¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sir Wilson Harris, gigante de la literatura guyanesa, deja un dominio de la imaginación

Puesto de las artes literarias de Trinidad y Tobago en Carifesta XI, realizada en Surinam, que incluyó orgullosamente al guyanés Wilson Harris. Su “Trilogía de Carnaval” es la segunda contando desde la derecha. Fotografía de Georgia Popplewell, CC BY-NC-SA 2.0.

Sir Wilson Harris, innovador escritor guyanés que categorizó su trabajo como “ficción cuántica“, falleció el 8 de marzo de 2018 en su residencia en Inglaterra, a la edad de 96 años.

Harris era considerado ampliamente como una voz pionera en la literatura inglesa, con un intelecto seductor y un dominio magistral del lenguaje, e inició su carrera como topógrafo en Guyana. Su trabajo le llevó de excursión por el fascinante interior del país, donde estableció amistad con la población indígena del lugar. El conocimiento que compartieron con él y el majestuoso escenario de la selva tropical amazónica pasaron a formar parte de muchas de sus novelas. Como explicó, “busco crear una comunidad que posea un dominio de la imaginación, que pueda desentrañar las polarizaciones y el fanatismo que nos atormenta”.

A mediados de la década de 1940, se comenzó a publicar la poesía de Harris –junto con la de otros poetas importantes como Martin Carter– en Kyk-Over-Al, una de las publicaciones definitivas de la región, después de la Segunda Guerra Mundial. Harris pronto cambió su habilidad metafórica hacia otros géneros literarios, y expandió sus escritos incluyendo ensayos y novelas.

Quizá entre sus títulos más conocidos se encuentra “El cuarteto de Guyana” — “El palacio del pavo real” (1960), “El viaje lejos de Oudin” (1961), “La armadura entera” (1962) y “La escalera secreta” (1963) — relevante obra poscolonial que experimenta con la mitología, el tiempo y el espacio.

También escribió la “Trilogía del Carnaval” – “Carnaval” (1985), “El ensayo infinito” (1987), y “Las cuatro orillas del río del espacio” (1990) – refiguraciones con temática de Carnaval del “Paraíso” de Dante, “Fausto” de Goethe y la “Odisea” de Homero, bastante adecuadas dado los rebeldes comienzos del festival, que imitaba las tradiciones coloniales y les daba giro propio.

En 1993, Harris escribió “Resurección en Sorrow Hill”, que habla sobre la vigilancia realizada en los asilos mentales a sus huéspedes, y que se sobrepone de manera astuta con la locura de la vida real. Poco tiempo después de esta novela vino “Jonestown” (1996), que indaga sobre el suicidio masivo y asesinato de los seguidores del líder de culto Jim Jones. Esos temas podrían ser interpretados como consecuencias del colonialismo — Harris nunca dejó de investigar las estructuras modernas que continuaban aplicando tipos de control similares. Su última novela fue “El fantasma de la memoria“, que fue publicada en 2006.

A medida que aparecían las noticias sobre su fallecimiento, los medios sociales se inundaron con tributos, con bibliófilos agradecidos con Harris por llevarles en viajes de la imaginación:

Muere el gigante literario guyanés, Sir Wilson Harris
El celebrado escritor guyanés Sir Wilson Harris murió en el Reino Unido, donde vivía desde hacía décadas
.
———-
El Caribe perdió un ícono hoy.

Que descanse en paz, Sir Wilson Harris (24 de marzo de  1921 – 8 de marzo de 2018). Una pérdida inimaginable. Si no has leído su trabajo, hazte un favor y échale un vistazo. Sus ensayos son un deleite especial. Comienza con eso y luego explora sus novelas.

Mi libro favorito El palacio del pavo real, aún conservo el ejemplar que usé en mi curso de nivel avanzado en 1982 Que en paz descanse, Sir Wilson Harris.

Muchos mencionaron que a pesar de que sus libros podían ser lecturas “difíciles“, valían la pena:

“Difícil” a menudo denota una ruptura radical con la sintaxis y la gramática de la narrativa neocolonial influenciada por el mercado.

Sir Wilson Harris –un escritor difícil– pero una vez que lo entendías, Eureka – ¡un genio!

En Facebook, Annan Boodram llamó a Harris “gigante” con la afirmación siguiente:

[…] As a teenager I struggled to understand his writings because they were so nuanced, so layered, so connotative, so associative and so symbolic.

Cuando era adolescente, se me dificultaba entender sus escritos porque eran bastante matizados, con múltiples capas, con muchas connotaciones, tan asociativos y simbólicos.

Una usuaria de Facebook lo llamó “visionario extraordinario y único”; Annalee Davis de Barbados mencionó que “el Caribe y el Reino Unido perdieron a uno de sus mejores escritores”, mientras que Ruel Johnson, joven escritor guyanés, “nunca creyó en la leyenda de las obras de Harris”, mas “concedió de mala manera que la leyenda no era injustificada”.

Entretanto, Gerardo Manuel Polanco publicó:

I will forever be indebted to Wilson Harris. I owe my academic career to him. He was the cornerstone, the foundation of my Graduate thesis. I used his ideas, essays, and novels in every other paragraph I wrote. The indigenous people of the Caribbean, the landscape, alternative modes of worship like Voodoo, and native myth were revived and given new meaning because of him. He changed the way Caribbean literature is written and read. Rest in power, Sir Harris, an entire region will forever mourn and celebrate you.

Por siempre, estaré agradecido con Wilson Harris. A él le debo mi carrera académica. Fue el pilar, la base de mi tesis de posgrado. Utilicé sus ideas, ensayos y novelas cada dos párrafos que escribí. Los habitantes indígenas del Caribe, el paisaje, las maneras alternativas de adoración como el vudú, y el mito nativo revivieron y obtuvieron un nuevo significado gracias a él. Cambió la manera en que se escribe y lee la literatura caribeña. Que descanse en poder, Sir Harris, una región entera por siempre lamentará su pérdida y homenajeará.

Sin embargo, algunos reclamaron que Harris no recibió el honor que merecía en el Caribe. En 2014, hubo un debate en Twitter sobre quién debía ser el premio Nobel de Literatura ese año, por lo que un seguidor sugirió que deberían darlo a un “visionario” como Harris, particularmente porque “estaba entrado en años y no se puede ganar un premio Nobel de manera póstuma”. Aunque Harris obtuvo galardones a lo largo de su vida –como el Premio de literatura de Guyana en dos ocasiones y un título nobiliario en 2010– el premio Nobel no se dio.

En un hilo público de Facebook, Debbie Jacob, escritora y bibliotecaria que reside en Trinidad, contempló:

He never received the recognition he deserved. I loved his work and his theory of fossil memories.

Nunca recibió el reconocimiento que merecía. Me encantó su trabajo y su teoría de las memorias fósiles.

Michelene Adams agregó:

Way ahead of his time. He made my students quake but I insisted on including palace in my Caribbean Prose course

Muy adelantado a su tiempo. Hizo temblar a mis estudiantes, pero insistí en incluir el palacio en mi curso de Prosa Caribeña.

En Facebook, el usuario Frank Anthony se mostró agradecido por la “tremenda contribución a la literatura guyanesa” de Harris y Louis Chude-Sokei, de Estados Unidos, escribió:

Very few thinkers have had an influence on me as great as his. He is one of the most innovative and radical writers and thinkers (in his style and in his approach to politics) of the last two centuries. The very idea that in all oppositions and differences we can find a ‘half blind groping’ towards new modes of community or being or art that can devour and reinvent those oppositions and differences…that's where everything I do started to make sense.

RIP, Sir Wilson. Thanks for the incredible and exhausting novels (though clearly all of them were mere iterations of one long densely poetic vision). […]

Muy pocos escritores han tenido una gran influencia como la que [Harris] tuvo en mí. Es uno de los escritores y pensadores más innovadores y radicales (en su estilo y en su enfoque en la política) de los últimos dos siglos. La sola idea de que en toda las oposiciones y diferencias podemos encontrar ‘una búsqueda a tiendas’ hacia nuevas maneras de comunidad o ser o, arte que pueda devorar y reinventar esas oposiciones y diferencias… allí es donde todo lo que realizo comenzó a tener sentido.

QDEP, Sir Wilson. Muchas gracias por las increíbles y agotadoras novelas (aunque evidentemente todas eran simples reiteraciones de una visión poética densamente larga). […]

Harris, que dijo en una ocasión “solo un diálogo con el pasado puede generar originalidad”, ha dejado atrás una colección de obras que sin duda serán un legado para los escritores más jóvenes. Algunos opinaron sobre su fallecimiento.

En palabras de Subraj Akash Singh en Facebook:

Saddened to hear of the passing of one of the greatest Caribbean writers who ever lived… ‘Palace of the Peacock’ changed my life because it changed my mind about what a novel could be. Harris has died, but his oeuvre will certainly live on forever.

Me entristece enterarmente de la muerte de uno de los mejores escritores caribeños que haya vivido… ‘El palacio del pavo real cambió mi vida’, pues cambió mi forma de pensar sobre lo que una novela debería ser. Harris falleció, pero su obra completa ciertamente vivirá por siempre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.