¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La policía mauritana pone freno a una protesta de personas de raza negra

El 4 de mayo de 2014, la policía mauritana dispersó [ar] una inmensa concurrencia en Nuakchot. Las personas estaban conmemorando[ar]el regreso de un grupo de mauritanos de raza negra [ar] de Senegal en 2008 [en], después de ser sometidos a un desplazamiento forzado a raíz de los sucesos sangrientos [en] que ocurrieron entre 1989 y 1991.

El 29 de abril, los manifestantes marcharon 400 km a pie desde la ciudad sureña de Bougi. Tardaron un par de días en llegar a la capital mauritana. 

Estos antiguos refugiados exigen la implementación del acuerdo tripartita firmado en 2007 [en] sobre su situación, entre Mauritania, Senegal y la Agencia de la ONU para Refugiados. También quieren sus cartas de nacionalización [en]. Piden empleo en la agencia que está tratando sus asuntos y la integración de sus jóvenes en la vida económica del país. 

El blog “Free Opinion” critica severamente la forma en la que el gobierno se está ocupando de estas personas [ar]: 

خرجت مسيرة العائدين إذا وقطعت هذه المسافة  الطويلة (حوالى 400 كلم)  سيرا على الأقدام  تطالب بحقوق مشروعة لهم كموريتانيين ظلموا  في فترة من الفترات، ظانين أن النظام العسكري  سيلبي تلك الحقوق، إنها فقط تصحيح الأوراق  المدنية وحق التشغيل وتصحيح وضعيات  الموظفين المفصولين، لكن الشرطة والقنابل  المسيلة للدموع كانت بإستقبالهم بعد أن عجزت  عن ثنيهم للعودة من حيث أتو، هذا التعامل الفج  ينم عن ضعف وعنصرية من النظام العسكري  تجاه قضية ستظل تنخر جسد الدولة الموريتانية إذا لم يوجد لها حل وافي وسريع، ولكن يبدو أن هذ التعامل لا ينم عن سعي لحل إحدى أكبر المشاكل التي تعانيها موريتانيا.  

La marcha de los retornados empezó y atravesaron esa larga distancia (alrededor de 400 km) a pie, exigiendo sus derechos legítimos como los mauritanos que, en un momento determinado, fueron perseguidos. Marcharon pensando que el régimen militar satisfaría estos derechos; esto es, el derecho a enmendar sus cartas de nacionalización, acceder a empleo y fijar las condiciones de los empleados despedidos. Pero se les dio la bienvenida con la policía y proyectiles de gas lacrimógeno, después de que las autoridades no lograran disuadirlos de volver al lugar de donde venían. Este trato grosero emana de la debilidad y el racismo del régimen militar hacia una cuestión que continuará consumiendo el cuerpo estatal mauritano, a no ser que se encuentre una solución rápida y apropiada. Pero parece que este trato no procede de un intento de resolver uno de los mayores problemas que sufre Mauritania. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.