¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Violencia en Arsal es recordatorio de lo vulnerables que son los refugiados sirios en el Líbano

Valle Bekaa, Líbano. FotoUNHCR/L. Abou Khaled. Attribution-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-ND 2.0).

Los sirios que huyeron de la guerra en su país hacia la ciudad fronteriza labanesa de Arsal se ven de nuevo atrapados en la violencia entre fuerzas libanesas y grupos militantes de Siria.

Uno de los más recientes incidentes ha generado temor de renovada hostilidad hacia los refugiados. Arsal tiene antecedentes de dearramamientos de sangre relacionados con Siria debido a su cercanía con el país, y suele ocurrir que los refugiados terminan siendo chivos expiatorios después del conflicto armado.

El 30 de junio de 2017, soldados libaneses incursionaron en dos campos de refugiados sirios en la ciudad fronteriza de Arsal, en el valle Bekaa, al este del Líbano, para “buscar terroristas, armas y explosivos”. Se encontraron con cinco bombarderos suicidas, según la Agencia Nacional de de Noticias del Líbano. Una niña siria murió cuando un bombardero suicida hizo detonar un explosivo.

Al menos 350 personas fueron detenidas en las incursiones; el 4 de julio, 315 fueron puestos en libertad, según el periódico libanés Daily Star. No se supo del paradero de los que seguían detenidos. Había parientes de Ruslan Trad, colaborador de Global Voices, entre los detenidos.

Cuando se supo de la violencia en Arsal, en medios sociales se difundieron fotos de los detenidos con la cara en el suelo rodeados de soldados que fueron objeto de críticas.

En el Líbano, el Ejército incursionó en campo de refugiados en Arsal y arrestó a 150 hombres.

Pero otros apoyaron las acciones del Ejército. El bloguero libanés Claude El-Khal escribió que estas críticas en línea constituyen “ataques contra el Ejército libanés”.

Además, el popular sitio web de noticias Da7yeh, con un postura editorial a favor de Hezbolá, el poderoso grupo político y militante libanés, publicó una foto a sus más de 400,000 seguidores de algunos detenidos, donde se burlaban de ellos y los llamabas integrantes de ISIS. Hezbolá ha luchado en la guerra siria del lado del gobierno del presidente Bashar al-Assad e Irán, con afirmaciones de que intervención era para “proteger al Líbano” y “luchar contra terroristas”.

La leyenda dice: “los héroes del Ejército libanés escribió ‘mula’ en una persona de ISIS’. Fuente: página de Facebook de ‘Da7yeh’.

Acusaciones de tortura después de muerte de detenidos

Pero el martes 4 de julio, el Ejército publicó otra declaración donde afirmaban que cuatro de los detenidos sirios murieron en custodia “debido a complicaciones de salud”, lo que plantea preguntas sobre el trato de reciben los detenidos.

Muchos activistas sirios han afirmado que a los hombres los mataron, o que el Ejército libanés fue culpable de maltrarlos antes de su muerte. Varias organizaciones de derechos humanos han pedido investigaciones independientes, incluidos Human Rights Watch y el Centro Libanés para los Derechos Humanos, que específicamente condenó el uso de tortura por parte de las fuerzas armadas:

نستنكر بشدة ما حصل منذ يوم الجمعة المنصرم، من نشر صور مهينة لعمليات التوقيف والتعذيب والحملة الممنهجة لترهيب كل من رفع الصوت لانتقاد الإجراءات غير القانونية المتبعة من قبل القوى المسلحة.

Condenamos enérgicamente lo que ha pasado desde el pasado viernes [30 de junio], la difusión de imágenes que documentan los arrestos, la tortura a los detenidos y la sistemática campaña de intimidación contra cualquier persona u organizaciones que alzaron su voz para criticar los procedimientos ilegales usados por las fuerzas armadas.

Pero los que critican o siquiera cuestionan la metodología a menudo reciben desprecio e intimidación. El dicho “el Ejército es una línea roja” (الجيش اللبناني خط أحمر) es popular en el Líbano, y denota la extendida creencia de que el Ejército está más allá de las críticas.

Por ejemplo, la página de Facebook titulada “El Ejército es una línea roja” (en árabe), pidió a sus más de 40,000 seguidores que exigieran el arresto del abogado Tarek Chindeb, que criticó al Ejército en su cuenta de Twitter.

Además, las agencias gubernamentales han atacado a grupos de derechos humanos que plantean acusaciones de tortura. En 2011, varios organizaciones pidieron al Gobierno que “cesaran el acoso a activistas de derechos humanos por documentar la tortura”.

Por su parte, el ministro de derechos humanos libanés pidió una investigación de los acontecimientos luego de Arsal, y citó la necesidad de “preservar la imagen del Ejército y evitar rumores que pueden ser maliciosos”.

El bloguero libanés Kareem Chehayeb, al señalar que la evidencia muestra que “la policía y el Ejército practican la tortura se rutinariamente”, señaló que lo ocurrido en Arsal prueban un problema mayor en torno a refugiados el Líbano:

Debemos reconocer que la tortura es una práctica rutinaria de la policía y el Ejército del Líbano, y fue documentado por Human Rights Watch y la Fundación Alkarama en múltiples casos.
——–
Sin importar lo que pasó, debemos reconocer que es inhumana la respuesta a estos ataques donde se asume que todos los refugiados/sirios son culpables.

Arsal y la guerra civil siria

Captura de pantalla Google Maps que muestra la ubicación de Arsal en el Líbano. Fuente: Google Maps.

Arsal se ha visto afectado por la revolución siria y posterior guerra civil por su proximidad a la frontera siria.

Entre noviembre y diciembre de 2013, la infame Batalla de Qalamoun en Siria entre fuerzas a favor y en contra del régimen empujaron a 100,000 refugiados a zonas vecinas del Líbano, sobre todo Arsal. La batalla resultó en una decisiva victoria para el régimen de Assad y su aliado Hezbolá.

En cuestión de meses, la población de Arsal se triplicó.

Unos meses después, el 2 de agosto de 2014, el Ejército libanés arrestó a un comandante de Nusra, afiliado de Al Qaeda en Siria, y posteriormente la ciudad fue atacada por Nusra e ISIS. Los grupos extremistas tomaron la ciudad ese día, y refugiados y habitantes quedaron atrapados entre dos partes en guerra durante algnos días.

Luego vino la Batalla de Arsal, que duraría hasta el 7 de agosto de 2014. Se cobró la vida de 30 militantes, 17 soldados y hasta 42 civiles, con otros 19 soldados desaparecidos. Al final, los grupos se retiraron de la ciudad, y el Ejército libanés dedicó sus esfuerzos a recuperar a los suyos.

El 30 de agosto de 2014, ISIS decapitó a Ali Sayyed, uno de los soldados Ali Sayyed, en un macabro video publicado en línea. El 7 de septiembre, ISIS decapitó a un segundo soldado libanés, Abbas Medlej.

Pronto se supo que Nusra también había ejecutado a dos soldados.

El 1 de diciembre de 2015, 16 prisioneros libaneses fueron intercambiados por 13 miembros de Nusra en una canje en Arsal. El acuerdo, que tomó todo un año, fue negociado por Qatar.

Precaria situación de los refugiados sirios

Heridas que el refugiado sirio “Ali” mostró luego de ser atacado en su casa en Jnah, cuando le dispararon perdigones el 19 de septiembre de 2014, por hombres que cree pertenecen a un partido político libanés. Fuente: Human Rights Watch. CC BY-NC-ND 3.0 US.

Lo último que se sabe de Arsal preocupa a algunos de que los sirios puedan ser vícitimas de represalias.

Después de la Batalla de Arsal en 2014, Human Rights Watch documentó 11 ataques violentos contra refugiados sirios o personas que se creía eran sirias. Un refugiado dijo dijo en ese momento a la organizctión:

When I first arrived, Lebanese people were very hospitable to me, they treated me like a refugee, someone who needed protection and had fled from the war. Now they treat me as if I am a terrorist or a security threat.

Cuando llegué, los libaneses fueron muy acogedores, me trataron como a un refugiado, alguien que necesitaba protección y que había huido de la guerra. Ahora me tratan como si fuera un terrorista o una amenaza a la seguridad.

El ministro de Defensa del Líbano, Yacoub Sarraf, sostuvo que el reciente incidente mostraba la importancia de abordar la crisis de los refugiados en el Líbano. Según ACNUR, poco más de un millón de refugiados sirios están en el Líbano.

Varios parlamentarios apoyan la idea de enviar a refugiados sirios a “zonas seguras” en Siria, lo que implicaría trabajar con el gobierno de Assad, una propuesta sumamente controvertida para plantear al Líbano.

El público libanés está ya cansado del gobierno de Assad por la anterior ocupación de Siria a su país, que terminó en 2005. Fue la llamada Revolución del Cedro, desencadenada por el asesinato de Rafik Hariri, exprimer ministro libanés y político contra a Assad.

Además, los propios refugiados se resisten a la idea por temor de regresar a zonas en poder del régimen. El periódico Daily Star citó una fuente anónima que dijo que muchos refugiados de Arsal solicitaron ser trasladados a Jarablus, a manos de los rebeldes, en Siria.

Y algunos movimientos políticos del país sostienen que Siria no tiene gobierno legítimo, por lo que sería imposible coordinar con alguien en el poder el regreso de los refugiados. El ministro de Asuntos de Refugiados del Líbano insiste en un regreso coordinado con Naciones Unidas para el regreso de los refugiados sirios, y se niegan a tratar con Assad.

En respuesta, el embajador del gobierno de Assad en el Líbano, Ali Abdel-Karim Ali, acusó a políticos contrarios a Assad en el Líbano de “tratar de anular realidades históricas y geográficas”.

Por su parte, Naciones Unidas manifestó que era ‘demasiado pronto’ para que grandes cantidades de refugiados regresaran a Siria.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.