¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Informe revela que en Pakistán, la censura es el resultado de falta de pluralismo en la propiedad de medios

Espectro de los resultados de la investigación colaborativa, del Media Ownership Monitor (MOM) Pakistán. Captura del sitio web de MOM.

Gracias a un sistema jurídico laxo, Pakistán es un “país de alto riesgo” en materia de diversidad mediática, donde más de la mitad de los medios masivos se concentra en unas pocas manos. Según señala una reciente investigación, este modelo dio como resultado el cierre de empresas, la caída de los estándares periodísticos y una mayor censura.

Sus hallazgos, junto con la creciente hostilidad del partido de Gobierno hacia los periodistas que critican las instituciones gubernamentales, causaron el deterioro del antes dinámico entorno mediático del país y facilitaron el camino para las constantes amenazas a la libertad de prensa.

El estudio lo llevaron a cabo Reporteros sin Fronteras (RSF) y Freedom Network. Se analizaron varios factores para evaluar los riesgos para el pluralismo de medios de Pakistán, entre ellos, la concentración de audiencia, la concentración de la propiedad cruzada de medios, las garantías regulatorias, el control político sobre los medios y la neutralidad de la red.

¿“Quién es propietario de los medios en Pakistán?”
——–
La propiedad de los medios de Pakistán se concentra en pocas manos y está favorecida por un sistema jurídico laxo en materia de propiedad de los medios. Para fines de 2018, los cuatro principales canales de televisión de Pakistán (Geo News 24 %, ARY News 12 %, PTV News 11 % y Samaa TV 7 %) acaparaban el 68,3 % de la audiencia.

El informe encontró que los cuatro principales canales, radios, periódicos y sitios de noticias web contaban con más de la mitad de la audiencia total del país.

Además, la incontrolada “concentración de la propiedad cruzada de medios“, que mide la concentración de los medios de distintos sectores, ha permitido que más del 68 % del control del mercado quedara en manos de ocho grupos mediáticos. Estos grupos (Jang, Express, Dunya, Nawa-i-Waqat, Samaa, Dawn, Dunya, ARY) y el Gobierno tienen una fuerte presencia en más de un sector mediático.

Porcentaje de audiencia de los diez principales medios impresos de Pakistán. Captura de pantalla del sitio web de MOM. CC BY-SA

Según el informe, el marco legal actual no impide la propiedad cruzada de medios, y responsabiliza a los organismos regulatorios del país de no garantizar un “terreno de juego equilibrado” ni la “competencia justa” dentro del mercado.

Con frecuencia se acusa al Ente Regulador de Medios Electrónicos de Pakistán (PEMRA), responsable de supervisar la radio, la televisión y los servicios de distribución de medios electrónicos, de ser un regulador de contenidos más que un regulador de la industria:

…instead of regulating the industry, the regulators have traditionally concentrated on content monitoring and censoring media on the behest of state institutions and governments.

En vez de regular la industria, los entes se han concentrado tradicionalmente en vigilar contenidos y censurar medios a instancias de las instituciones estatales y los gobiernos.

Además, PEMRA solo puede regular a los medios privados y su directiva excluye las operaciones existentes y futuras de cualquier medio estatal. Esta infraestructura ayudó a crear un ambiente donde el Gobierno tiene poder para ejercer el control sobre los medios sin mucha supervisión.

El informe señala que el Estado influye sobre el funcionamiento del mercado de los medios por ser “discriminatorio” en la distribución de la pauta publicitaria oficial. El Estado ha sido una de las principales fuentes de ingreso de los medios audiovisuales e impresos del país. Generalmente, distribuye las pautas de acuerdo al porcentaje de audiencia; sin embargo, se denunciaron frecuentes inobservancias, como la reducción de pautas para ciertos medios “a modo de castigo”.

El partido gobernante Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) se mostró “hostil en su relación con los medios” y cortó drásticamente el gasto publicitario. Esto forzó a los medios a despedir a casi 2000 empleados; y algunos diarios y canales de televisión tuvieron que cerrar.

De acuerdo con un informe sobre la Red Global de Periodismo Investigativo (GIJN), el Gobierno retiró la pauta oficial del diario Dawn y su canal de televisión DawnNews. El grupo independiente Dawn Media Group está bajo una enorme presión debido a sus editoriales y reportajes que critican al Gobierno.

El modelo de negocios donde la la propiedad se concentra en las manos de un solo inversionista de una sola familia no solo llevó al cierre de empresas y a la caída de la calidad del periodismo, sino que también incrementó la censura. Dawn comentó sobre la crisis de medios en Pakistán:

Failing financials have forced the media owners and managements to cave into rising pressure from the state machinery, including not just the political government but also the security establishment, both of which are losing their appetites for criticism of their policies by a freewheeling media.

Los problemas financieros obligaron a dueños y directores de medios a rendirse ante la creciente presión de la maquinaria estatal, que incluye al Gobierno y al aparato de seguridad, pues no les interesan las críticas a sus políticas que hacen los medios anárquicos.

Recientemente, las autoridades del Gobierno fueron acusadas de silenciar con más fuerza las voces opositoras, con métodos que van desde interrumpir la transmisión y la distribución de los canales de noticias y medios independientes hasta la prohibición no oficial de los reportajes sobre asuntos “sensibles” como el Movimiento Pashtun Tahaffuz. Sacaron del aire entrevistas con importantes líderes como el expresidente Asif Zardari y la vicepresidenta de la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), Maryam Nawaz, y están sancionando a las redes por publicar las entrevistas “sin editar”.

El mismo día en que el primer ministro, Imran Khan, que estaba de visita en Estados Unidos, se dirigió a la comunidad pakistaní en el Capital One Arena de Washington, la líder opositora de la PML-N llevaba a cabo una marcha en Faisalabad, Punjab. El acto opositor, donde asistieron miles de simpatizantes del partido, no recibió la misma cobertura.

¡Los medios de Pakistán viajaron miles de kilómetros para cubrir al primer ministro en Estados Unidos, pero ignoraron a Faisalabad en casa! Su cobertura desapareció del aire como la del PTM. ¡Bienvenidos a Naya Pakistán, donde la oposición no tiene voz!

Hace poco, los destacados periodistas Umar CheemaAzaz Syed se vieron “forzados” a desactivar sus cuentas de Twitter durante tres días porque sus “duros tuits no les cayeron bien a las autoridades”.

Geo News, cuyas transmisiones fueron bloqueadas en repetidas oportunidades durante los últimos años, fue obligada a salir del aire o, en muchas regiones del país, le cambiaron abruptamente el número de canal:

En medio de su cobertura sobre las elecciones provinciales de la ex-Fata, la señal de Geo News desapareció repentinamente de mi cable y fue remplazada por Such TV. ¿Alguien más está teniendo este bloqueo?

A comienzos de julio, los canales de noticias Capital TV, 24 News y Abtak News también fueron bloqueados. Ocurrió el día después de haber transmitido la conferencia de prensa de Maryam Nawaz en la que acusaba a las fuerzas militares de chantajear a un juez para que sentenciara a su padre y ex Primer Ministro encarcelado Nawaz Sharif.

Hasta ahora, el primer ministro Khan desestima las continuas acusaciones de censura y las toma como un “chiste”.

Accede al reportaje completo aquí.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.