¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Atrapados en el conflicto, usuarios de internet en Yemen enfrentan bloqueo, apagones y baja velocidad

Ataque aéreo sobre la capital yemení, Saná, el 11 de mayo de 2015. Foto de Ibrahem Qasim (CC BY-SA 2.0)

Cuando se enteró de que habían estallado enfrentamientos violentos entre los rebeldes hutíes y las fuerzas leales al expresidente de Yemen Ali Abdullah Saleh, una joven de nombre Amal intentó llamar a casa. Se encontraba fuera del país, en la universidad, pero sabía que la violencia había tenido lugar cerca del hogar familiar en la capital, Saná.

Intentó contactar con su familia con diferentes aplicaciones de mensajería móvil, y le sorprendió que no le respondieran ni aparecieran conectados en Facebook. Comenzó a temer lo peor hasta que logró hablar con su familia por teléfono al final del día.

La experiencia de Amal, como la de muchos otros, es una muestra de lo perjudiciales que pueden ser las interrupciones del servicio de internet en medio de un conflicto armado.

Hace casi tres años, Yemen se sumergió en un conflicto armado, con los rebeldes hutíes que luchaban para tomar el poder de manos del gobierno del presidente Abdrabbuh Mansour Hadi, reconocido internacionalmente y que tiene el apoyo de la coalición liderada por Arabia Saudí. Las fuerzas leales al expresidente Ali Abdullah Saleh (depuesto tras las protestas de 2011) han luchado contra los hutíes, hasta que Saleh cambió su posición y llamó al dialogo con Arabia Saudita. El 4 de diciembre de 2017, los hutíes mataron a Saleh.

Unos días después del final de los enfrentamientos entre los hutíes y las fuerzas leales a Saleh, los usuarios de internet fueron sorprendidos con un bloqueo de internet durante 30 minutos, el 7 de diciembre, entre las 10:30 p.m. y las 11 p.m. hora local.

El internet en Yemen ha sufrido multiples apagones nacionales durante la última media hora mientras que la guerra civil no da signos de extinguirse. YemenNet (AS30873) totalmente desconectado durante 30 minutos.

Más tarde, el servicio de internet fue restaurado, pero al mismo tiempo quedaron bloqueados Facebook (uno de los sitios web más populares en Yemén, según el tráfico de datos web y el servicio analítico Alexa), Twitter y las aplicaciones de mensajería instantánea WhatsApp, IMO y Telegram (anteriormente bloqueados en 2016, que se restablecieron a inicios de 2017). Los sitios web de noticias de organizaciones afiliadas al expresidente Saleh y su partido político, el Congreso General del Pueblo, también fueron bloqueados.

Estos bloqueos fueron obra de los hutíes, que tienen el control de la capital, Saná, y han tomado el control del Ministerio de Comunicaciones y Tecnologías de la Información. El ministerio controla los servidores DNS de Yemen y el único proveedor de servicios de internet del país, YemenNet.

Seis días después, el 13 de diciembre, YemenNet levantó la prohibición a las plataformas de medios sociales y las aplicaciones de mensajería, aunque la velocidad de internet continúa significativamente más lenta de lo normal.

La velocidad de internet más lenta del mundo

Yemen ya tiene la velocidad de internet más lenta del mundo, según Akamai, red de entrega de contenidos y proveedor de servicios en la nube con sede en Estados Unidos. El cuarto informe trimestral de Akamai para 2016 concluyó que, “a pesar de presentar un aumento trimestral del 85 por ciento que llega hasta 1.3Mbps [megabytes por segundo], Yemen sigue siendo el país con el promedo de conexión más lento del mundo”.

En julio de 2016, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas adoptó una resolución histórica donde condena los apagones de internet como una violación de los derechos humanos. En estado de guerra, los cortes de internet y de las plataformas de comunicación pueden poner los derechos básicos en un riesgo aún mayor.

“La disponibilidad de acceso a internet durante los conflictos armados es más importante que en circunstancias normales”, dijo Fahmi Al-Baheth, presidente de la sección yemení de la Sociedad de Internet (ISOC). Continuó:

During armed conflicts, people use the internet to learn about the situation surrounding them, stay updated about the latest developments in relation to their security situation, communicate with others and check on them or to request assistance and urgent media care.

Durante los conflictos armados, la gente utiliza internet para conocer detalles sobre la situación que les rodea, los últimos acontecimientos en relación a la situación de seguridad, comunicarse con otros, saber si están bien o pedir ayuda o atención urgente.

Según una prueba llevada a cabo el 18 de diciembre con Fast.com, servicio de análisis de velocidad de internet, el internet de Yemen operaba a una velocidad de descarga de 130 kilobytes por segundo (0.13 megabytes por segundo). Esta velocidad es 10 veces menor al promedio, que ya es bastante baja. Reducir intencionalmente la velocidad de internet es una de las medidas empleadas por los regímenes para reprimir los derechos digitales de los usuarios.

Al-Baheth añadió que terminar con el monopolio de YemenNet sobre la provisión de servicios de internet sería la única manera de solucionar los problemas actuales de acceso a internet en Yemen.

Un informe de SMEX, grupo de derechos de internet en Beirut, profundizó sobre la situación:

Before Thursday's shutdown, the Houthis had also been throttling, or intentionally slowing, internet speeds across the country, according to several online sources who complained that the internet has been particularly slow. Walid al-Saqaf, co-founder and chairman ISOC-Yemen, told SMEX that YemenNet regularly throttles the internet and that this practice continued during these two disruptions.

Antes del bloqueo del jueves, los hutíes también habían estado asfixiando o reduciendo intencionalmente la velocidad de internet en todo el país, según varias fuentes en línea que expresaron quejas sobre el funcionamiento particularmente lento de internet. Walid al-Saqaf, cofundador y director de ISOC-Yemen, explicó a SMEX que YemenNet asfixia regularmente el internet y que esta práctica continuó durante estas dos interrupciones.

“La baja velocidad interfiere con el uso efectivo de internet para la comunicación: por ejemplo, cuando un usuario tiene que invertir quince minutos, o a veces más, para enviar un simple correo electrónico con adjuntos, o cuando se vuelve imposible usar YouTube para difundir noticias”, dijo Amr Mostafa, coordinador de programa en la Organización Yemení para el Desarrollo y el Intercambio de Tecnología). “Estas tareas se convierten en un privilegio, inalcanzable para la mayoría de usuarios de internet en Yemen”.

Recientemente, los usuarios de internet yemeníes han estado intentando encontrar herramientas de elusión para evitar la censura. Algunos están usando redes privadas virtuales (VPN en sus siglas en inglés) para comunicarse e intercambiar noticias con sus familiares y amigos dentro y fuera de Yemen, aunque estas herramientas puedan a veces reducir la velocidad de internet. Algunos usuarios comenzaron a usar la aplicación de mensajería segura Signal, ya que no está entre las aplicaciones bloqueadas.

Los usuarios que quieran identificar o informar sobre censura en plataformas o sitios web específicos pueden usar OONI, proyecto y aplicación de software libre impulsado por Tor “cuyo objetivo es fortalecer los esfuerzos descentralizados e incrementar la transparencia sobre la censura de internet en todo el mundo”.

Una historia de restricciones del discurso en línea

Las autoridades yemeníes tienen una larga historia de violaciones contra la libertad de expresión y opinión, y contra el derecho al acceso a la información. Estas violaciones existen desde que el expresidente Saleh estaba en el poder, cuando el Gobierno comenzó a bloquear sitios web afiliados a la oposición, desde 2005 hasta 2011. En 2013 se levantó la prohibición sobre todos los sitios web. Sin embargo, con el comienzo de la última guerra en 2015, los hutíes que controlan la capital, donde se encuentran los servidores DNS, bloquearon el acceso a varios sitios de noticias yemeníes y regionales que se oponen a sus políticas. En mayo de 2016, bloquearon Telegram e Instagram durante varios meses, y en octubre del mismo año, Whatsapp fue bloqueado durante algunos días.

Internet estuvo disponible por primera vez para el uso público en Yemen en 1996, a través de YemenNet, compañía afiliada al Ministerio de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (actualmente bajo control hutí), que sigue siendo el único proveedor del servicio en el país. Según la Corporación de Telecomunicaciones Públicas, compañía gubernamental que administra la linea fija y las redes móviles, a finales de 2015 había 4.2 millones de usuarios de internet en Yemen. Según Internet Live Stats, el número ha incrementado, y alcanzó los 6,773,222 usuarios en junio de 2016, es decir, el 24,7 por ciento de la población.

En este momento, el gobierno de Hadi, reconocido internacionalmente y con sede en la gobernación de Adén, está intentando separar las áreas bajo su control estableciendo servidores DNS en Adén y conectando la provincia a través de un cable submarino internacional. Si tiene éxito, esta medida podría acabar con el monopolio hutí sobre el sector de las telecomunicaciones. Esto podría resultar en el fin de la censura y el aumento de las velocidades de internet en las zonas bajo control del gobierno de Hadi, a menos que también decida practicar la censura y la vigilancia, y reducir la velocidad internet .

Una versión en árabe de este artículo fue publicado por primera vez en el blog en árabe ASL19.org el 20 de diciembre. Global Voices rerodujo y editó el artículo a petición de su autor, Bahseer Alsamawi, activista yemení que documenta las violaciones contra los derechos cometidas contra los civiles durante la actual guerra.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.