¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Trinidad y Tobago dividida sobre si servicios como Facebook deberían pagar impuestos locales

A mediados de agosto de 2019, el jefe de uno de los mayores conglomerados de Trinidad y Tobago se pronunció en contra de que los servicios en línea como Facebook generaran ingresos en el país sin tener que pagar impuestos locales.

Norman Sabga, presidente del ANSA McAL, propietario de Guardian Media Limited (que se compone de un periódico, una cadena de televisión y una emisora de radio), junto con otras empresas, cree que Facebook socava el impacto y las ganancias de los medios de comunicación locales que realizan inversiones y crean puestos de trabajo en Trinidad y Tobago. Aunque algunas empresas como Facebook no tienen oficinas en algunos de sus mayores mercados, no es lo habitual.

Las respuestas a las declaraciones de Sabga han sido variadas y muchos usuarios de las redes sociales han calificado los comentarios como una demostración del sentido de la titularidad del 1 % de la sociedad. Varios internautas han expresado la opinión de que las redes sociales son el “vox populi”, que dicen la verdad a las agendas e intereses políticos percibidos de los principales medios de comunicación. Otros han mantenido que Sabga tiene razón (y no es el primero que ha hablado de esto).

Francia, por ejemplo, cansada de esperar a que el resto de Europa llegara a un acuerdo sobre el tema, introdujo su propio impuesto digital del 3 % en enero de 2019. Canadá se ha centrado de forma similar en Netflix (otra empresa con numerosos suscriptores de pago en Trinidad y Tobago) y ha tomado medidas legislativas para garantizar que estas empresas de servicios digitales globales paguen sus cuotas. Sin embargo, como en Francia, los consumidores de Trinidad y Tobago siguen preocupados por el hecho de que si se impusieran medidas similares a nivel local, los costes adicionales se repercutirían simplemente em ellos. Cuando Trinidad y Tobago propuso introducir un impuesto sobre las compras en línea en el país en 2016, los consumidores se opusieron a la medida y la ley nunca llegó a aprobarse.

Las estadísticas de julio de 2019 estiman que Trinidad y Tobago cuenta con 714 700 usuarios de Facebook, lo que representa un 51,8 % de su población total, algunos de los cuales respondieron ingenuamente a la preocupación de Sabga diciendo: “¿Sabe Sabga que Facebook es gratis?”.

“Gratis” es una palabra cargada de implicaciones. Aunque usar la plataforma no cuesta nada, Facebook cobra por la publicidad y obtiene ingresos de la promoción de publicaciones. Como señaló un proyecto de investigación de Global Voices de 2017 sobre el servicio Free Basics de Facebook y muchos otros comentaristas, tiene un precio, ya que la plataforma recopila y gana dinero con la información de los usuarios. A pesar del escándalo de Cambridge Analytica, que reveló que las elecciones de Trinidad y Tobago de 2010 fueron un campo de pruebas para un mayor intercambio de datos, muchos internautas locales siguen confiando más en la plataforma de Facebook que en los medios tradicionales y admiten que es su principal fuente de noticias.

En el mercado de Trinidad y Tobago, como en otros de todo el mundo, los principales medios de comunicación se han visto afectados negativamente por la inmediatez y libre disponibilidad de servicios digitales como Facebook.

Otra cuestión que ha planteado Sabga es que las empresas como Facebook y Netflix son una carga para las reservas de divisas del país, ya que sus servicios se pagan en moneda estadounidense. En los últimos años, el Gobierno de Trinidad y Tobago ha estado cada vez más preocupado por los flujos de salida de divisas del país, hasta el punto de que el Banco Central ahora limita la cantidad de divisas a las que los ciudadanos y las empresas pueden acceder, y los bancos locales han impuesto límites más estrictos a las tarjetas de crédito.

Los que están de acuerdo con que los Goliats digitales como Facebook y Netflix deberían pagar impuestos en cada mercado en el que operan, creen que dicha legislación dará a los Davides locales una oportunidad de luchar nivelando el campo de juego. Es un argumento justo pero la naturaleza virtual de internet ha hecho que este tema sea muy complejo, especialmente para los países y las regiones pequeñas.

También cabe destacar que agentes como Guardian Media también utilizan Facebook como su principal plataforma de publicidad, marketing y comunicación digital, una ironía que no ha pasado desapercibida para los usuarios de las redes sociales y que pone de manifiesto tanto el poder de estos gigantes digitales como la complejidad del tema.

En un hilo de conversación en el grupo cerrado de Facebook Wired868, el periodista Lasana Liburd llegó al meollo de la cuestión:

If the situation was reversed and a Trinidad and Tobago company was getting marketing and advertising revenue off US companies, do you really think Uncle Sam would not want a slice?

For me, Mark Zuckerberg is not a god. He is a businessman, His business earns revenue here. Therefore he should pay tax here. That's my point of principle. Nothing more.

Si la situación fuera al revés y una empresa de Trinidad y Tobago obtuviera ingresos del marketing y la publicidad de empresas estadounidenses, ¿crees de verdad que el Tío Sam no querría una parte del pastel?

Para mí, Mark Zuckerberg no es un dios. Es un hombre de negocios, su negocio obtiene ingresos aquí. Por lo tanto, debería pagar impuestos aquí. Esta es mi cuestión de principios. Nada más.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.