Aumenta represión en Myanmar con bombardeos que dejan más muertos y desplazados

Manifestantes contra el golpe de Estado muestran pancarta que pide restauración del gobierno civil en Myanmar. Foto del autor.

Este artículo fue publicado originalmente en Medium y o escribió un bloguero que prefiere no revelar su identidad. Se publica aquí una versión editada.

Nota: Este artículo contiene imágenes perturbadoras de violencia.

A lo largo de marzo de 2021, el régimen militar de Myanmar continuó con su brutal represión de los movimientos civiles que piden restaurar la democracia en el país tras el golpe de Estado militar del 1 de febrero.

Desde febrero, múltiples manifestaciones en todo el país han desafiado el control militar. Desde marzo, la junta endureció su política de mano dura contra manifestantes pacíficos.

Mientras aumentaba la presión de las organizaciones armadas étnicas, a finales de marzo recrudeció la violencia ejercida por el Ejército, que bombardeó aldeas controladas por organizaciones armadas étnicas. Hasta el 2 de abril, habían muerto 550 manifestantes, incluidos 46 niños, mientras que cerca de 12 900 aldeanos han tenido que abandonar sus hogares para huir de los enfrentamientos entre el régimen militar y organizaciones armadas étnicas en los estados de Karen y Kachin.

A continuación presentamos una cronología de la violencia ejercida por la junta militar a civiles y manifestantes durante la segunda mitad de marzo:

El 19 de marzo, a causa de una operación militar en la pequeña ciudad de Auyng Ban, en el estado de Shan, murieron nueve manifestantes.

Desde el 21 de marzo, el régimen intensificó la violencia en Taunggyi, capital de Shan. Los videos difundidos en Facebook mostraban a soldados disparando a los manifestantes y torturando a civiles en sus casas.

El mismo día, el Ejército intensificó la represión nocturna en algunas zonas de Mandalay, la segunda ciudad de Myanmar, y mató a cinco personas, incluido un joven de 15 años. La represión continuó al día siguiente en la ciudad con la muerte de cuatro personas más, incluido un muchacho de 13 años.

El día 23, efectivos militares entraron por la fuerza en una casa y dispararon a una niña de siete años que estaba en el regazo de su padre. Su hermano, de 19 años, recibió un duro golpe en el cráneo con la culata de un rifle y fue arrestado por los soldados. Estos jóvenes fueron los primeros entre las numerosas víctimas de la creciente ofensiva militar contra los jóvenes.

Tras tres días de violencia continuada en Mandalay, las muertes ocurridas se estiman en 22.

El 24 de marzo se organizó una huelga a nivel nacional, el “día silencioso”, en el que la población no salió a la calle y cerró negocios y tiendas en todo el país en señal de protesta.

Tropas de la junta propinan golpes y patadas a manifestantes detenidos mientras son transferidos de un camión militar a prisión ayer en Myeik. Más de 30 manifestantes contra el golpe fueron arrestados en Myeik el 26 de marzo y hubo cuatro muertos.

“Día de la vergüenza”

El sábado 27 de marzo, mientras la junta celebraba el “Día de las Fuerzas Armadas” en la capital, Nay Pyi Taw, las fuerzas del régimen desataban una despiadada violencia contra los manifestantes, que causó un baño de sangre en 40 ciudades del país. El número de muertos asciende a 114.

Al menos 114 personas murieron en los ataques llevados a cabo por las fuerzas armadas de la junta en más de 40 ciudades en todo Myanmar el sábado. Hemos actualizado nuestros informes para incluir estas cifras.

Ese mismo día, cinco mataron a niños. Policías antidisturbios dispararon a un muchacho de 13 años de Mingalar Taung Nyunt cuando jugaba en la calle. La Policía se llevó su cuerpo. Un niño de un año quedó gravemente herido por una bala de goma. Para ese momento, 29 menores de 18 años ya habían muerto a manos de militares en todo el país.

En la ciudad de Dawei, cámaras de seguridad mostraron a soldados del régimen en un camión cuando trataban de matar a tres civiles en moto por elmero hecho de cruzar la calle. Dos escaparon pero uno murió por los disparos.

Resulta desagradable ver la violencia con que las bandas a sueldo de la junta apalean a un civil indefenso en Myeik hoy, 27 de marzo. Los crímenes cometidos por la junta contra civiles en Myanmar llevan ya demasiado tiempo impunes.

El crimen más atroz perpetrado quizás sea el cometido durante una incursión nocturna en Mandalay, cuando quemaron vivo a un lugareño.

‘Ayúdame, madre’– tropas de la junta disparan y queman vivo un habitante de Mandalay.

Aye Ko, de 40 años, tenía cuatro hijos.

Antes del baño de sangre, el régimen confirmó en un anuncio en una televisora estatal su intención de permitir disparar en la cabeza, y advirtió que no dudarían en hacerlo si las protestas continuaban.

Por esta razón, además del gran número de muertes, la comunidad internacional bautizó el Día de las Fuerzas Armadas del régimen militar de Myanmar como “Día de la Vergüenza”.

Antes, al Día de las Fuerzas Armadas se le conocía como Día de la Resistencia, conmemorando la expulsión del Ejército japonés del país durante la Segunda Guerra Mundial. Después, la junta militar cambió el nombre a Día de las Fuerzas Armadas, conocido localmente como Día Tatmadaw (တပ်မတော်နေ့).

Como símbolo de resistencia antifascista, los activistas pidieron a la población salir a la calle en todo el país el 27 de marzo.

Continúa la impunidad

El domingo 28 de marzo, la represión militar en la ciudad central de Monywa, donde tuvieron lugar manifestaciones masivas todos los días, mataron a cinco personas.

A Khukhu Celina, activista por los derechos de la mujer de la organización Women for Justice, la mataron las fuerzas armadas de la junta durante la represión de una manifestación contra el golpe en Kalay, Sagaing. Le dispararon en el pecho con munición real. Otras tres personas quedaron heridas durante el ataque, según fuentes locales.

También en Rangún se informó que el Ejército usó granadas reales en el barrio de Hlaing.

Durante la noche, el Ejército lanzó una campaña represiva en la ciudad de Pathein, en la región del delta del Irrawaddy, en medio de cortes de internet y electricidad.

De igual manera, en la localidad de Dagon del Sur (Rangún), el Ejército usó ametralladoras en sus campañas nocturnas.

La represión continuó el 29 de marzo en Dagon del Sur, donde las fuerzas del régimen utilizaron lanzacohetes para liquidar la fuerte resistencia de los manifestantes. Se informó también que miembros del Ejército quemaron un cuerpo durante la noche, aunque no está claro si la persona estaba viva o muerta al ser quemada. En total, se confirmó la muerte de 21 personas durante los enfrentamientos de estos dos días.

Civiles de la ciudad de Kalay y otras zonas cercanas, donde la mayoría de la población pertenece a la etnia chin, opusieron una feroz resistencia contra el Ejército durante tres días desde el 30 de marzo. Diecisiete civiles murieron en los enfrentamientos.

Bombardeos sobre aldeas de grupos étnicos

Desde el 11 de marzo, el KIA (Ejércido de Independencia de Kachin) ha atacado varias bases militares cerca de Hpa-Kant, ciudad al norte del estado de Kachin, a lo que el Ejército replicó con bombardeos.

La guerra civil entre el KIA y el Ejército birmano está activa desde 2011, salvo por períodos de tregua ocasionales.

El KIA declaró que retomó las ofensivas contra la junta ´pr las atrocidades cometidas por Tatmadaw contra la población civil.

El 23 de marzo, el Ejército de Arakán, del estado de Rakáin, condenó de igual manera la violencia de las fuerzas de Tatmadaw. Esto tuvo gran repercusión, ya que el Ejército había acordado un alto el fuego con el Ejército de Arakán al principio del golpe de Estado, lo que puso fin a una sucesión episodios de intensos combates en Rakáin desde 2018. El 11 de marzo, el Ejército había retirado también al Ejército de Arakán de su lista de grupos terroristas.

El 27 de marzo, Día de las Fuerzas Armadas, la Unión Nacional de Karen atacó y capturó una base militar cerca de Thee Mutra, estado de Karen.

Esa misma noche, el Ejército birmano inició las represalias bombardeando zonas controladas por la Unión Nacional de Karen. Los continuos bombardeos durante ese fin de semana obligaron a más de 10 000 personas de la región a abandonar sus hogares. Los ataques aéreos continuaron hasta el 30 de marzo, y causaron la muerte de al menos 20 civiles.

Niños muertos y heridos por ataqueas aéreso diarios del Ejército birmano. Ahora hay 12 000 personas desplazadas en el estado Karen.
———–
30 DE MARZO DE 2021

NIÑOS MUERTOS  Y HERIDOS POR LOS BOMBARDEOS DIARIOS DEL EJÉRCITO BIRMANO, 12 000 PERSONAS DESPLAZADAS EN EL ESTADO DE KAREN

Ver informa completo: https://t.co/z9m5sY1gtE.

Más de 10 000 habitantes de zonas controladas por la Unión Nacional de Karen en Karen  han sido desplazadas por los bombardeos lanzados por el régimen. Entre el 27 y el 30 de marzo, estos ataques han matado a 20 civiles y herido al menos a otros 14.

El 28 de marzo, el KIA capturó cuatro bases militares cerca de la ciudad de Hpa-Kant. Al día siguiente, el Ejército respondió con un bombardeo, lo que agravó la situación de desplazamiento de la población por los combates previos en la zona.

En el municipio de Inganyan, en Kachin, 195 hogares entre todas las aldeas: 904 personas tuvieron que huir. Los refugiados necesitan asistencia urgente pero el Consejo Militar bloquea las ayudas. Los refugiados huyeron de la aldea el 15 de marzo y necesitan alimentos y artículos de primera necesidad.>

El 30 de marzo, una coalición de grupos étnicos armados llamada MNDAA (Alianza Nacional Democrática de Myanmar), el Ejército de Arakán y el TNLA (Ejército de Liberación Nacional de Ta'ang) emitieron un comunicado en el que afirman que defenderán y apoyarán a la población civil si la represión militar continúa.

Más de 46 niños han muerto en los dos últimos meses durante las protestas y los bombardeos.

Estos son los niños asesinados por las fuerzas del régimen de Myanmar desde el 1 de febrero

¿Qué está pasando en Myanmar?
——————–
Ayuda a The Irrawaddy a contar lo que de verdad sucede en Myanmar.

Resistencia popular

Durante la segunda mitad de marzo, muchas ciudades en Myanmar siguieron oponiendo resistencia y se manifestaron en las calles.

Cerca de 20 000 personas, incluidos monjes, participaron en una manifestación contra la dictadura militar en Tangse, Sagaing, hoy (29 de marzo).

Los jóvenes de Rangún, tras haber sufrido represión inhuman, siguieron haciéndose notar en calles de toda la ciudad con tácticas de guerrilla para evadir al Ejército.

También escogieron horarios poco habituales para actuar, como al amanecer o durante la noche. En otras protestas se llevaron a cabo acciones simbólicas con globos rojos o flores, sin asistencia de personas para evitar arrestos y muertes.

En la noche del 31 de marzo, el Comité de Representación de Pyidaungsu Hluttaw (cuerpo gubernamental en el exilio establecido por representantes parlamentarios expulsados), presentó el Estatuto Democrático Federal, hoja de ruta para impulsar el futuro político del país y combatir el brutal régimen militar, y declaró la derogación de la Constitución de 2008, redactada por la anterior junta militar.

En los días siguientes, la población protestó quemó la Constitución en señal de protesta y su bandera en diferentes ciudades.

Decididos a acabar con la brutal represión, manifestantes contra el régimen de Monywa, en la región de Sagaing, tomaron las calles por 54 días consecutivos al 1 de abril. Los manifestantes quemaron copias de la Constitución de 2008, redactada por la junta militar, para celebrar su derogación por parte de los parlamentarios electos de Myanmar (Foto: CJ).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close