¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Inesperada repetición en la TV serbia llena a los medios sociales de pánico por censura

Screencapture of the promotional announcement of 24 Minutes with host Zoran Kesić on www.b92.net.

Captura de pantalla del anuncio que promocionaba 24 Minutos con el presentador Zoran Kesić en www.b92.net.

Lo que los representantes de la cadena llamaron un problema de posproducción, dio a las audiencias de televisión serbias un susto momentáneo de que otro programa, ocasional crítico del gobierno, hubiera sido retirado del aire la última semana de abril.

El programa, llamado 24 Minutos, producido y emitido independentemente en la red B92, es un programa satírico de noticias al estilo de programas similares a los populares Daily Show y Colbert Report. El programa se emite grabado y se estrena los domingos por la noche, a las 11 p.m. y ha llegado a ser uno de los programas más populares en la televisión nacional en Serbia, con más de 54,000 fans solamente en Facebook y la etiqueta #24minuta [24 Minutos] en Twitter.

Desde sus inicios en 2013, 24 Minutos ha ido contra políticos activos y el gobierno en varias ocasiones. El domingo 26 de abril, la historia principal del nuevo episodio iba a ser la persecución pública al defensor del pueblo de Serbia, Saša Janković, por parte de algunos funcionarios del gobierno. La oficina del defensor del pueblo es una institución independiente del gobierno y Janković ha sido designado para este cargo dos veces desde que se creó en 2007.

Pero B92 televisión transmitió una repetición del programa emitido la semana anterior, lo que inmediatamente avivó la especulación de que el programa podría estar en la tabla de picar de la red debido a presiones políticas. Maja Dragić, productora y presentadora de N1 Belgrade, afiliado local de la CNN, fue una de las primeras en comentar:

Parece que era solamente cuestión de tiempo.

La usuaria de Twitter Ana Veličković simplemente lo llamó “demasiado coincidencia”. Como algunos medios y toda persona presente en línea pudo haberse dado cuenta, muchos usuarios de medios sociales que discutían sobre el asunto en Serbia parecían convencidos de que este era un nuevo caso de censura.

Janković, que estaba programado como invitado de 24 Minutos, ha hablado públicamente de muchos asuntos de derechos cívicos en el país, que van desde corrupción a libertad de medios y derechos humanos. En enero de 2015, su despacho presentó acusaciones criminales contra dos miembros de la policía militar bajo sospechas de que habían atacado a miembros de una unidad especial de policía, la Gendarmería, mientras estaban en cumplimiento de su deber, un caso que involucra al hermano del primer ministro Aleksandar Vučić.

A pesar de recientes presiones –incluido un aumento en el escrutinio mediático a su vida pasada y personal, como el suicidio de un amigo en 1993 en su departamento–Janković se ha negado a renunciar a su cargo de defensor del pueblo. Una reciente encuesta mostró que más gente confía en Janković (36%) que en todo el gobierno de Serbia (34%).

Cuando las preguntas acerca de la emisión de 24 Minutos empezaron a inundar las redes sociales, el presentador del programa Zoran Kesić recurrió a su página de Facebook poco después de la medianoche para admitir que estaba igual de desconcertado. Nadie del equipo de producción pudo contactar con nadie en la red B92, Kesić explicó:

Voleo bih da imam vesti za vas, bilo dobre bilo loše, ali trenutno NEMAM POJMA ŠTA SE DEŠAVA. Hvala vam na brizi.

Me gustaría tener noticias que darles, ya sean buenas o malas, pero ahora NO TENGO IDEA DE QUÉ ESTÁ PASANDO. Gracias por su preocupación.

¿Censura o marketing?

Desde 2013, una buena cantidad de otros populares programas de Serbia que trataban sobre política y otros temas serios han sido retirados del aire o transferidos a cadenas o canales de cable con mucha menor audiencia. Aunque las razones expuestas por las cadenas para estas decisiones fueron “baja audiencia” de los programas, muchas personas que trabajaban ahí sostienen que la verdadera razón es la censura.

La periodista Olja Bećković fue autora del que resultó el programa político que más duró en el país, pues abarcó más de 20 años desde el régimen de Milošević a través de los varios regímenes de coalición democrática de la primera década del siglo XXI al régimen de mayoría del Partido Progresista, en el poder desde 2014. Según ella, el propio primer ministro la ha llamado en varias ocasiones para pedirle un cambio en los invitados a su programa o que editara los temas a tratar.

Hacia mediodía del lunes 27, un representante de B92 dio al sitio local de noticias Blic una declaración diciendo que había habido un problema de posproducción con el nuevo episodio, y que ese nueve episodio se transmitiría el lunes a las 9 p.m. en el horario usualmente reservado para la repetición del programa.

Sin embargo, el público seguía escéptico. Dušan Mašić, ávido usuario de Twitter y periodista de BBC Mundo comentó:

Hoy a las 9 p.m. nos contarán en métricas del pueblo. Vucic contra Kesic. para que podamos ver dónde estamos.

Luego de la declaración de B92, el anfitrión Kesić de nuevo recurrió a la página de Facebook del programa. Explicó que el programa había sido enviado al canal dos horas más tarde de lo habitual, y dada la longitud del programa, la posproducción podía demorar un poco:

Ali ono što je takođe jako bitno je činjenica da nas niko sa B92 nije obavestio o izmeni u programu. Menadžment televizije je svestan propusta i lepo su nam se izvinili uz obećanje da se ovakve situacije neće ponavljati. Takođe, mi smo svesni našeg propusta, usled koga je došlo do ove situacije. Dovođenje gledalaca u nedoumicu nikome ne ide u prilog.

Pero lo que también es muy importante es el hecho de que nadie de B92 nos informó del cambio en la programación. La gerencia del canal está al tanto de su error y ha pedido amablemente disculpas, con la promesa de que esta situación no se repetirá. Además, somos conscientes de nuestro error, que lllevó a esta situación. Poner a los espectadores en este aprieto no beneficia a nadie.

Aunque el programa al final se emitió y se disipó el temor de la censura, continúa la discusión en los medios sociales. Mientras algunos creen que esto puede haber sido una advertencia al programa de parte de los políticos al mando por las críticas al gobierno, muchos otros se preguntan si toda la situación fue un ardid publicitario.

Como sea, parece que lo uno o lo otro es en la búsqueda de mayor audiencia.

Y tal vez no fue censura, tal vez fue marketing.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.