En medios sociales, acribillan a preguntas a presidente Bolsonaro sobre inexplicables depósitos en cuenta bancaria de su esposa

Bolsonaro, que dio positivo en coronavirus a principios de julio, se fotografía con seguidores durante una visita al estado de Rio Grande do Norte, 21 de agosto | Foto: Isac Nóbrega/Presidencia de la República (CC BY 2.0)

El 23 de agosto, en medio de la pandemia que ha causado más de 114 000 muertes en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro se dio un baño de multitudes en otra aparición pública en la capital, Brasilia. Cuando se dirigía hacia la catedral de la ciudad un periodista del diario O Globo le preguntó por qué Fabrício Queiroz —antiguo policía militar y asistente del hijo mayor de Bolsonaro— realizó depósitos por un valor de 89 000 reales brasileños (unos 15 900 dólares) en la cuenta bancaria de la esposa del presidente.

En lugar de responder a la pregunta, Bolsonaro amenazó al periodista con estas palabras: “Te voy a dar un puñetazo en la cara, ¿está claro? No tienes vergüenza”.

La respuesta del presidente provocó un aluvión de preguntas similares por parte de periodistas, famosos y otros ciudadanos en sus redes sociales: ¿Por qué su esposa ha recibido dinero de Queiroz?

Según Fábio Malini, profesor de la Universidad Federal de Espírito Santo (UFES), que investiga la relación entre política y medios sociales, en la noche del 23 de agosto se publicaban mil tuits cada 40 segundos con esta pregunta.

En el centro, el presidente Jair Bolsonaro. Etiquetado en más de 1 035 521 mensajes que cuestionan por qué no respondió a la pregunta sobre los 89 000 reales depositados por Fabricio Queiroz en la cuenta de Michelle Bolsonaro.

Entre los famosos que participaron en la campaña estaba el músico Caetano Veloso, cuyo tuit tuvo más de 100 000 ME GUSTA. Por su parte, el tuit del youtubero Felipe Neto, conocido por su oposición al gobierno de Bolsonaro, tuvo más de 150 000 ME GUSTA.

Presidente Jair Bolsonaro, ¿por qué su esposa Michelle ha recibido 89 000 reales de Fabrício Queiroz?

Presidente Jair Bolsonaro, ¿por qué su esposa Michelle ha recibido 89 000 reales de Fabrício Queiroz?

Incluso el columnista para Brasil del Deutsche Welle, Gerd Wenzel, hizo la misma pregunta al presidente en alemán:

Presidente Jair Bolsonaro, ¿por qué su esposa Michelle ha recibido 89 000 reales de Fabrício Queiroz?

¿Quién es Fabrício Queiroz?

El nombre de Fabrício Queiroz no es nuevo en los medios brasileños. Es amigo íntimo del presidente Bolsonaro desde la década de 1980, y atrajo la atención del país en 2018 por sus vínculos con una supuesta trama corrupta dentro del gabinete de Flávio Bolsonaro mientras este último era representante del Estado en Río de Janeiro. Flávio, hijo mayor del presidente, es ahora senador. Como informa la BBC, Queiroz es “sospechoso de haber formado parte de una trama para malversar salarios de empleados fantasma”.

En 2018, después de que una investigación reveló que Queiroz había depositado un cheque de 24 000 reales (unos 4288 dólares) en la cuenta corriente de la primera dama, el presidente afirmó que la cantidad era una devolución de los 40 000 reales (unos 7146 dólares) que había prestado a Queiroz en diferentes momentos. Bolsonaro dijo que el dinero se depositó en la cuenta de su esposa porque él mismo no tenía tiempo de salir.

Después de que las autoridades consiguieron acceso a los extractos bancarios de Queiroz en 2019, un artículo del periodista Fábio Serapião publicado en la revista Crusoé a principios de agosto de 2020 reveló que los depósitos sumaban el doble de lo que el presidente reconocía.

Según el artículo de Crusoé, entre 2011 y 2016, Queiroz depositó al menos 21 cheques por un total de 72 000 reales (cerca de 12 853 dólares) en la cuenta de Michelle Bolsonaro. El periódico Folha de S. Paulo y el portal de noticias G1 informaron de que en 2011 la esposa de Queiroz también depositó un total de 17 000 reales (unos 3000 dólares) en la cuenta de la señora Bolsonaro. El total de estas cifras, 89 000 reales, es el núcleo de las actuales sospechas sobre una posible conexión entre el presidente y el escándalo en el que se vio involucrado Queiroz en 2018.

Queiroz fue arrestado en junio de 2020 por su relación con las acusaciones de malversación de 2018, pero poco después quedó en arresto domiciliario debido a las medidas contra la pandemia de coronavirus.

Relación hostil con los medios

Bolsonaro tiene antecedentes de estallidos contra periodistas, como se señala en una declaración emitida por la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (ABRAJI) y organizaciones como Article19 y Reporteros sin Fronteras.

La declaración, que condena las amenazas del presidente de atacar físicamente a un periodista señala que el episodio marca un nuevo nivel de violencia en una relación ya hostil entre el primer mandatario de Brasil y la prensa. El ejemplo de Bolsonaro ha impulsado al menos dos ataques contra periodistas perpetrados por personas identificadas como seguidores del presidente, y hace temer por la seguridad de los periodistas que informan sobre temas de presidencia.

Um presidente ameaçar ou agredir fisicamente um jornalista é próprio de ditaduras, não de democracias.

(…)

Jornalistas têm sido vítimas de agressões verbais constantes ao cumprir sua obrigação profissional de questionar o presidente sobre ações do governo federal e indícios de corrupção ao longo de sua carreira política.

Un presidente que amenaza o ataca físicamente a un periodista es propio de una dictadura, no de una democracia.

(…)

Los periodistas han sido víctimas de agresiones verbales constantes mientras ejercían su deber profesional de preguntar al presidente sobre actuaciones del Gobierno federal y sobre indicios de corrupción a lo largo de su carrera política.

La rama brasileña de Human Rights Watch se unió a estas declaraciones, en el sentido de que la actitud de Bolsonaro era un “claro intento de intimidar a los medios, para que no hagan preguntas que él no quiere responder”.

“Tengo ganas de reventarte la boca a puñetazos. Eres un miserable”.

Presidente Jair Bolsonaro.
———–
Cuando le preguntaron sobre denuncias de corrupción que señalan a su familia, Bolsonaro dijo a un periodista que le gustaría “reventarle la boca a puñetazos”. Esa actitud es una clara tentativa de intimidar a los medios para que no hagan preguntas que él no desea responder.

El propio presidente recién habló públicamente del episodio en la mañana del 24 de agosto, cuando intentó darle la vuelta al incidente y centrar la atención en acusaciones diferentes contra la familia Marinho, propietaria del periódico O Globo. Un hombre que fue investigado por un fraude monetario afirmó haber vendido dólares libres de impuestos a la familia Marinho durante la década de 1990. Los Marinho negaron cualquier ilegalidad. 

Durante al menos los últimos 10 años, el sistema Globo me persigue sin pruebas ni nada contra mí.

Ahora estoy esperando explicaciones de la familia Marinho sobre el hecho de que el demandante asegure que se les han depositado cantidades que superan los mil millones de reales.

En la mañana del 24 de agosto, en un acto público sobre cómo está manejando Brasil la pandemia de COVID-19, Bolsonaro volvió a reprender a los periodistas, se quejó de las repercusiones de sus declaraciones y los acusó de empuñar sus bolígrafos con “malicia”:

Aquela história de atleta, né, que o pessoal da imprensa vai pôr deboche, mas quando pega um bundão de vocês, a chance de sobreviver é bem menor. Só sabem fazer maldade, usar a caneta com maldade.

Esa historia del atleta, la prensa se burla de eso, pero cuando alguno de ustedes se contagie [de COVID-19], su esperanza de supervivencia será mucho menor. Ustedes solo saben ser malos, enarbolan sus bolígrafos mezquinamente.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.