¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Azerbaiyán: Activistas del movimiento cívico N!DA enfrentan de entre 6 a 8 años de prisión

NIDA campaign image, reused with permission.

Imagen de campaña publicitaria de N!DA, utilizada con su consentimiento.

La primera semana de mayo, el Tribunal de Delitos Graves de Bakú sentenció a ocho jóvenes [en] (siete miembros del movimiento cívico N!DA y uno del movimiento Free Youth) a entre seis y ocho años de prisión. Los jóvenes fueron procesados por cargos infundados (alteración del orden público, tenencia de estupefacientes y de armas de fuego, entre otros), más su único crimen fue promover la democracia y los valores que ella conlleva.

El movimiento N!DA se convirtió en el centro de atención en marzo de 2013 cuando sus miembros se volcaron a las redes sociales para organizar una protesta por la misteriosa muerte del conscripto Jeyhun Gubadovo [en]. En los documentos militares la causa de muerte oficial de Gubadov es una falla cardíaca; sin embargo, Gubadov gozaba de buena salud y su historia clínica no menciona antecedentes de problemas cardíacos antes de ingresar al ejército. La familia del joven dudaba de la veracidad del reporte y contó su historia a los medios. Los miembros de N!DA organizaron en Bakú una protesta pacífica en respuesta a la muerte de Gubadov, con el objeto de reclamar por las muertes cada vez más frecuentes de nuevos conscriptos debido a las iniciaciones y acosos llevados a cabo en el ejército de Azerbaiyán. Esta y otras protestas fueron violentamente dispersadas, pero ya sean iniciaciones militares, comerciantes que se quejan por alzas en las rentas o vecinos enojados del resto del país, se sentía un inconfudible descontento cada vez mayor [en] entre los ciudadanos.

El 7 de marzo de 2013, tres días antes de que se llevara a cabo una protesta planificada por N!DA, dos de sus miembros, Bakhtiyar Guliyev y Shahin Novuzlu, fueron detenidos y acusados de tenencia ilegal de estupefacientes y armas de fuego. También hubo reportes de que otro miembro, Mahammad Azizov, había desaparecido. Ese mismo día, el Ministerio de Seguridad de la Nación y la Fiscalía General de la Nación dieron a conocer un informe que comunicaba que se habían encontrado cócteles Molotov y marihuana y otras sustancias psicotrópicas durante un allanamiento en los departamentos de los activistas detenidos. Según el comunicado, también se encontraron afiches con el mensaje “democracia ya”. El día siguiente, los jóvenes confesaron sus crímenes por la televisión pública y al poco tiempo se dictó prisión preventiva por el término de 90 días para los tres activistas.

El 10 de marzo, la protesta “¡No más muertes de conscriptos!”, convocada principalmente a través de Facebook, atrajo a cerca de 4 000 manifestantes y 15 000 seguidores de la página de Facebook. Si bien los activistas marcharon de manera pacífica, la policia hizo uso de la fuerza y transformó a la protesta en uno de los eventos más violentos de la década. En las semanas que siguieron, Rahsad Hasanov, Rashadat Akhundov, Uzeyir Mammadli y Zaur Gurbanli fueron arrestados, principalmente por cargos de tenencia ilegal de armas de fuego. El 17 de mayo, el joven activista Ilkin Rustamzade (miembro del movimiento “Active Youth”) quedó en prisión preventiva por un término de 60 días luego de filmar un video de “Harlem Shake” y compartirlo en YouTube. El 12 de setiembre, se acusó a los jóvenes de un nuevo crimen: alteración masiva del orden público mediante violencia, incendios intencionales y destrucción de propiedad, conforme al artículo 220.1 del Código Penal.

Los juicios comenzaron a principios de abril de 2014: más tarde ese mes, el Fiscal General pidió que las condenas oscilaran entre los seis y ocho años de prisión.

El mismo día en que el Fiscal solicitó las condenas, los ocho hombres comunicaron su decisión de ir a huelga de hambre y durante los 20 días que precedieron al juicio, los ocho miembros de N!DA en prisión se negaron a comer. Luego de un juicio corto, los ocho acusados fueron condenados por estos crímenes infundados y se les dio las siguientes condenas:

Shahin Novruzlu: 6 años

Mahammad Azizov: 7 años y medio

Bakhtiyar Guliyev: 7 años

Rashadat Akhundov: 8 años

Rashad Hasanov: 7 años y medio

Zaur Gurbanli: 8 años

Ilkin Rustamzade: 8 años

Uzeyir Mammadli: 8 años

Simpatizantes de la causa se reunieron fuera de la sala judicial y empezaron a canturrear la frase “azadet” (libérenlos), una popular etiqueta/eslógan utilizado para compartir actualizaciones del “juicio de los ocho” y exigir al presidente y demás autoridades que liberen a los jóvenes. La polícia expulsó a la multitud del sector de manera violenta [az]: según los reportes locales, la policía detuvo a cerca de 30 individuos, a quienes empujaron dentro de autobuses y posteriormente llevaron a estaciones de policía.

En su última declaración frente al Tribunal [en], los jóvenes anunciaron que, si bien sus reclamos de libertad no habían sido escuchados, resolvían detener su huelga de hambre. También se dirigieron de manera explícita a su situación como blancos políticos del gobierno en el poder e incluso dieron muestras de comprender la decisión de los jueces:

“(…) somos concientes de que ni el Fiscal, ni ustedes, los jueces, tienen opción: Sus responsabilidades en este Tribunal son las de ser solo notarios que legitimicen este sistema con motivaciones políticas. Incluso si la ley y sus conciencias los urgieran a actuar de otra manera, no se atreverían a ir en contra de este sistema. También cabría mencionar que nosotros no somos las únicas víctimas de este régimen: Sus designaciones como autoridades (sic) también los hacen víctimas de este juicio inventado. La realidad es que tanto nosotros trás las rejas como ustedes en libertad somos rehenes y víctimas de esta gran prisión llamada Azerbaiyán”.

“A pesar de que nuestros reclamos no fueron oídos, sacrificamos nuestra libertad por nuestros objetivos y detenemos nuestra huelga de hambre. ¡Pero la lucha no termina!”

Luego del veredicto final, la conocida periodista Khadija Ismayil escribió en su cuenta de Facebook [en, az] “fueron encontrados culpables de ser vivaces, inteligentes, valientes y honestos”. Muchos comparten su opinión, y sin embargo, mientras algunos muestran su preocupación abiertamente, otros continuan viviendo en la sombra de miedo de Azerbaiyán, o como otros la llaman, la Tierra del Fuego.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.