¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Amjad Sabri, icónico cantante sufí de origen paquistaní fue asesinado a plena luz del día

maxresdefault

Amjad Sabri en concierto en febrero de 2012 en Trafo, Budapest. Captura de pantalla desde YouTube.

Amjad Sabri, uno de los artistas de música qawwali más reconocidos de Pakistán, fue asesinado a tiros por unos hombres armados en la ciudad portuaria meridional de Karachi, lo que dejó al país consternado. El qawwali es un tipo de música religiosa tradicional popular en el sur de Asia.

La policía calificó este ataque como “un asesinato selectivo y un acto de terrorismo”. Sabri, de 45 años, recibió cinco disparos en la tarde del miércoles en la zona de Liaqatabad, después que unos hombres armados que iban en moto hicieran frenar el vehículo y le disparasen. Qari Saifullah Mehsud, portavoz de un grupo disidente de los talibanes paquistaníes, reivindicó el ataque.

Amjad Sabri era uno de los qawwals más buscados del país. Sabri procedía de una familia de músicos. Su tío Maqbool Sabri y su padre, el difunto Ghulam Farid Sabri, formaron un grupo popular de música qawwali en la década de 1950 que se hizo famoso por su conmovedora interpretación de poesía mística.

Amjad Sabri mantuvo viva la tradición familiar y lideraba un movimiento para conseguir que la música qawwali fuera una tendencia, con lo que siguió los pasos del legendario músico Nusrat Fateh Ali Khan.

A raíz del asesinato de Sabri, las redes sociales en Pakistán han estado repletas de mensajes de aflicción y rabia por el brutal asesinato de este icono en el mes islámico de Ramzan, también conocido como Ramadán.

Fakhre Alam, cantante, compositor y presidente del consejo de censura de Pakistán, tuiteó lo siguiente:

Law Enforcement has failed us. All this garbage of high level meetings is bullshit. No one is safe here. I am heart broken & disgusted

La policía nos ha fallado. Toda esta basura de reuniones de alto nivel no son más que mentiras. Nadie está a salvo aquí. Se me parte el alma y estoy indignado.

El editor y periodista Najam Sethi expresó su aflicción y tristeza en Twitter con las siguientes palabras:

Terrible loss of Amjad Sabri. His voice touched so many hearts & souls across the globe. Let's not be numbed by these murderous terrorists.

Trágica pérdida de Amjad Sabri. Su voz llegó al corazón y al alma de muchas personas en todo el mundo. No nos dejemos aturdir por estos asesinos terroristas.

Debido al revuelo creado en todo Pakistán por la noticia de su muerte, comenzaron a aparecer en línea imágenes y vídeos sangrientos de su cuerpo en la escena del crimen. Jibran Nasir, activista de la sociedad civil, recomendó tener cautela y protestó contra la difusión de imágenes sangrientas en Twitter:

Plz show respect to & family. Stop sharing graphic videos/images. Remember him as the big man who moved millions with his voice

Por favor, respeten a y a su familia. Dejen de compartir imágenes y vídeos explícitos. Recuérdenlo como el gran hombre que con su voz logró emocionar a millones de personas.

Shehzad Ghias Sheikh, actor y cómico de monólogos e improvisaciones, recordó en esta publicación la muerte del icono cultural de Karachi, Sabeen Mehmud, que fue asesinado a tiros el año pasado:

Countries can be won through war but if you want to defeat a nation, you have to kill the artists, thinkers, scholars and lovers. Amjad Sabri has been brutally murdered on the streets of Karachi and the condolences are pouring on from all over but soon he will just be another number on the long list of the deceased for no rhyme or no reason.

Sabeen Mahmud died on the same streets, Wasim Akram's car was shot at and Hamid Mir was almost gunned down. These are just a few of the reported crimes. There are even more which go unreported. One of the most prominent actors in Pakistan was recently kidnapped and held at ransom. Just yesterday, the son of the sitting Chief Justice of Sindh was kidnapped.

Can we rest the notion that Karachi is now a safe city? How long will we lie to ourselves just to protect our “reputation on the international stage”?

We have death threats against a prominent media personality floating freely on social media these days. Would we mourn him if some psycho acts on them?

Did we do anything to stand against the multiple death threats received by Amjad Sabri when he was accused of blasphemy for singing a famous qawali just because Geo and ARY were in a war with each other?

We do not know why Amjad Sabri was murdered. Honestly, does it even matter?

As a fellow member of the artist community, I can testify that there is hardly an artist in this country who has not received a death threat for some reason or the other.

When artists do not die in Pakistan from a bullet; they die from our indifference. Habib Jalib and Mehdi Hasan died because they could not afford better treatment. Let that sink in people.

Amjad Sabri is dead and people are sharing videos of him dying and bleeding in his car on social media, this is the country we live in.

If you're looking for a reason as to why he died. You won't find one, if someone asks you ‘Why’, just say “Because…Pakistan”.

Se puede ganar a un país mediante la guerra, pero si quieres vencer a una nación tienes que matar a sus artistas, pensadores, intelectuales y amantes. Amjad Sabri ha sido brutalmente asesinado en las calles de Karachi y están llegando condolencias desde todos sitios. Sin embargo, pronto no será más que otro número en la larga lista de personas que han fallecido sin razón alguna.

Sabeen Mahmud murió en las mismas calles, dispararon al coche de Wasim Akram y Hamid Mir casi es asesinado a tiros. Esos son solo algunos de los delitos registrados. Hay muchos más que no se llegan a declarar. Uno de los actores más destacados de Pakistán fue secuestrado recientemente y se pidió un rescate. Ayer mismo, el hijo del presidente en funciones de Sind fue secuestrado.

¿Podemos garantizar que Karachi es una ciudad segura? ¿Durante cuánto tiempo podremos mentirnos a nosotros mismos por el simple hecho de proteger nuestra “reputación a nivel internacional”?

Actualmente podemos ver amenazas de muerte contra personalidades importantes de los medios que viajan libremente por las redes sociales. ¿Lloraríamos por esas personas si algún sicópata las pusiera en práctica?

¿Hicimos algo para luchar contra las múltiples amenazas de muerte que recibió Amjad Sabri cuando se le acusó de blasfemia por cantar un famoso qawali, simplemente porque Geo y ARY estaban en conflicto entre sí?

No sabemos por qué asesinaron a Amjad Sabri. Y, sinceramente, ¿tiene importancia alguna?

Como miembro de la comunidad artística, puedo dar fe de que hay pocos artistas en este país que no hayan recibido una amenaza de muerte por una razón u otra.

En este país, si los artistas no mueren a tiros, mueren por nuestra indiferencia. Habib Jalib y Mehdi Hasan murieron por no poderse permitir un mejor tratamiento médico. La gente tiene que captar esa idea.

Amjad Sabri está muerto y la gente comparte vídeos en las redes sociales de cómo se desangraba en su coche antes de morir. Este es el país en el que vivimos.

Si buscas una razón para explicar su muerte, no encontrarás ninguna. Si alguien te pregunta “¿por qué?”, simplemente di “porque… es Pakistán”.

El gobierno de Pakistán, impulsado por el revuelo surgido en todo el país, comenzó a arrestar sospechosos y ha prometido detener a los asesinos. El primer ministro de Sind, Qaim Ali Shah, suspendió al superintendente del distrito y al oficial de la comisaría de policía de Liaquatabad, ambos a cargo del incidente.

Salman Ahmed, un guitarrista famoso, mostró en el siguiente tuit la gran decepción que siente por la apatía y frustración existentes:

The PM & Sindh Gov't is sorry about ‘s murder…. are we all just lambs for the slaughter?No leadership,No plan & Zero competence

El primer ministro y el gobierno de Sind sienten la muerte de … ¿Somos todos simplemente como corderos que son llevados al matadero? No hay liderazgo, no hay ningún plan ni tampoco hay personas competentes.

Los asesinos de Sabri podrían ser encontrados porque hay presión sobre la policía para buscar justicia. Sin embargo, los mensajes en las paredes de Pakistán son más claros que nunca: el espacio para el arte y la cultura está siendo reducido ante el ataque rabioso de la radicalización y la violencia.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.