¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Grupos de DD. HH. preocupados por la salud del académico detenido en los EAU Nasser Bin Ghaith

The Abu Dhabi branch of the Paris-Sorbonne University, where Nasser Bin Ghaith used to lecture. Photo posted by Panorams on Flickr under a creative commons license

Campus de la Universidad Paris-Sorbonne en Abu Dhabi, donde Nasser Bin Ghaith solía dar clases. Imagen publicada por Panorams en Flickr con licencia creative commons.

Grupos de derechos humanos expresaron su preocupación por el deteriorado estado de salud del académico y economista de los Emiratos Árabes Unidos, Nasser Bin Ghaith, quien se encuentra en prisión desde agosto del 2015 bajo cargos que incluyen el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión.

Entre otros cargos, Bin Ghaith es acusado de cometer un “acto hostil” contra un país extranjero por tuits que criticaban a las autoridades egipcias y su sangriento actuar del 2013 sobre los protestantes que se reunieron en la plaza Rabaa a manifestarse en contra del ejército que destituyó al presidente electo Muhammad Morsi. Dicho actuar terminó con más de 800 civiles muertos, de acuerdo a Human Rights Watch.

Nasser Bin Ghaith during a panel discussion on the "geopolitical significance of the Arab Gulf Region" in December 2014. Screenshot from youtube video posted by the Arab Center for Research and Policy Studies.

Nasser Bin Ghaith. Captura de pantalla de un video de Youtube publicado por el Centro Árabe de Investigación y Estudios Políticos.

El miércoles 18, la corte de apelaciones postergó su juicio, el cual ya había sido previamente postergado en distintas ocasiones por la corte suprema, para el 22 de febrero.

Luego de su arresto en agosto del 2015, las autoridades de los EAU mantuvieron a Bin Ghaith incomunicado durante nueve meses. En su primera aparición en la corte el 4 de abril del año pasado, le dijo al juez que lo habían golpeado y que no le permitían dormir durante su detención.

El abuso en contra de Bin Ghaith continúa y grupos de derechos humanos están alarmados por su deteriorado estado de salud. En una declaración del 15 de enero, el Centro del Golfo para los Derechos Humanos expresó:

Bin Ghaith is reportedly suffering from serious medical issues that require immediate attention by a specialised doctor, but he is not getting medical treatment while in Al-Sader jail, in the Security Ward. He had faced previous health issues, including tooth pain, which was treated after several weeks. He also was not given his glasses for several weeks. In addition, he has been refused access to winter clothes. Bin Ghaith also suffers from high blood pressure, and is not always given access to his medication. His blood pressure has not been measured for over nine months. He has only been allowed to leave his cell for an hour to walk in the sun, and has been kept in solitary since his arrest in August 2015, except for two weeks.

No phone calls are allowed to his lawyer, and calls to his family are arbitrary, sometimes allowed and sometimes not allowed for weeks.

Bin Ghaith sufre serios problemas médicos que requieren la atención especial de un doctor, pero no está recibiendo tratamiento médico mientras está en la cárcel de Al Sader. El se ha visto afectado por diversos problemas de salud, incluido un dolor de dientes que recién trataron después de varias semanas. Además, se le negó el acceso a ropa de invierno. Bin Ghaith también sufre de presión arterial alta y no siempre tiene acceso a sus medicamentos. Hace más de nueve meses que no miden su presión arterial. Solo se le ha permitido salir de su celda para caminar una hora bajo el sol y se le ha mantenido en solitario desde su arresto en agosto del 2015, excepto durante dos semanas.

No se le permite llamar a su abogado y las llamadas a su familia son arbitrarias, a veces se le permiten y otras veces se le prohiben durante semanas.

La organización sin fines de lucro Americanos por la Democracia y los Derechos Humanos en Bahréin dijo el 17 de enero:

Dr. bin Ghaith has reportedly also begun to suffer from a serious medical condition that requires prompt treatment from a specialized doctor. Emirati authorities have failed to provide such treatment. In the rare event that Emirati officials have responded to bin Ghaith’s medical needs, they have failed to do so in a timely manner. It took several weeks, for example, for a doctor to examine Dr. bin Ghaith for pain he had experienced in his teeth; authorities have also been inconsistent in their provision of medicine that Dr. bin Ghaith takes to control his blood pressure. Dr. bin Ghaith has alleged that, during his disappearance, security forces tortured him by beating him, depriving him of sleep, and subjecting him to other forms of physical abuse.

Además, el Dr. bin Ghaith comenzó a sufrir enfermedades serias que requieren un tratamiento rápido por parte de un especialista. Las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos no le han entregado dicho tratamiento. Las pocas veces que los funcionarios emiratíes han respondido a las necesidades médicas de bin Ghaith, no lo hacen de manera puntual. Por ejemplo, tardaron varias semanas en que un doctor examinara al Dr. bin Ghaith por un dolor que presentaba en sus dientes; las autoridades además son inconsistentes en entregar la medicina que el Dr. bin Ghaith toma para su presión arterial. El Dr. bin Ghaith alegó que, durante su desaparición, las fuerzas de seguridad lo torturaron con golpes, privándolo de sueño y sometiéndolo a otros tipos de abuso físico.

Asimismo, organizaciones como la Campaña Internacional por la Libertad en los Emiratos Árabes Unidos, el Centro Internacional por la Justicia y los Derechos Humanos y el Centro de Derechos Humanos de Emiratos Árabes Unidos expresaron su preocupación por la salud de Bin Ghaith.

Bin Ghaith enfrenta cinco cargos en total, tres de ellos por expresar sus pensamientos en línea. Algunos de los cargos se encuentran bajo el Artículo 29 de la Ley de Delito Informático de los EAU del 2012, donde se penaliza publicar contenido con “intención sarcástica” o que “dañe la reputación” del Estado o de sus líderes, un crimen cuya sentencia alcanza los 15 años en prisión. La acusación tiene relación con un tuit que “ridiculiza la decisión de los EAU a destinar tierras a la construcción de un templo hindú”, de acuerdo a los informes de la prensa local. Los otros dos cargos están relacionados con su vínculo con los partidos Umma y Al Islah, ambos clasificados como organizaciones “terroristas” por las autoridades de los EAU.

El 18 de enero, Bin Ghaith apareció por primera vez ante la Corte Federal de Apelaciones de Abu Dhabi, luego de que su caso fuera transferido desde el Tribunal Supremo Federal de acuerdo a un nuevo decreto (decreto de ley número 11/2016) el que dictamina que la Corte Federal de Apelaciones es ahora responsable de los casos relacionados con la seguridad del estado. Esta modificación le da a Bin Ghaith la oportunidad de apelar su sentencia en el futuro ya que las sentencias dictadas por el Tribunal Supremo en los EAU no pueden ser objeto de apelación. Sin embargo, su extenso juicio no parece que vaya a terminar pronto.

A modo de prevenir un alzamiento como la Primavera Árabe dentro de sus fronteras, el gobierno de los EAU introdujo una serie de medidas severas en contra de críticos y activistas en el 2011. Estas medidas no acaban ya que el gobierno aún recurre a tácticas de arresto, desapariciones forzadas, detenciones sin derecho a comunicación, juicios parciales y tortura a quienes se encuentran en prisión.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.