Indignación pública sobre coronavirus de Wuhan conduce a juego de culpas en China

Captura de pantalla de la transmisión en vivo del 26 de enero con el gobernador de la provincia de Hubei, Wang Xiaoding, tartamudeando sobre la cantidad de mascaras producidas en Wuhan.

Una reacción contra la respuesta oficial de China al brote de coronavirus de Wuhan ha dejado a los funcionarios y al Gobierno central luchando para contrarrestar la responsabilidad. Aunque el Gobierno central ha acusado a los funcionarios locales de “ineficientes”, el Gobierno local recordó al público que no puede difundir informaciones en tiempo real por sistema muy centralizado de control de la información.  Mientras tanto, cerca de 40 000 personas han sido infectadas en China y más de mil han muerto.

Primero, culpa del Año Nuevo chino

A pesar de haber recibido la notificación de la enfermad mortal a principios de diciembre de 2019, los funcionarios chinos tardaron más de seis semanas en admitir públicamente que la situación de la salud pública había alcanzando niveles de crisis.

Una visita del primer ministro chino, Li Keqiang, a Wuhan el 20 de enero marcó el primer reconocimiento público de la gravedad del brote. Esa visita se volvió controvertida ya que ocurrió solo dos días después de que el Gobierno local de Wuhan celebrara un banquete público por el Nuevo Año chino al que asistieron más de 40 000 personas a pesar de que se conocían todos los riesgos.

Como explica Huang Yanzhong, experto en salud y autor de Normativas de salud en China contemporánea, en un podcast:

The local government, in order not to ruin the atmosphere, decided not to report the actual situation.

El Gobierno local, para no arruinar la atmósfera, decidió no informar sobre la situación real.

Luego se culpa el Gobierno local

Tras la visita de Li Keqiang a Wuhan, el Gobierno chino pasó a la que se conoce como táctica de culpabilidad y despidió a los miembros del Gobierno local al fin de mantener el prestigio del Gobierno central y, sobre todo, del Partido Comunista Chino (PCC).

El primero en tomar la culpa fue el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, que intentó disculparse por el ahora famoso banquete:

The reason why the Baibuting community continued to host the banquet this year was based on the previous judgment that the spread of the epidemic was limited between humans, so there was not enough warning.

La razón por la que la comunidad de Baibuting siguió organizando el banquete este año se basó en el juicio previo de que la propagación de la epidemia era limitada entre los humanos, por lo que no hubo suficiente advertencia.

Según lo previsto, Zhou, junto al gobernador Wang Xiadong y Ma Guoqiang, secretario del Partido de Wuhan, de la provincia de Hubei (donde se ubica Wuhan), también dio una conferencia de prensa el 26 de enero. La conferencia se convirtió en un gran desastre ya que ambos oficiales mostraron una falta de conocimiento sobre la crisis con declaraciones contundentes que incrementaron el pánico entre el público.

Primero, el gobernador Wang falló tres veces en responder a una simple pregunta sobre el numero de mascaras disponibles para la populación local. Disminuyó el numero de 10 800 millones a 1080 millones hasta 1.08 millones. El video de la conferencia de prensa fue ampliamente difundido en las redes sociales chinas y en Twitter:

El gobernador de la provincia de Hubei, Wang Xiaodong, en la noche del 26 de enero durante la conferencia de prensa sobre la prevención del nuevo tipo de epidemia de neumonía, en referencia el numero de máscaras producidas en Wuhan. Primero dijo que la producción anual era de 10 800 millones de piezas. Después de un rato dijo que era de 1800 millones y luego cambió otra vez a 1.08 millones.
Los enlace pueden ser también reproducidos después del minuto 47 y 59.

Tras verlo me he vuelto loco.

El error dio vida a memes de burla de la incapacidad del Gobierno local y que mostraban su falta de preparación. Durante la m,sma conferencia, los funcionarios mostraron también falta de coordinación:

While Governor Wang said that medical supplies were in short supply in Hubei, Mayor Zhou declared that the shortage had been mitigated.

Mientras que el Gobernador Wang dijo que los suministros médicos eran escasos en Hubei, el alcalde Zhou declaró que la escasez había sido atenuada.

Luego, el hacha cayó sobre los funcionarios de salud:

Zhang Jin y Liu Yingzi, respectivamente secretario de Partido y director de la Comisión de Salud de la provincia de Hubei, han sido destituidos de sus puestos. Los dos cargos serán ocupados por Wang Hesheng, miembro de la Junta Permanente del Comité Provincial de Hubei del PCC.

¿Y si también el Gobierno central fuera culpable?

Durante una entrevista televisiva del 27 de enero, el alcalde Zhou presentó su dimisión y asumió toda la culpa:

Comrade Ma Guoqiang and I are willing to accept responsibility. If in the end you say someone has to be held accountable, you say the masses are not satisfied, then we’re willing to appease the world by resigning.

El compañero Ma Guoqiang y yo estamos dispuestos a asumir la responsabilidad. Si, al final, dices que alguien tiene que responsabilizarse, estás diciendo que las masas no están satisfechas, entonces estaremos dispuestos a tranquilizar el mundo dimitiendo.

Pero mientras que su declaración del 27 de enero arrastra la línea del partido, antes Zhou había hecho una declaración inusual durante la visita del primer ministro, Li Keqiang, a Wuhan el 20 de enero:

As a local government official, after I get this kind of information I still have to wait for authorization before I can release it.

Como funcionario del Gobierno local, después de obtener ese tipo de información todavía tengo que esperar la autorización antes de poder publicarla.

Aunque apenas velada, esta declaración es una critica directa al régimen del presidente Xi Jinping. Desde que asumió el cargo en 2013, Xi ha estado acumulado enormes poderes dentro del Gobierno central, y para las provincias, eso significa poco espacio para el proceso decisorio local sobre temas sensibles.

Como explica Jude Blanchette investigador del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington:

Central-local relations in the Xi era have seen a severe diminishment of local-level autonomy, which has led to municipal and village officials waiting for clear signals from above before they take action.

Las relaciones entre [Gobierno] central y local en la era Xi han visto una grave disminución del autonomía a nivel local, lo que ha hecho que los funcionarios municipales y de las aldeas esperen señales claras desde arriba antes de tomar medidas.

A pesar de las afirmaciones de Pekín, el Gobierno central puede merecer una buen parte de la culpa. El 11 de enero, el equipo enviado a Wuhan concluyó que todo estaba bajo control. “El estado de los pacientes y la situación de la epidemia son actualmente controlables”, dijo Wang Guangfa, miembro del equipo nacional de expertos médicos que se ocupa de la situación.

Sin embargo, en un giro cruel e irónico, Wang Guangfa se contaminó con el virus. Este sentido de amarga ironía no se pierde en los funcionarios locales de Wuhan y otros lugares.

Xi Jinping ha mantenido un inusual bajo perfil desde la visita del primer ministro, Li Keqiang. Esto se interpretó como una forma de autoprotección política dado que el resultado de lucha contra el coronavirus sigue incierto.

Sin embargo, Xi no podrá quedar fuera del centro de atención por mucho tiempo. El 5 de marzo 2020, China celebrará sus” Dos Reuniones” anuales (两会 en chino), sesiones plenarias anuales de los dos organismos que votan sobre las decisiones políticas a nivel nacional.

Como señalo Victor Shih, investigador de las élites chinas, el aislamiento de Xi y la eliminación de los otros candidatos pueden resultar ser muy peligrosos de manejar por su imagen política, si no por su continuidad:

¿Dónde está Xi? El líder de China encabeza la lucha contra el coronavirus desde alturas seguras.

Xi Jinping ha retrocedido del centro de de atención mientras el país enfrenta su peor crisis en años, y reflexiona sobre los riesgos políticos que enfrenta para contener el virus.
———
“Politícamente, pienso que está descubriendo que tener un poder dictatorial total tiene su lado negativo, o sea que cuando las cosas van mal o tienen un alto riesgo de ir mal, entonces también tienes que asumir toda la responsabilidad”. Victor Shih, of U.C. SanDiego

Revisa la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto del coronavirus de Wuhan.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.