que la resolución del tribunal internacional no afectará a sus relaciones comerciales, los empresarios chilenos han expresado su preocupación por el impacto que podría tener en la industria pesquera. […] En el caso de que el fallo resultara favorable a la tesis peruana se registraría un impacto en el área pesquera chilena, ya que Chile perdería soberanía sobre una amplia zona marítima en la cual hoy desarrolla entre el 70% y 80% de la captura pesquera en la norteña zona de Arica, según estimaciones empresariales.

En la web Otra Mirada recalcan que la defensa de la soberanía ha logrado cierta unidad política en Perú, pero también se preguntan “¿Cuál debería ser la agenda de desarrollo económico inmediato?” A lo cual añaden:

El fallo de La Haya definirá, entonces, un nuevo panorama en el país, por lo cual, se debe preparar una agenda de Estado que incluya temas fundamentales como: 1. Definir rol de las Fuerzas Armadas en la defensa de nuestra seguridad y soberanía en la etapa post La Haya. 2. Establecer una política de desarrollo del sector pesquero en esta zona del país. 3. Establecer acciones inmediatas sobre la situación laboral de los chilenos que viven en el Perú y los peruanos que viven en Chile. 4.Promover un plan de inversión pública en las regiones Tacna y Moquegua a favor de la integración sudamericana. 5.Definir políticas de integración económico – social y cultural con nuestros vecinos fronterizos.

Por otra parte, y tal como pronosticaba Silvio Rendón, en estos días se ha producido un rebrote del nacionalismo, del cual es representativa la propuesta de parte del expresidente Alan García para embanderar casas y oficinas el día 27 de enero, que es cuando la Corte Internacional de La Haya dará a conocer el fallo sobre el diferendo. Esto ha generado controversia, siendo rechazado por el partido oficialista, e incluso por algunos políticos chilenos. Sin embargo García ha defendido su propuesta, la cual ha encontrado acogida en algunos sectores y provincias y distritos del país.

También causó impacto en el Perú la convocatoria que hizo el Presidente chileno Sebastián Piñera al Consejo de Seguridad Nacional de dicho país para analizar los alcances del posible resultado del fallo de la CIJ. Luego, y ante las críticas de algunos políticos del propio Chile, el Ministerio del Interior chileno, Andrés Chadwick, declaró que la convocatoria “no significa que haya una situación de carácter militar o bélico.”

Sin embargo El Mostrador, un medio chileno, informaba en julio del 2013 sobre las movidas militares tanto de Chile como de Perú en previsión de que el fallo de la CIJ les sea adverso, o en el caso que uno de los dos países no acate el fallo. Más recientemente en el blog militarista peruano Report Perú informan de supuestas medidas de alerta de las Fuerzas Armadas peruanas.

Quedan aún casi 10 días de espera para conocer la decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, así que muchas cosas pueden pasar aún y de seguro los rumores y controversias seguirán esparciéndose. Sin embargo, una reflexión válida es la que plantea el abogado Francisco Canaza en su blog Apuntes Peruanos, refiriéndose a un previo dictamen de la CIJ sobre la controversia territorial y de delimitación marítima entre Colombia y Nicaragua, que originó que Colombia desconociera el fallo y se retirara del Pacto de Bogotá, que es el tratado por el cual los países americanos se obligan a resolver sus conflictos a través de medios pacíficos y dan jurisdición a la CIJ:

sin ser el caso Peru – Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya un proceso similar al de Nicaragua – Colombia, ¿Chile podría, como Colombia, denunciar (retirarse) del Pacto de Bogotá y así evitar la ejecución de un fallo “no ajustado a derecho”?

Post publicado originalmente en el blog Globalizado de Juan Arellano.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.