¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Nepal, el terremoto no destruyó suficientes viviendas

Rubble stones organized for building in Nepal. Credit: Laura Spero. Used with PRI's permission

Escombros para la reconstrucción en Nepal. Créditos: Laura Spero. Utilizada bajo la autorización de PRI.org

Este artículo y el informe radial de Laura Spero para The World se publicaron originalmente en PRI.org el 16 de julio de 2015, y son republicados aquí como parte de un acuerdo de intercambio de contenidos. 

El aire en el territorio de Archalbot  es sofocante bajo el sol de las 2:00 p.m. Kushal Adhikare, un niño de 12 años, me muestra alrededor de su casa.

Listen to this story on PRI.org »

“Hay grietas en todos lados” dice eufórico. “Esta casa estaba bien antes del terremoto, pero ahora está completamente dañada”.

A simple vista no te darías cuenta de que la vivienda de Kushal está a punto de colapsar. Tiene gruesas vigas de madera, y en el patio, paredes de piedra enlucida que lucen casi excelente.

“El exterior de la casa no está dañado, pero el interior está totalmente deteriorado”, dice Kushal, quien me lleva a una habitación en ruinas en el segundo piso, donde una grieta de un centímetro de ancho va desde una esquina superior hasta el suelo. Pregunto si podemos estar ahí y Kushal responde excitado que no deberíamos.

Cerca de 600.000 viviendas quedaron severamente afectadas cuando el pasado 25 de abril, un potente terremoto golpeó el país. Desde entonces, la prensa ha estado difundiendo fotografías de viviendas, construcciones y monumentos en ruinas. Sin embargo, al igual que la casa de Kushal, la mayoría de las viviendas afectadas todavía están en pie, a pesar de que son extremadamente peligrosas de habitar.

Esta es una de las más grandes ironías en la reconstrucción monumental que hoy afronta Nepal; cientos de personas sin hogar tienen viviendas que todavía necesitan ser niveladas.

“No dormimos en la casa”, dice Kushal . En el patio hay algunas camas debajo de un toldo. “Mañana o pasado mañana, haremos una casa temporal  e iremos allí ”.

Kushal in his house. Credit: Laura Spero. Used wtih PRI's permission

Kushal en su casa. Foto de: Laura Spero. Imagen utilizada bajo la autorización de PRI.org

Esta  “casa temporal de mañana” es un tema de discusión urgente. ¿Cómo se verá la casa temporal de Kushal? Después del terremoto, cuando Nepal se enfrenta a tener que optar entre diversas maneras de reconstruir medio millón de hogares que varían en solidez y rapidez, varios grupos trabajan duro, tratando de imaginar y diseñar un refugio apropiado en el que se consideren muchos factores como los costos, la durabilidad, rapidez y viabilidad.

Por ahora, el gobierno y las principales agencias de socorro han implementado una estrategia de vivienda unificada que consiste en distribuir láminas de zinc corrugado y dejar a las personas construir utilizando materiales y métodos locales. Los trabajadores humanitarios dicen que es la manera más eficiente de reconstruir el diverso paisaje y la cultura de Nepal.

“Aprendimos en la comunidad humanitaria que debemos confiar en la capacidad local, la técnica de construcción local” dice Jan Erik Kroyer, miembro de la Cruz Roja Danesa, quien está a cargo del refugio para 2.000 hogares en el distrito de Lamjung. “Y eso es muy diverso”.

Entregar las láminas y dejar que las personas construyan muros que representen la variedad de recursos y estilos en diferentes zonas de Nepal. “La idea es que de cada vivienda ha quedado algo, tal vez, un montón de ladrillos, una pila de piedras, algo de bambú o madera; estas cosas serán unidas con el nuevo techo que estamos entregando”.

Sin embargo, las agencias y los residentes enfrentan un variado número de demandas estructurales y estacionales en la ejecución de este plan. Para empezar, sólo la entrega de los nuevos techos conlleva una ardua tarea. Toneladas de estas láminas tienen que ser transportadas a través de terrenos peligrosos a más de medio millón de familias.

(Sé de primera mano cuán arriesgado es eso; dirijo una pequeña ONG en Nepal y hemos estado haciendo entrega de láminas en Lamjung y Parbat, pero para hacerlo debimos superar carreteras cerradas, tormentas y puentes rotos, y enviar dos tractores y posteriormente un jeep)

Luego, está la cuestión del espacio. Algunas familias carecen de espacio para construir un refugio porque los restos de sus antiguas casas permanecen en el lugar.

Otro problema es el clima. Las lluvias ya comenzaron, lo que significa torrenciales aguaceros casi todas las tardes, haciendo de la rapidez una prioridad.

Dipak Lal Bisgar at the side of his house. Credit: Laura Spero. Used with PRI's permission

Dipak Lal Bisgar a un lado de su vivienda. Foto de Laura Spero. Imagen utilizada bajo la autorización de PRI.org

En las afueras del distrito de Parbat, a dos días de distancia del epicentro del terremoto en Gorkha, el frenesí de ayuda humanitaria que se ve en otros lugares, aquí es nulo. Dipak Lal Bisgar solía vivir en un complejo de tres viviendas con sus hermanos en la localidad de Gijyang, ahora su lote es sólo una casa dañada, una parte de muros sin techo y un cimiento vacío donde pilas de escombros han sido cuidadosamente apilados.

A él le gustaría reconstruir su hogar como una vivienda resistente a los terremotos, con mejores materiales. Pero eso toma tiempo, y eso es lo que no hay.

“Necesitamos poner un techo sobre nosotros lo más pronto posible, usando bambú, madera o cualquier cosa que tengamos”, dice Dipak “Además, no hay garantía de que no ocurrirá otro gran terremoto, así que nadie quiere invertir demasiado en algo sofisticado”.

Dipak me recuerda que es temporada de cultivo, así que todos están muy ocupados en sus campos como para involucrarse en largos proyectos de construcción.

Dipak piensa en consultar con un ingeniero sobre cómo construir una vivienda resistente a los terremotos. Él llamará a alguien para que eche un vistazo y le de consejos para hacer una construcción a prueba de terremotos. Pero por ahora, Dipak necesita una lámina de zinc para construir un refugio temporal, y su vieja casa no está del todo en pie ni del todo destruida.

Dipak me lleva al interior de la habitación con un toldo extendido a cielo abierto. Allí irá otra lámina.

No soy ingeniero, le dije, pero para mí, esta habitación no se ve lo suficientemente resistente.

Dipak agarra un martillo y lo golpea en la pared. ¿Ve? -Me dice- Es seguro.

Él está convencido de que esta parte de la vivienda es habitable. Dipak dice que una de las habitaciones contiguas no lo era y él mismo la derrumbó.

Mientras tanto, Kushal ya ha aprendido algo sobre lo que se puede o no derrumbar. Quizás soñar con una casa es más fácil si se tienen 12 años, y es un ejercicio de cálculo de probabilidades.

“Puedo imaginarme cómo se vería la casa”, dice Kushal, cerrando sus ojos y levantando su mentón hacia el sol de la tarde. “Tiene algo de bambú aquí y allá también. Ahí está la puerta, allá la ventana…todo es mágico”.

“Me siento feliz en mi imaginación ”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.