¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una ex esclava convertida en héroe nacional ingresa a la escuela en busca de educación superior

Screenshot of Shanta Chaudhary, Former CA Member, in an interview with Nepali journalist Dil Busan Pathak at the talk-show Tough Talk on News 24 Television.

Captura de pantalla de Shanta Chaudhary, exmiembro de la Asamblea Constituyente, en una entrevista con el periodista nepalí Dil Busan Pathak en el programa de entrevistas “Tough Talk”, en la cadena de televisión News 24.

Es una historia perfecta para una película de Bollywood – una esclava logra salir de la pobreza, llega a la Asamblea Constituyente de Nepal, escribe un libro galardonado, lucha contra el cáncer y se convierte en el orgullo de su comunidad.

Shanta Chaudhary tenía 8 años cuando sus padres la vendieron por 75 dólares norteamericanos, para trabajar fregando, cocinando y barriendo, 19 horas al día.

Ahora Shanta Chaudhary, una mujer con espíritu indomable, está de nuevo en las noticias. Ingresó en el octavo grado de una escuela local en la búsqueda de educación superior. Mientras su hijo está estudiando en el noveno grado y su hija en el séptimo grado en un internado en Katmandú, la capital de Nepal, ella ha elegido una escuela pública en su pueblo.

La exdiputada Shanta Chaudhary, que dirigió el comité del parlamento sobre recursos naturales por 4 años, se inscribe en el grado 8.

Chaudhary, activista y líder en el Partido Comunista de Nepal – (Marxista-Leninista Unificado), ha pasado de kamaiya a héroe nacional.

Kamaiyas

Las kamaiyas son chicas jóvenes, pertenecientes a la comunidad indígena Tharu, mantenidas como esclavas por los ricos que viven en Nepal occidental.

Aunque la esclavitud ha sido prohibida en Nepal, estas chicas son obligadas a trabajar día y noche, llevan una vida de sufrimiento, padecen abusos físicos y sexuales e incluso alguna vez, han sido asesinadas en circunstancias misteriosas.

Las kamaiyas reciben poco o ningún dinero a cambio de su servicio. Según algunas estimaciones, varios miles de niñas todavía trabajan como kamaiyas en las ciudades de Nepal, incluyendo Katmandú.

Aunque el gobierno declarara ilegal el sistema kamaiya en 2013, esto no ha impedido que la gente mantuviera las kamaiyas.

A continuación, se muestra la historia de tres niñas rescatados de la esclavitud y que ahora son activistas de un movimiento para acabar con el sistema kamaiya, en la práctica:

Fotos: De la esclavitud a la libertad – Mujeres liberadas del sistema esclavista Kamaiya, en Nepal.

Al igual que otras kamaiyas, Shanta se enfrentó al intento de abuso por parte de hombres y tuvo que casarse para protegerse.

Una historia que merece la pena ser leída

Kamaiya Dekhi Sabhasadsamma (De kamaiya a miembro de la Asamblea Constituyente) es la conmovedora historia de su viaje desde la discriminación y la explotación como kamaiya a una figura inspiradora en su comunidad – un modelo a seguir por las niñas esclavizadas y libres.

En el libro donde cuenta todo lo que paso, describe los momentos que aún la atormentan:

  • Pasó su infancia como kamaiya en siete casas diferentes, desde que tenía ocho años.
  • La mayoría de los dueños de las casas la explotaban. Pensaban por ejemplo, que debía regar las plantas, aunque estuviera lloviendo. A las kamaiyas no se debía permitir descansar, debían trabajar todo el tiempo – ese era el pensamiento arraigado en los terratenientes.
  • Cuando trabajaba como kamaiya, tuvo que remplazar a su cuñada que se había quedado embarazada como resultado de abuso sexual por uno de los hombres en la casa. Era la costumbre enviar a otra persona si la kamaiya no era capaz de trabajar por enfermedad o cualquier otra razón.
  • En una de las casas, la hija del propietario solía escupirla y golpearla. Mostraba su desprecio llamándola “Tharuni”. Creía que se podría hacer lo que fuera a una Tharuni. La madre y la abuela de la niña también la odiaban y no podían soportar que permaneciera inactiva, incluso por algunos segundos.
  • Había una extraña regla – las kamaiyas tenían que estar listas para aceptar el abuso, pero no se les permitía quejarse. Estuviera aventando arroz o trayendo la hierba, mientras iba al mercado o lavaba los platos – había muchos intentos de abuso. Pero ninguno de ellos ha sido llevado a cabo, lo que considera un gran logro.
  • Una vez [como diputado] conducía un automóvil de su aldea al centro regional de Ghorahi. En el camino, uno de sus antiguos amos estaba esperando el autobús – se ofreció para llevarlo. Se sorprendió al ver como estaba cambiada – era difícil para él aceptar que era la misma kamaiya que había trabajado en sus tierras.

La estudiante universitaria Shreepriya Poudel publicó una revisión de la autobiografía de Shanta Chaudhary:

People tell me that it is necessary to learn about the lives of the less fortunate because it makes you more grateful for the life you have now. That to me seems like a selfish reason but I decided to stick to it this time. So here is a list, based on Ms. Chaudhary's book, of some of the things that a lot of people don't think about but should be grateful for. Maybe it will help us find better ways to live.

1. A roof over your head that doesn't leak.
2. Access to medicines, even if it is just a paracetamol.
3. A nation where laws are not only made but also implemented.
4. Newspaper, radio or television that ensures that other people cannot make a fool out of you.
5. Not having to go five days straight with nothing to eat.
6. Your paycheck, if you have one that gives you more than a meager seven dollars a year when you work 12 hours a day.
7. The freedom to hug and kiss your child when it cries.
8. The freedom to feed your child when it is hungry.
9. The fact that you did not go to bed on an empty stomach last night.
10. The fact that you haven't lived your entire life within a 50 km radius.
[..]
13. The fact that you have never been sexually abused by someone you cannot speak a word against.
14.Your job that pays you more than 80 cents a day.
[..]
18. Your clothes and the fact that you have more then two sets of them.
19. Your ability to read.
20. The fact that you did not/will not have to wait 7-8 years to buy a new set of clothing for your kids.

Once again, I do not pretend to know what duties one human being has towards another but trying to be as generous as possible seems like a good idea. If this list does not prompt you to reconsider some of your ideas about your personal wealth and privilege, something else will.

La gente me dice que es necesario aprender sobre la vida de los menos afortunados porque te hace más agradecida por la vida que tienes. Eso me parece una razón egoísta, pero decidí ser fiel a ella en esta ocasión. Así que, aquí va una lista basada en el libro de la Sra. Chaudhary, de algunas de las cosas que mucha gente da por hecho, pero que deberían estar agradecidos por tener. Tal vez nos ayude a encontrar mejores formas de vivir.

1. Un techo sobre tu cabeza, sin goteras.
2. Acceso a medicamentos, incluso si es sólo un paracetamol.
3. Una nación donde no sólo existan leyes, sino que también las pongan en práctica.
4. Periódicos, radio o televisión que se aseguran que otras personas no te puedan engañar.
5. No tener que pasar cinco días seguidos sin nada que comer.
6. Su paga, si tiene usted una paga superior a unos escasos siete dólares al año, cuando se trabaja 12 horas al día.
7. La libertad de abrazar y besar a su niño cuando llora.
8. La libertad para alimentar a su hijo cuando tiene hambre.
9. El hecho de que usted no fue ayer a la cama con el estómago vacío.
10. El hecho de que no han vivido toda su vida dentro de un radio de 50 km.
[..]
13. El hecho de que usted nunca ha sido abusado sexualmente por alguien a quien no pudiera acusar.
14. Su trabajo que le paga más de 80 centavos de dólar norteamericano por día.
[..]
18. Su ropa y el hecho de que usted tiene más de dos mudas de ropa.
19. Su capacidad de leer.
20. El hecho de que no tendrá que esperar 7-8 años para comprar un nuevo conjunto de ropa para sus hijos.

Una vez más, no pretendo saber qué deberes tiene un ser humano hacia otro, pero tratar de ser lo más generoso posible me parece una buena idea. Si esta lista no le motiva a reconsiderar algunas de sus ideas sobre su situación de riqueza y privilegio, algo más lo hará.

Además de la lucha por los derechos de las Kamaiyas y de su comunidad, Chaudhary ha estado luchando contra el cáncer durante los últimos cuatro años.

La lucha personal y política de Shanta Chaudhary es una gran inspiración! Genial ver su espíritu de lucha frente al cáncer.

Y al ingresar en la escuela secundaria, ha renovado su cruzada contra la discriminación y la explotación.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.