¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Con elecciones muy próximas, periodistas y activistas pakistaníes enfrentan creciente riesgo de agresión y secuestro

Foto de una casa registrada. Imagen de la cuenta de Twitter de Raza Rumi (editor del Daily Times).

A menos de un mes para las elecciones nacionales, activistas y periodistas pakistaníes ven un incremento de ataques e intimidación hacia ellos y sus seres queridos.

Estas elecciones serán la segunda transición democrática de poder en la historia del país. La primera transición pacífica ocurrió en 2013, cuando el Partido Popular de Pakistán (PPP) de Asif Zardari le dio el relevo a la Liga Musulmana de Pakistán de Nawaz Sharif. Antes de 2008, ningún gobierno democrático había completado sus cinco años de mandato.

Con estos antecedentes, los ataques a periodistas y activistas pakistaníes manifiestan el deseo de poderosas fuerzas —de las que hay varias en Pakistán— de mantener el poder en manos de algunos actores, y de impedir que las voces independientes retengan el poder.

Marvi Sirmed

El 21 de junio, en Islamabad, cuando Marvi Sirmed, defensora de derechos humanos y corresponsal de Daily Times, y su familia regresaron de una visita a Lahore encontraron que su casa había sido registrada. Se habían llevado dos computadoras portátiles, un smartphone, pasaportes de familiares y otros documentos de viaje.

Raza Rumi, editor del Daily Times, tuiteó:

Extremadamente preocupante: la casa de Marvel Sirmed, corresponsal y periodista del Daily Times Pakistán, fue registrada mientras elle y su marido, Manzoor Sirmed, estaban fuera por la celebración del Eid [al-Adha]. Les revisaron todo, pero los “ladrones” solo se llevaron computadoras portátiles, un smartphone, y documentos de viaje.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP) expresó su seria preocupación por el ataque al hogar de Sirmed. En un comunicado emitido el 23 de junio, la Comisión expresó:

Our council member Marvi Sirmed’s long-standing record as a human rights defender speaks for itself in an environment that is increasingly hostile to criticism, much less dissent. That the family’s travel documents were stolen along with their laptops and smartphone, and their home so deliberately ransacked, are not the marks of commonplace burglary

El largo historial de Marvi Sirmed, integrante de nuestro consejo como defensora de los derechos humanos, habla por sí mismo en un entorno cada vez más hostil a la crítica, por no mencionar la discrepancia. Que los documentos de viaje de la familia hayan sido robados junto con sus computadoras portátiles y smartphone, y que su casa haya sido tan deliberadamente registrada no son señas de un robo común.

Ahmad Goraya

Asimismo, los activistas y periodistas de Pakistán ven cómo aumentan las amenazas a sus familias. El bloguero Ahmad Goraya, que vive en Países Bajos y es conocido en Facebook por sus críticas satíricas al Ejército de Pakistán, afirmó en Twitter que unos hombres de la Agencia de Inteligencia de Pakistán (ISI) hicieron una visita a sus ancianos padres el 20 de junio. Según Goraya, les dijeron que tenían “órdenes fuertes y claras” de secuestrar y torturar a su padre y atacar a su familia, todo para darle una lección.

Hilo: Hombres de la Agencia de Inteligencia Pakistaní, ISI, visitaron a mis padres ayer, 20 de junio. Dijeron fuerte y claro que tenían órdenes de secuestrar y torturar a mi padre y atacar a mi familia para darme una lección. Este no es el primer incidente.

No es el primer enfrentamiento de ese tipo que tiene Goraya. En 2017, Goraya desapareció durante casi tres semanas. Tras su liberación, dijo a la BBC que creía que quien lo secuestró y torturó estaba relacionado con una institución del Gobierno.

HRCP también condenó esta táctica amenazante:

‘Amenazara la familia de un activista es cobarde’: HRCP
La Comisión de Dereechos Humanos de Pakistán (HRCP) está consternada tras enterarse de que el bloguero y activista de derechos humanos Ahmad Waqass Goraya sigue enfrentando acoso e intimidación
.
———-
La Comisión condena tajantemente el intento de amedrentar al defensor de los derechos humanos Ahmad Goraya para que calle. Utilizar a los vulnerables y ancianos padres de una persona como coacción no es más que una cobardía.

La Comisión hizo una declaración pública tras el incidente:

The Commission has also expressed its alarm at the growing frequency with which human rights defenders are being targeted. HRCP calls for a public and transparent investigation of the incident to make it clear that such callous attempts to intimidate human rights defenders or their families are unacceptable and unconstitutional. This ugly state of affairs simply cannot be allowed to continue.

La Comisión expresó también su alarma ante la creciente frecuencia con que los defensores de derechos humanos son puestos en el punto de mira. Pedimos una investigación pública y transparente del incidente para dejar claro que estos crueles intentos de intimidar a los defensores de derechos humanos y a sus familias son inaceptables y anticonstitucionales. No se puede permitir que la situación continúe en este horrible estado.

Gul Bukhari

También en junio, la periodista y activista Gul Bukhari fue secuestrada en Lahore. Se dirigía al estudio de Waqt TV para participar en un programa de entrevistas cuando fue interceptada por desconocidos.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), organización independiente que trabaja para promover la libertad de prensa en todo el mundo, expresó su alarma con respecto a la desaparición de Bukhari, y pidió a la policía que se asegurase de que volviese pronto, y a salvo.

El chofer de Waqt llevaba a Bukhari a los estudios de la cadena para un programa que se emitiría a las 11:00 pm cuando fueron interceptados por entre cuatro y seis camionetas de doble cabina. Le dijeron a Gul que saliera y la metieron a empujones a una camioneta, con los ojos vendados, según Muhammad Gulsher, que produce el programa al que iba Gul.
———–
El CPJ está alarmado por la información del secuestro de Gul Bukhari en Lahore. La policía debería hacer todo lo posible por garantizar su regreso pronto e intacto. Los periodistas pakistaníes ya han visto suficiente tragedia.

Tras una breve desaparición, Bukhari volvió a casa y se expresó por Twitter, donde expresó su aprecio quienes colaboraron por su bienestar, incluidos amigos, familia, y compañeros, y todo el apoyo de la sociedad civil y el periodismo.

Me gustaría expresar mi más profundo amor y gratitud a mis amigos, familia, compañeros y apoyos de la sociedad civil, el periodismo y la política de todas partes, por unirse anoche en solidaridad preocupados por mi bienestar.

La inquietud en relación con la libertad de expresión y la censura en la prensa también está aumentando con las inminentes elecciones. En meses recientes, Geo TV de Jang Group ha sido eliminada de las ondas en casi todo el país. Varios editores de periódicos se han visto obligados a abandonar columnas disidentes de sus periódicas. Algunos periodistas, incluido a Asad Kharal, han sido agredidos públicamente por sus escritos críticos.

En Pakistán, muchos incidentes de este tipo tienen motivos políticos, y los ataques a periodistas no suelen ser resueltos. En el actual clima, con el dominio militar, la falta de reformas electorales, el bajo nivel de alfabetismo y la marginación de los movimientos de izquierda, la obstinada adherencia de Pakistán a la democracia es muestra de la resiliencia del país, y de cuánto se cree en el poder de las elecciones.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.