¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sentencia por violación de jefe de culto indio deja a millones de seguidores en el limbo

El jefe del culto Dera Sacha Sauda, Gurmeet Ram Rahim. Captura de pantalla de un video de YouTube de Siddharth Kannan.

En India, un número considerable de “gurús” (maestros) y “babas” (ascetas) predican enseñanzas espirituales, religiosas y filosóficas. Algunos, que se proclaman como “hombres de Dios”, ganan una popularidad masiva cuando seducen seguidores y aumentan sus seguidores porque se establece una relación psicosocial profunda que les ofrece consuelo, poder y un sentido de comunidad.

El viernes 25 de agosto, el polémico Gurmeet Ram Rahim, lider de una secta muy popular llamada Dera Sacha Sauda, fue condenado por la corte de la Oficina Central de Investigación (CBI) por violación en dos casos. Los casos se encuentran en juicio desde 2008, cuando el CBI inició una investigación a jefe de Dera Sacha Sauda. Durante la investigación, dos mujeres denunciaron y acusaron a Gurmeet Ram Rahim de violación. La corte especial del CBI continuó con estos casos por casi diez años.

Dera Sacha Sauda es uno de los cultos religiosos más numerosos de India, con un colectivo de seguidores de aproximadamente 3 millones de indios. El culto religioso, que cuenta con una presencia importante en los estados indios de Haryana y Punyab, se declara como beneficencia social y organización espiritual que, en la actualidad, está encabezada por Gurmeet Ram Rahim, que se define como un “Santo Espiritual”. Rahim, que viene de un pueblo en el estado de Rajastán, es famoso por su vestuario ostentoso, y también por haber protagonizado dos películas tituladas “Messenger of God” (Mensajero de Dios).

Mientras que el jefe del culto Dera Sacha Sauda se dirigía hacia la corte para escuchar el veredicto en Panchkula acompañado por una comitiva de 700 automóviles, miles de seguidores se reunieron en las calles de Haryana y de Punyab como muestra de apoyo hacia su “godman” (hombre de Dios). Funcionarios estatales cancelaron varios servicios de autobuses y trenes, se destinaron agentes de policía adicionales y cerraron muchas oficinas anets de tiempo, para prever un desenlace desafortunado de acontecimientos. Horas antes de que se anunciara el veredicto, se sentía en estos dos estados del norte de India un aire de hostilidad y tensión. Las cosas dieron un giro desagradable luego de que la corte leyera el veredicto. Los seguidores realizaron protestas violentas donde se enfrentaron a la policía con tal intensidad que los funcionarios tuvieron que recurrir a la instauración de un toque de queda en el zona de Panchkula. Murieron más de 30 personas y el número de heridos fue mucho mayor.

Anand Mohan, corresponsal del Indian Express, tuiteó:

Un vagón de tren incendiado en la estación Anand Vihar.

Muchas personas, incluidas celebridades, condenaron estos actos de violencia en las redes sociales y apoyaron el veredicto de la corte.

Arun Sharma bromeó:

Vivo en un país donde los Babas y los Maulvis tienen mayor impacto en el pueblo que la educación.

Twinkle Khanna, actriz de Bollywood, tuiteó:

Es nuestra culpa la existencia de Babas por recurrir a ellos como girasoles tontos que buscan el sol. ¡Nos olvidamos que el aura es solo una ilusión óptica!

Ajay Kadian escribió:

Ahora puedes incluir “violador” en tu biografía, también.

El caricaturista Satish Acharya tuiteó:

¡Inocente!
——-
¡Fe ciega!

El lunes 28 de agosto, la corte anunció una sentence a 20 años sucesivos, 10 por cada delito, y establecieron una fianza de 14 lakh de rupias indias (aproximadamente unos 21 900 dólares). Luego de que se conociera la sentencia, tuvieron lugar más disturbios.

Amit Dholakia acusó a los medios de comunicación de omitir un detalle esencial en la sentencia:

Portadas en hindi: En titulares de Ram Rahim, la palabra que faltaba era ‘violación’
En los últimos años, los periódicos han tratado de dar a los lectores ‘khush khabar’ o buenas noticias
.
———-
Las primeras planas de los medios indios: en los titulares de Ram Rahim la palabra que falta es “violación”.

Otros, como Yogendra Yadav, expresaron una alegría atenuada por la sentencia:

Listo. Al fin, 18 años por violación, 10 años de juicio. Ahora, a asegurarse de que cumpla su condena como un preso común, no como un VIP en un hospital o con libertad condicional.

Desde el Partido Popular Indio (BJP, por sus siglas en inglés) y el partido opositor Congreso Nacional Indio (INP, por sus siglas en inglés) han intentado que este caso les juegue a su beneficio. El INP acusó al BJP de contar con lazos políticos estrechos con Gurmeet Ram Rahim, mientras que el BJP denuncia que se trató de un veredicto muy severo, aunque se mantuvo en relativo silencio.

El jefe de gobierno del estado de Haryana fue acusado de negligencia por no poder mantener la seguridad, mientras que el jefe de gobierno del estado de Punjab anunció que no se le entregaría ninguna compensación a los seguidores heridos en las protestas violentas ocurridas en el estado. El primer ministro de India, Narendra Modi, condenó la violencia en su programa semanal de radio. En el estado de Uttarakhand, al este de Haryana, también hubo marchas violentas, lo que hizo que los funcionarios impusieran un estado de sitio de acuerdo con el artículo 144, que existe en el Código Penal desde 1973. De esta manera, se prohibió la reunión de cinco o más personas en una zona.

Mientras tanto, el jefe de Gurmeet Ram Rahim se enfrenta a otras tres denuncias criminales en su contra, que incluyen cargos de asesinato y la presunta castración de 400 seguidores del culto en la sede central del culto.

Conmocionados por la condena de Rahim, los seguidores de Dera Sacha Sauda permanecen en las calles, y se preguntan en quién pueden creer ahora.

 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.