¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Es la bombilla LED de Trinidad y Tobago una idea brillante o una idea fundida?

Bombilla LED. Fotografía de Mycatkins (CC BY-NC-ND 2.0).

El 7 octubre de 2019, el ministro de Finanzas de Trinidad y Tobago, Colm Imbert, expuso en el Parlamento el Presupuesto Nacional 2019/2020 del país. En su presentación, el ministro informó de una futura situación económica esperanzadora y de las nuevas medidas fiscales –pensiones a los jornaleros públicos y aumento del salario mínimo. Sin embargo, la iniciativa que ha captado una mayor atención ha sido la relacionada con las bombillas LED (diodos emisores de luz).

El ministro sugirió eliminar los impuestos y tasas de las bombillas LED y de sus accesorios correspondientes, y sustituir gratuitamente las bombillas incandescentes por bombillas LED de bajo consumo y más duraderas en hasta 400 000 hogares del país.

Resumen presupuestario.

El ministro informó que el presupuesto también contaba con otras iniciativas ambientales, como prohibir la importación de espuma de poliestireno usada en el sector alimenticio y requerir que los fabricantes produzcan envases biodegradables. Asimismo, afirmó que las agencias gubernamentales serían el ejemplo a seguir: el 1 de enero de 2020 se prohibirá a los funcionarios el uso de botellas de plástico en las instalaciones del Gobierno. También se prevé eliminar los plásticos de un solo uso, aunque de momento no se cuenta con una fecha exacta.

La líder opositora Kalma Persad-Bissessar hizo referencia a la iniciativa durante sus comentarios iniciales sobre el presupuesto, lo calificó de “pan rallado y bombillas”. Este comentario resulta irónico ya que su gobierno inició un programa similar en 2013. Sin embargo, los expertos en tributos y economía consideran que el programa puede ser beneficioso para el público general, ya que reduciría los gastos de electricidad, y para el medio ambiente, pues las bombillas son reciclables, de baja potencia y emiten menos calor.

La respuesta de Trinidad y Tobago frente a la crisis climática no ha sido tan rápida como supuestamente debería ya que los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS) se enfrentan a menudo a un mayor riesgo de sufrir los efectos negativos del calentamiento global. Un informe presentado en enero de 2019 mostró un énfasis sobre siete zonas de prioridad debido al cambio climático en plazos concretos con relación a la situación del país según los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de Naciones Unidas.

Los hidrocarburos suponen una gran fuente de ingresos para el país y, a diferencia de algunos vecinos del norte, no ha sufrido el azote de huracanes de forma reciente. En el índice de desempeño ambiental de 2018, que califica los países según su actuación en cuestiones ambientales de gran prioridad, logró estar entre los primeros de la región. Sin embargo, en 2016 el país ostentaba el segundo puesto a nivel mundial, mientras que en 2018 bajó hasta el número 35, lo que indica una calidad peor de aire. Del mismo modo, el país afronta pérdidas de millones de dólares anualmente como resultado de las inundaciones estacionales.

La Cámara de Comercio de Trinidad y Tobago señaló que, a pesar de esto, el presupuesto de las medidas ambientales suponían una forma de reducir la huella de carbono del país y cumplir con los compromisos establecidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030 de Naciones Unidas.

Sin embargo, las reacciones en las redes sociales incluían todo tipo de memes, sátiras y videos, incluida la típica broma de “¿Cuántos políticos hacen falta para cambiar una bombilla?”. En Facebook, el usuario Chris Chinapoo publicó una infografía de los beneficios de la iniciativa:

[A]fter the most dumb political meme was sent to my inbox this morning re the lightbulb initiative which in my view is the most simple, relevant, cost effective and high impact potentiality measure in the budget. Yes a bulb can improve resilience, improve the economy and help advance social equity. A bulb can shine that light.

Esta mañana he recibido el meme de política más tonto sobre la iniciativa de las bombilla, iniciativa que, bajo mi punto de vista es la medida del presupuesto más sencilla, relevante, rentable y que podría tener el mayor impacto. Sí, efectivamente una bombilla puede mejorar la resiliencia, la economía y promover la equidad social.

Sin embargo, la iniciativa no le convenía a todos. Una carta al editor resumió muchas preocupaciones existentes:

Why does anyone think it’s a good idea to give everyone — citizens, non-citizens, illegal immigrants, tax payers, free loaders, pensioners, people earning millions per month — free light bulbs?

And the obvious question is: who stands to benefit? I mean really benefit, like the ‘friends’ of the government who will be supplying the bulbs ‘free of charge’.

But there’s nothing like a free lunch. Those of us who pay taxes will foot the bill.

¿Quién puede pensar que es una buena idea dar bombillas gratis a todo el mundo (ciudadanos, no ciudadanos, inmigrantes ilegales, contribuyentes, pensionistas, millonarios)?

Y la pregunta es: ¿Quién obtiene beneficios? Pero beneficios de verdad, como los “amigos” del Gobierno que darán bombillas “gratis”.

No hay nada como una comida gratis, y seremos los contribuyentes los que paguemos el precio.

La preocupación sobre una posible corrupción no está injustificada. En 2007, salió a la luz un caso de corrupción regional conocido como el escándalo de las bombillas cubanas después de que el Gobierno cubano repartiera bombillas de bajo consumo, lo que costó a Jamaica 276 millones de dólares jamaicanos (2,5 millones estadounidenses aproximadamente).

También se lanzaron preguntas sobre por qué el Gobierno no había implantado una política alternativa de la crisis climática. Un día después de la lectura del presupuesto en el Parlamento, numerosas zonas del país, incluido Puerto España, la capital de Trinidad, se vieron afectadas por inundaciones causadas por las fuertes lluvias, lo que hizo aumentó la importancia del asunto:

In light of [the] lack of any significant climate action initiatives in the 2020 budget (no, light bulbs are not included), and […] the absence of any T&T representatives at the UN Climate Action Summit last month, […] What is the Government's plan to address how the climate crisis is impacting our country? (Again, note that light bulbs and dredging rivers ad infinitum are not considered legitimate responses).

When is the government going to speak frankly to citizens about how the flooding, storms, and extreme weather conditions are related to the climate crisis? […] And when are we going to add our country's voice to the regional demands for climate action?

We simply do not have the luxury of ignoring the impacts of the rapidly changing climate.

En vista de la falta de iniciativas relevantes contra el cambio climático en el presupuesto de 2020 (no, las bombillas no cuentan), y […] la ausencia de representantes del país en la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU del mes pasado, […] ¿Cómo pretende el Gobierno tratar la crisis climática que está afectando a nuestro país? Y no, las bombillas y el dragado de los ríos siguen sin contar como respuestas válidas.

¿Cuándo va a ser sincero con los ciudadanos y admitir que las inundaciones, las tormentas y las condiciones climáticas extremas están relacionadas con el cambio climático? […] Y, ¿cuándo vamos a incluir la voz del país en las demandas por la acción climática?

Simplemente no tenemos el lujo de ignorar los impactos del clima tan cambiante.

En Facebook, el usuario Jason Augustus Riley se preguntó si la iniciativa se había planteado bien, teniendo en cuenta el contexto de indiferencia colectiva frente al medio ambiente. Riley comparó la iniciativa de las bombillas con el anterior y controvertido programa de los portátiles del Gobierno. Dicho programa fue “implantado en las escuelas de secundaria sin preparación del profesorado”, comentó el usuario.

I give you a laptop with zero information and guidance. Then you can not appreciate it.
I give you an energy saving bulb with zero information and guidance then it’s just a bulb!

Te doy un portátil sin nada de información ni directrices pero no lo aprecias.
Te doy una bombilla de bajo consumo sin nada de información ni directrices, ¡pero ahora es solo una bombilla!

Su comentario era uno más de la polémica sobre si la iniciativa era más un “darle un pez a un hombre” o “enseñar a un hombre a pescar”, o en este caso, proporcionar bombillas frente a promover medidas de ahorro energético.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.