¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sexo, video y periodismo encienden el debate por el derecho a la intimidad en Colombia

Policía Nacional de Colombia foto tomada de la cuenta en Flick del cuerpo de seguridad

Policía Nacional de Colombia foto tomada de la cuenta en Flick del cuerpo de seguridad bajo licencia Creative Commons.

Durante la semana del 15 de febrero de 2016 se dio a conocer a través de medios de comunicación colombianos, una serie de denuncias sobre una presunta red de prostitución masculina, auspiciada por altos mandos del gobierno colombiano conocida como la ‘comunidad del anillo’, y en la que policías del país estarían obligados a favores sexuales a cambio de ascensos en sus carreras.

Las denuncias estuvieron acompañadas por:

  1. Una apertura de investigación en contra del Director Nacional de la Policía, general Rodolfo Palomino.
  2. La publicación de un video que comprometería al viceministro del Interior, Carlos Ferro con la presunta red de prostitución masculina; a través de la cadena radial RCN, de amplia audiencia en Colombia.
  3. La renuncia tanto del director Nacional de la Policía, como del viceministro del Interior y de Vicky Dávila, directora de La FM (emisora a través de la cual se dio origen a la publicación del video), a sus respectivos cargos.

Todo lo anterior, en medio de un debate sobre la libertad de expresión, la libertad de prensa y el respeto por la vida privada (dado que el video dejaría al descubierto la presunta homosexualidad del ahora exviceministro). Las agitadas aguas han dado lugar a múltiples reacciones para lo que viene siendo el escándalo mediático más comentado en lo que va del año.

Juan Mosquera genera una reflexión frente a que pese a las renuncias, las dificultades de fondo continúan estando ahí.

En medio del acalorado debate en redes,  María Paula Castillo pregunta al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos:

y Nelfer Velilla manifiesta su asombro por el gran número de renuncias en menos de una semana:

Frente a la publicación del video, que dejó a la luz pública información sobre las preferencias sexuales de Ferro, Johansson Cruz escribe:

Mientras que Verónica Orozco considera que el video sí debió publicarse.

Diana Marcela Otabo pide un replanteamiento y análisis académico y de estado:

Félix de Bedout sostiene que la publicación fue importante pero reconoce que no fue la forma de dar a conocer el vídeo.

Mauricio Jaramillo M. reabre debate sobre la intimidad y el periodismo:

Al igual que la docente Astrid González Nariño a través de una carta abierta a la periodista Vicky Dávila:

Carta a Vicky Dávila Señora Dávila:Ante todo, permítame llamarla “señora” porque ni soy su amiga y mucho menos su…

Posted by Astrid González Nariño on martes, 16 de febrero de 2016

Lida Osorio se expresa en contra de la publicación del vídeo

Santiago Londoño Uribe recuerda que el video en cuestión es ahora parte de un expediente judicial, y en este sentido publica:

El video de Ferro no prueba ni delito ni falta disciplinaria. Podrá hacer parte de un expediente, pero publicarlo viola intimidad.

Posted by Santiago Londoño Uribe on martes, 16 de febrero de 2016

Por su parte, Ricardo Galán mediante un escrito en su página que habla sobre el doceavo mandamiento que en el argot popular es, no “dar papaya” (dar oportunidad de), plantea hasta qué punto un periodista puede afectar el derecho a la privacidad:

Carlos Ferro se deja llevar por la tentación y da papaya al caer en la trampa puesta por un policía que trata de salvar su pellejo y se deja grabar en una conversación que lo único que prueba es que no es apta para menores de edad, pero que publicada en la radio, Internet y las redes sociales se convierte en un papayazo para acabar con su carrera política, amenazar su vida familiar y poner en el debate público si los periodistas tenemos derecho a violar el derecho a la privacidad de un funcionario público más allá de sus preferencias sexuales.

Y finalmente, Bindy Cerra le da un toque de humor a la situación y comparte:

Hay quienes llaman incluso a establecer una nueva ley de medios, como el autor Iván Gallo tras cuestionar el profesionalismo de Vícky Dávila y a la familia de su esposo por supuestos nexos con el paramilitarismo, en un artículo en la web Las2Orillas:

Por actuaciones tan reprochables como la del video, es que se hace imperativa una nueva ley de medios en Colombia, si en realidad queremos salir del pozo infesto en el que estamos.

Sin embargo, las opiniones coinciden en una reflexión sobre la importancia de que las instituciones públicas gocen de credibilidad como en resumen lo comparte Juan Camilo Salazar Martínez:

La Policía Nacional de Colombia y la Defensoría del Pueblo son instituciones cuya legitimidad es fundamental para que funcione la democracia del país. Su función es representar y hacer respetar los más altos valores cívicos. Será muy difícil así construir paz, con un sistema de recompensas para los avispados, para los que el todo vale.

Posted by Juan Camilo Salazar Martinez on miércoles, 17 de febrero de 2016

Nuestra colaboradora Lully contribuyó en la redacción de este post.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.