¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Crítico de cine omaní fue condenado a prisión por publicaciones en Facebook

13579465355_f019a5615a_k

Un puesto de control militar en Salalah, la capital de la región Dhofar ubicada en el sur de Omán, lugar donde los rebeldes izquierdistas llevaron a cabo una rebelión en contra del ex sultán en 1962. Dhofar fue también un semillero de protestas en contra del gobierno en el 2011. Foto de Juozas Šalna.

El 8 de noviembre, un juzgado de primera instancia en la capital omaní de Mascat, condenó al poeta y crítico de cine Abdullah Habib a tres años de prisión y a pagar una multa de 2000 riales omaníes (US $5200) por sus publicaciones en Facebook acerca de religión, política y derechos humanos en la Sultanía.

Según el Monitor Omaní de los Derechos Humanos, Habib fue condenado por blasfemia, desprecio hacia la religión y por “dar un uso al Internet que podría perjudicar el orden público estatal”, bajo el Artículo 19 del Acta de Delitos Informáticos del país.

El arresto de Habib, fue originado por una publicación en Facebook exigiendo que el gobierno omaní revele los sitios donde fueron enterrados los rebeldes asesinados durante revueltas civiles en la región de Dhofar entre 1962 y 1976. En ese entonces, izquierdistas y nacionalistas árabes buscaban derrocar al gobierno del antiguo sultán Qaboos bin Said Al Said, y así establecer un estado comunista.

En abril del 2016, Habib fue arrestado por primera vez por los servicios omaníes de Seguridad Interna (ISS, por sus siglas en inglés) para ser interrogado. El hombre de 53 años quedó detenido en régimen de incomunicación hasta su liberación a comienzos de mayo.

Luego fue arrestado otra vez el 11 de julio por publicaciones haciendo referencia al ayuno y al llamado musulmán a la oración. Según una página de Facebook que apoya a Habib, en esas publicaciones el escritor había denunciado lo que consideraba “hipocresía religiosa y social, poniendo como ejemplo los desmesurados festines” durante Ramadan, el mes musulmán del ayuno, y el uso de parlantes para emitir el adhan o la llamada a la oración, particularmente durante horarios de descanso en zonas altamente pobladas.

El 10 de mayo del 2016, Amnistía Internacional hizo una declaración por escrito respecto al caso:

Abudlah Habib. Photo shared on the Facebook page: Freedom to Omani Intellectual and Writer Abdullah Habib

Abdullah Habib. Foto compartida por la página de Facebook: Libertad para el escritor e intelectual omaní Abdullah Habi.

Oman imposes arbitrary restrictions on the right to freedom of expression and in recent years many peaceful activists, government critics and others have been arrested and detained, often on public order charges or under vaguely worded penal code provisions that criminalize insulting the Sultan. Those detained are often held for several days before being released. Abdullah Habib’s case is an example of the pattern of intimidation by Omani authorities, including the ISS, of people who are simply exercising their right to freedom of expression.

Omán impone restricciones arbitrarias al derecho a la libertad de expresión y en los últimos años, muchos activistas pacíficos y personas que criticaban al gobierno fueron arrestadas y encarceladas, generalmente acusados de atentar contra el orden público o por disposiciones del Código Penal creadas para penalizar cualquier insulto contra el sultán. Aquellos que son encarcelados son retenidos por muchos días antes de ser finalmente liberados. El caso de Addullah Habib es un ejemplo del modo en que las autoridades omaníes, incluyendo al ISS, buscan intimidar a personas que simplemente están ejerciendo su derecho a la libertad de expresión.

El caso de Habib forma parte de una prolongada tendencia. Luego de protestas sin precedentes denunciando corrupción y reclamando puestos de trabajo en febrero del 2011, el gobierno omaní se puso más estricto con los medios de comunicación independientes, activistas, escritores y blogueros. Ese mismo año, el sultán emitió una ley de delitos informáticos conformada por cláusulas confusas que regulan la libertad de expresión en la red. El artículo 17 de la ley, prescribe un pena de prisión de un mes a tres años para aquellos condenados por utilizar la tecnología de comunicación e información para distribuir material que “pueda perjudicar o violar la ética pública”. El artículo 19 castiga con la misma sentencia a aquellos culpables de distribuir y poseer contenido que “pueda perjudicar el orden público o los valores religiosos”.

Hoy, los ataques contra la libertad de expresión en Omán no cesan. En el mismo día que condenaron a Habib, un tribunal administrativo ratificó un veredicto confirmando la decisión del Ministerio de Información de prohibir el diario independiente Alzamn debido a un informe sobre los roces entre el gobierno y el poder judicial.

Abdullah Habib, crítico de cine

Con un título de grado en Crítica Cinematográfica otorgado por la Universidad de California en Los Ángeles, Abudllah Habib dirigió cinco cortometrajes y publicó doce libros de poesía y cuentos. También ganó varios premios por sus trabajos, entre ellos el Premio de la Asociación Cultural de Abu Dhabi en 1992, por su película “This is not a Pipe” (Esto no es una pipa) y el Premio del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (GCC, por sus siglas en inglés) por su excelente producción cultural del año 2013. Habib, miembro del comité fundador de cine en el GCC, tradujo al árabe textos acerca de críticas cinematográficas y teoría literaria incluyendo “Notes on Cinematography” (Notas sobre cinematografía) de Robert Bresson y “The Space of Literature” (El espacio de la literatura) del francés Maurice Blanchot.

En una entrevista realizada por el sitio de noticias en línea Al-Araby Al-Jadeed en febrero de este año, Habib llamó “liberación omaní” a las protestas del 2011 en su país, añadiendo que esas protestas representan un avance sin precedentes en la historia moderna de Omán, ya que destruyeron la barrera del miedo dentro del ciudadano omaní. También describió a la “liberación árabe” como una “continuación del sueño de su generación: libertad y vida digna”.

As long as there is a human being exploiting a human being, there are revolutionary dreams, and dreams make the future.

Mientras haya un ser humano explotando a otro ser humana, habrá sueños revolucionarios, y los sueños construyen el futuro.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.