¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sirios en ciudad asediada aprender a cultivar champiñones para sobrevivir

Captura de pantalla del video promocional. Fuente: CanDoAction

Desde principios de la revolución siria de 2011 y la posterior guerra civil, muchas ciudades sirias cayeron víctimas de severos asedios y bloqueos, principalmente a manos de fuerzas leales al régimen de Assad.

Según Siege Watch, iniciativa conjunta de la organización PAX y la institución de investigación The Syria Institute, actualmente hay alrededor de un millón de sirios bajo asedio en zonas de Damasco (ciudad y campiña) y de las gobernaciones de Homs, Deir Ezzor e Idlib.

Una zona golpeada con especial dureza es Ghuta Oriental, donde un ataque químico el 21 de agosto de 2013 dejo cientos de civiles muertos. Muchos Gobiernos, organizaciones internacionales y la oposición siria concluyen que –según las investigaciones de la ONU y otros grupos de derechos humanos– la masacre fue perpetrada por el régimen sirio.

Esta parte de Siria controlada por los rebeldes y justo a las afueras de Damasco ha estado sitiada desde 2013, lo que ha forzado a sus habitantes a depender de los alimentos producidos localmente o del contrabando introducido a través de túneles o por los puestos de control.

Los años de bloqueo del régimen han hecho que productos tradicionales básicos como la carne estén muy lejos del alcance de los ciudadanos comunes y corrientes. Como respuesta, un grupo de humanitarios y académicos sirios están enseñando a los habiantes de Ghuta Oriental a cultivar sus propios champiñones, o setas, “como una fuente de alimento de supervivencia”.

Se hacen llamar Ghiras Al Nahda y el proyecto se coordina con otra ONG local llamada Adala Foundation.

Los champiñones no están entre los cultivos comunes en Siria, y raramente aparecen en la cocina local, pero sus beneficios relativos los han hecho una atractiva fuente de alimento entre muchos asediados ciudadanos en Ghuta Oriental.

Abu Nabil, director del proyecto, dijo a la agencia de noticias AFP:

We turned to cultivating mushrooms because they're a food that has high nutritional value, similar to meat, and can be grown inside houses and basements.

Recurrimos al cultivo de champiñones porque son un alimento con alto valor nutricional, similar a la carne, que pueden ser cultivadas dentro de las casas y los sótanos.

En diálogo con Global Voices, el doctor Ahmed Leila, uno de los organizadores, dijo que habían tenido muchas dificultades para dar a conocer este proyecto durante los últimos tres años y expresaron alivio porque “finalmente está viendo la luz”.

Han estado usando la plataforma de microfinanciamiento CanDo, en coordinación con la ONG Ghiras Al-Nahda, para recaudar fondos para su iniciativa. El doctor Leila le contó a Global Voices que el proyecto tiene planeado enseñar a 125 familias a cultivar champiñones.

En los primeros días de septiembre, habían alcanzado el 100% de su objetivo esperado, aproximadamente 14,800 USD, pero continuaban abiertos a donaciones en CanDo hasta el lunes 4 de septiembre de 2017.

Esta esfuerzo depende de generadores que mantienen la temperatura estable a 25 grados y la humedad del aire al 80%. Debido a la escasez de suministro de combustible, estos generadores se alimentan de gasolina producida localmente, extraída del plástico.

El doctor Leila explicó a Global Voices que habían comenzado “produciendo semillas de champiñones que crecen naturalmente en la región” tras examinarlas y valorar su calidad y idoneidad para el consumo.

Después construyeron una pequeña granja de champiñones en un cubo y, cuando funcionó, se trasladaron a un cubo mayor, y así sucesivamente. Ahora, han diseñado una “granja educacional en la región”.

Desde el inicio de este proyecto y durante un periodo de tres meses, han distribuido champiñones gratis por toda Ghuta Oriental.

El doctor Leila explicó que es parte de un movimiento educacional más amplio: “Trabajamos para enseñarle a la gente a cultivar champiñones por diversas razones”:

1- Breaking the Siege.
2- Providing a new food source on the market.
3- Spreading the culture of self-sustenance by benefiting from the remains at homes (like paper, tea, coffee ground, carton etc) and convert it to food.
4- Employing more of the labour force, especially women working from home.
5- Employing those with special needs who are restricted to their homes.

1- Romper el asedio.
2- Proveer de una nueva fuente de alimento al mercado.
3- Extender la cultura de la subsistencia aprovechando los restos de los hogares (como papel, té, posos de café, cartón, etc.) y convertirlo en alimento.
4- Emplear más fuerza de trabajo, especialmente mujeres que trabajen desde casa.
5- Emplear personas con necesidades especiales que están limitados a sus casas.

Añadió que esperan “extender esta idea al mundo para que conozcan nuestro éxito así como nuestra lucha contra el hambre y el asedio. Queremos que nuestra experiencia inspire a otras regiones con problemas para así poder ayudar a la humanidad”.

La entrevista con el doctor Ahmed Leila fue conducida por Joey Ayoub y traducida por Elias Abou Jaoude.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.