¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Reciente ejecución en Indonesia de reos por narcotráfico de Australia, Brasil y Nigeria suscita interrogantes

A banner Soekarno-Hatta Airport in Jakarta. Picture by Wikimedia.org

Aviso en el aeropuerto Soekarno-Hatta de Yakarta que advierte de la pena de muerte para los tradicantes de droga. Imagen de Wikimedia.org

A pesar de la presión internacional y del rechazo que generaba dentro del país, Indonesia llevó a cabo la ejecucion de ocho convictos por drogas a finales de abril, pero ello no puso fin a la polémica en torno a la legislación sobre la pena de muerte, la ‘guerra antidrogas’ y la posibilidad de que algunos de los convictos fuesen inocentes.

Los reos ejecutados fueron cuatro nigerianos, dos australianos, un brasileño y un indonesio. Una rea filipina recibió un indulto de última hora después de que el tribunal conociese que podía haber sido víctima de la trata de personas cuando su supuesto reclutador se entregó en Filipinas.

Un día después de la ejecución, afloraron testimonios de que el reo indonesio que fue ejecutado, Zainal Abidin, podría haber resultado víctima de un ‘error burocrático’ al revelarse que su petición de indulto fue extraviada en el Tribunal del Distrito de Palembang. Se le acusó de posesión de marihuana y fue sentenciado a 18 años de cárcel antes de que le asignaran una condena a muerte debido a que se extravió un expediente de apelación.

Mientras tanto, la opinión pública se enteraba de que al brasileño Rodrigo Gularte le fueron diagnosticados desorden bipolar y esquizofrenia y, con todo, el Tribunal Supremo indonesio no admitió su recurso de apelación. No fue consciente de que su muerte era inminente sino apenas breves minutos antes de presentarse ante el pelotón de fusilamiento. Su familia hace campaña para que se le perdone a título póstumo.

El número de indonesios que prefieren que se condene a cadena perpetua antes que a la pena de muerte para delitos relacionados con las drogas ha crecido en los últimos años. Sin enbargo, según un sondeo efectuado por Indo Barometer Survey Agency, una mayoría de indonesios (el 84.1 por ciento) estuvo de acuerdo con la decisión del gobierno de llevar a cabo la ejecución de los ocho reos.

Dos de las principales organizaciones islamistas del país, Nadhlatul Ulama y Muhammadiya, están de acuerdo en que se aplique la pena capital a los traficantes de droga. La mayoría de indonesios son musulmanes suníes.

Ha habido varias reacciones via Twitter y algunos incluso han llegado a usar la etiqueta #BoycottIndonesia (Boicotear Indonesia) para expresar su malestar por las ejecuciones.

Pero algunos han instado a los críticos a que traten de entender la situación de Indonesia, un país que se ve en la necesidad que aplastar la actividad de los narcocárteles globales.

Matt Hart, guitarrista del grupo Arkana, fue uno de los que visitaron Indonesia y fueron testigos del alcance de la amenaza que representa la droga.

The reason Indonesia evoke the death sentence penalty for drug smuggling is due to the sheer extent of a rapidly growing problem that is already out of hand.

Instead of neighboring countries attacking and placing judgment upon Indonesia for their stance and policies surrounding the enforcement of drugs they should be offering their council, assistance and support to tackle the real problem head on.

La razón por la que Indonesia invoca la pena capital para el tráfico de drogas se debe al verdadero alcance de un problema que se extiende rapidamente y ya es incontrolable.

Los países vecinos, en vez de atacar y juzgar a Indonesia por su postura y las políticas que tiene para hacer cumplir la prohibición antidroga, deberían ofrecer su consejo, asistencia y apoyo para enfrentar frontalmente este verdadero problema.

Gustika Jusuf Hatta, nieta de Mohammad Hatta, uno de los próceres fundadores de Indonesia, tiene sentimientos encontrados respecto a la ejecución:

As an Indonesian, I am deeply ashamed that such a primitive and barbaric practice still exists within our law. However, I feel extremely proud of the fact that we managed to exercise our sovereign right without conforming to foreign pressure.

Como indonesia que soy, me siento muy avergonzada de que una práctica tan bárbara y primitiva siga existiendo en nuestra legislación. Sin embargo, me siento muy orgullosa del hecho de que hayamos ejercido nuestra soberanía sin plegarnos a presiones extranjeras.

También hubo usuarios indonesios de Facebook como Andreas Arianto Yanuar, quien opina que la pena de muerte no es una solución efectiva al problema de las drogas.

Tadi ada sedikit pembicaraan dgn tmn2 soal putusan hukuman mati utk pelanggaran hukum yg berkaitan dgn pengedaran narkoba. Semoga pemikiran berikut bisa berguna buat tmn2 juga.

Memberantas pengedaran narkoba dgn memberantas nyawa pengedarnya gak akan banyak membantu dlm menyelesaikan masalahnya. Namanya jg pengedar, distributor, di rantai industri letaknya hanya di tengah2, di antara produsen dan konsumen. Distributor gak bisa hidup klo gak ada produsen dan konsumennya. Jd utk mengatasi narkoba, kita mesti ngulik dulu gmn industrinya berputar. Dan krn minat org gak pernah hilang thd zat adiktif apapun (tmsk rokok dan alkohol), maka yg lbh efektif dan efisien dilakukan adalah meregulasi, membatasi dan memonitor peredaran dan penggunaannya dlm masyarakat supaya gak memakan korban jiwa. Kalo hanya mengkriminalisasi, masalahnya ga akan selesai sampe kapan pun, gue yakin bgt krn itu yg terus terjadi sampe sekarang

Tratar de eliminar las drogas eliminando a los traficantes no resuelve la raiz del problema. Traficantes y distribuidores son los intermediarios de una industria y su lugar está entre los productores y los consumidores. El negocio de los distribuidores no tiene futuro sin productores ni consumidores. Para atajar el problema hemos de entender cómo funciona esta industria. La gente puede a duras penas abandonar sus adicciones a distintas sustancias (como el tabaco y el alcohol) lo cual significa que es más lógico regular, limitar y supervisar el uso y distribución (de drogas) en la sociedad de forma que no puedan seguir matando a gente. Limitarse a criminalizar el asunto no acabará con el problema.

Algunos legisladores indonesios actualmente discuten la propuesta de rebajar la pena de muerte en caso de delitos relacionados con las drogas para pasar de ser la principal forma de condena a ser una forma de condena alternativa. Esto quiere decir que, bajo ciertas circunstancias, los reos que se encuentren en el corredor de la muerte pueden recibir una cadena perpetua o una sentencia reducida.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.