¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activistas dicen que medios azerbaiyanos instigan miedo y odio a los homosexuales

Foto de Aziz Karimov utilizada en Open Caucasus Media y publicada aquí con autorización

Esta es versión del publicación de un sitio web asociado escrito por que apareció originalmente en el sitio web OC Media.

Cuando hablan sobre homosexualidad, los medios azerbayanos renuncian por completo a la ética más elemental. En lugar de informar objetivamente, la prensa difunde el odio y la discriminación, y se arroga el papel de bastión de la propaganda conservadora gubernamental.

La homosexualidad sigue siendo un tema tabú en Azerbaiyán, y los gays se enfrentan a la discriminación en muchos aspectos de la vida y en numerosos rubros, como educación, empleo, salud, vivienda, el ejército y la policía, por mencionar algunos.

Cuando los medios hablan de este tema, obtienen inevitablemente más atención del público. Los políticos los utilizan para influenciar a los ciudadanos, y abusan de los medios tradicionales, en los que el público confía a pesar de no ser libres.

La guerra informativa es un concepto muy real para los asediados homosexuales que viven en el país. Los partidos políticos difunden propaganda y desinformación con el fin de manipular al público para que considere a los elementos minoritarios de la sociedad como el enemigo.

«A veces los periodistas olvidan el poder que tienen»

Los medios son una herramienta clave para divulgar desinformación y propaganda. En la mayoría de los casos, las agencias de noticias de Azerbaiyán, estén bajo el control del gobierno o sean independientes, justifican la discriminación de los gays.

Los medios dan forma a la narrativa sobre la sexualidad, y desempeñan un importante papel en cómo la sociedad entiende y acepta a los grupos marginales, en concreto a la comunidad homosexual.

Samad Ismayilzadeh es el fundador y uno de los editores de Minority, la primera revista gay del país. Ismayilzadeh es crítico con los medios, y cree que tienen una enorme influencia al momento de determinar la opinión pública sobre los homosexuales.

Ismayilzadeh dijo a OC Media:

Sometimes journalists forget their power, and mislead people with their unprofessional manners. This can be especially true regarding LGBT issues. When popular news agencies or social media pages share provocative posts about the LGBT community, trying to build the popularity of their portal, most of the time it creates an atmosphere of hate and agony. People start reacting aggressively, bringing some biased thoughts to the table. 

En ocasiones, los periodistas olvidan su poder y confunden a la gente con su actitud poco profesional. Esto resulta cierto en especial en los asuntos LGBT. Cuando las agencias de noticias más populares o las páginas de medios sociales difunden comentarios provocativos sobre la comunidad LGBT, en un intento de popularizar su portal, suelen crear un ambiente de odio y sufrimiento. La gente comienza a reaccionar de forma agresiva, poniendo opiniones tendenciosas sobre la mesa.

Cuando hablan de temas homosexuales, los medios de Azerbaiyán utilizan casi siempre un lenguaje homofóbico y transfóbico, también en los titulares y las fotografías, que tienen un fuerte impacto en la forma en que sus lectores sienten y entienden a los gais.

Por ejemplo, cuando se habla de transgénero en las noticias, normalmente se hace en relación con delitos perseguidos por la policía.

Cuando se informa de delitos de odio o asesinatos de transgéneros, en las noticias se da prioridad al testimonio del perpetrador.

En muchos casos, los detalles del delito no se explican con detalle, y en cambio se centran en la discusión de la sexualidad o la identidad de género de la víctima. Casi siempre se hace hincapié en el nombre de esa víctima tal y como aparece en su tarjeta de identidad anterior a su cambio de sexo.

Hatampasha, que se convirtió en mujer, fue asesinada en Baku

Repiten como loros el odio de políticos y funcionarios

Los medios también difunden ciegamente el discurso de odio de políticos, «psicólogos», parlamentarios y otras autoridades, sin discutir lo que dicen ni ofrecer opiniones alternativas. Las alocuciones de los funcionarios estatales están a menudo colmadas de odio, y contienen elementos discriminadores, racistas, homofóbicos y transfóbicos.

Este es un ejemplo de cómo los medios elaboran una narrativa deliberadamente discriminadora:

El cambio de sexo, la transición de hombre a mujer y viceversa, está prohibido por ley en Azerbaiyán. Pero la mayor parte de las clínicas privadas no prestan atención a esta ley. A pesar de no estar permitido oficialmente, es posible ver en los medios sociales a esta mal llamada «gente» que ha cambiado su sexo. No deja de ser interesante imaginar cómo, si la ley lo prohíbe, Kamil [nombre masculino] se convirtió en Kama [nombre femenino]. La cuestión es el cambio de sexo. Esto significa que el que hoy es hombre, mañana es una mujer de larga cabellera y esbelta cintura, o la mujer elegante de hoy es mañana un hombre barbudo y de anchos hombros.

En los medios, a los homosexuales se les retrata de forma casi exclusivamente negativa, lo que refleja la intolerancia presente no solo en Azerbaiyán, sino en toda la región del Cáucaso. Un tratamiento más positivo o una mayor presencia de la comunidad gay en los medios podría ayudar a incrementar la aceptación y el apoyo a dicha comunidad, a establecer la normalidad de la homosexualidad y a proporcionar una información muy necesaria sobre el tema.

Hacer un retrato más positivo de los gays

Según Ismayilzadeh, en ciertos casos donde a los homosexuales se le describe bajo una luz más normal, incluso positiva, y hasta se les invita a programas de televisión. Esto depende de su nivel de vida, profesión, o incluso de sus opiniones políticas.

No obstante, lo más normal es que se enfrenten al acoso. Ismayilzadeh piensa que la gente prefiere no pensar siquiera en los problemas de los gays. «La ciudadanía siempre ve este tema como algo que debería tratarse en último lugar, cuando todos los demás se hayan resuelto», dice.

«El apocalipsis. Ricky Martin y su nuevo novio Jwan Yosef en la alfombra roja. Brrrrrr».

La representación positiva de los homosexuales en los medios puede tener un enorme impacto en la sociedad, y los medios tienen la oportunidad y la responsabilidad de moldear la cultura. La homosexualidad y los homosexuales debe describirse como son en todos los canales y géneros de medios, de la misma forma que han hecho otras comunidades a lo largo del tiempo.

Es lo que intenta hacer Minority, arrojar una luz positiva sobre los homosexuales. Ismayilzadeh cree que los medios deberían escribir historias sobre gays, como doctores que salvan vidas o activistas que luchan por los derechos humanos. «Hay un montón de personas fantásticas en la comunidad LGBT que la gente tiene que conocer mejor», dice.

Hay algunas organizaciones que intentan proteger los derechos de los gays y presentar una faceta diferente de esta comunidad en Azerbaiyán. Pero se enfrentan a muchas dificultades. Según Ismayilzadeh, a estos grupos les resulta muy difícil identificar incidentes de odio o discriminación. «Sigue existiendo un gran tabú sobre los asuntos LGBT, y la gente prefiere ocultar los incidentes de su día a día: por eso, defenderles resulta más complicado».

«Miren a quién esconden en la clínica. Hay ‘mavi’ (palabra peyorativa por ‘homosexual’) ocultos en el hospital Semashko o los doctores juegan al escondite.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.