¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Corea: El Festival de Cosecha de la Luna y cómo pasarlo

Nuevamente es el Festival de Cosecha de la Luna (FCL). La época en que los miembros de la familia que viven lejos pueden reunirse y los parientes que raramente se reúnen pueden saludarse en sus ciudades natales. Tu estómago está contento con comida tradicional hecha en casa. Sin embargo, no todo el mundo está esperando por este momento.

Un gracioso post muestra por qué algunas personas están preocupadas por el FCL.

Queridos estimados ancianos: cuando se encuentren con jóvenes solteros y solteras en el pueblo en este festival de otoño, por favor no pregunten cuándo van a casarse o si trabajan o no. La gente joven que no se ha casado todavía y que no ha encontrado trabajo podría molestarse. Si la gente joven dice hola, deberíamos decirles a las jóvenes que están más lindas y a los jóvenes que están más guapos. Los jóvenes son renuentes a visitar sus pueblos en el festival de otoño por ese tipo de preguntas.

Ese es el resumen de lo que habla un jefe de pueblo de Shingi-ri en la transmisión del pueblo. Incapaces de casarse e incapaces de encontrar trabajo… es doloroso.

Acá los comentarios sobre el post.

El problema es que los ancianos no usan Internet.

Me casé el último noviembre. Al siguente Año Nuevo, los ancianos me preguntaron cuándo tendría un bebé…

Un blogger y periodista presenta a algunas personas que deciden no pasar el FCL con sus familias.

Siempre es como el Festival de Cosecha de la Luna. Este comentario de buenos deseos hiere a los jóvenes. Debido a la depresión económica y a la dificultad de encontrar trabajo, hay muchos jóvenes entre 20 y 30 años que no tienen la capacidad de ir a sus pueblos natales con la finalidad de pasar el FCL con sus padres. Los jóvenes empleados que soñaron con pasar un buen momento en el FCL también lo pasan mal en el festival debido a lo delgado de sus billeteras. Además, algunos de ellos dejaron de regresar a sus pueblos natales debido a lo breve del festival. Escuchemos sus historias.

Señora Kim (25): que se prepara para ingresar a un curso de posgrado en vez de encontrar un trabajo, decide no regresar a casa a pesar que extraña a sus padres. Su ciudad natal es Koomi, Kyongsangbuk-do y está nerviosa por su examen a mediados de octubre. Tiene un trabajo de medio tiempo en una lavandería de 8 a 10 pm. Sus padres están preocupados acerca de cuándo se casará. A pesar que ella los consuela con “todavía soy joven,” siempre se siente estresada. “¿Cuánto tiempo vas a estudiar?” Ella le teme a las preguntas de sus parientes. “Me gustaría ver a mis padres, pero no quiero encontrarme con mis parientes en el pueblo. ‘¿qué hay de tu trabajo? ¿Tienes enamorado?….’ Preguntas interminables que me deprimen tanto. Quiero huir de ellas.”

Señor Lim (28): pasa el Festival solo. Durante dos años no ha visitado su pueblo, Ulsan, en el Año Nuevo en el Festival de la Cosecha de la Luna. Las fiestas son el mejor momento para ganar dinero para los empleados de medio tiempo. Él se graduó de la universidad el año pasado. Mientras estudiaba y despues de un año de su graduación, mandó su currículum a muchas empresas, pero sin éxito. A partir de este año, se rindió en la búsqueda de trabajo y se preparó para el examen del servicio civil. Su casa no es próspera. En la universidad, tuvo que pagar sus propias cuotas y gastos con tutorías privadas y trabajos de medio tiempo. Ahora trabaja en una tienda por departamentos en el día y estudia de noche. Como vive en un lugar extraño, raramente visita su casa. A pesar que ansía visitar su pueblo natal en las fiestas, tiene vergüenza de reunirse con sus padres. Además, en las fiestas el sueldo se duplica. “Este año, mi hermana mayor se casó. Irá a la casa de sus suegros en lugar de la nuestra. Yo debería estar con mis padres, pero no puedo. Me siento tan triste.”

Señor Yoon (38): todavía es soltero. Está tratando de encontrar excusas para evitar visitar su pueblo natal en Hadong, Kyungsangnam-do. Sus compañeros de trabajo le han sugerido que se tome más días libres, pero está pensando decirle a sus padres que debido a mucho trabajo en su empresa, no puede ir. Los padres le concertarán varias citas a ciegas con un comentario, “Tu hermano más chico ya está en primero de primaria. ¿Qué estás haciendo?” Además, su casa es la de la familia jefe y por lo tanto más de 50 personas visitarán la casa de sus padres. Cuando se encuentren con el señor Yoon, “¿cuándo tendras una boda? No tienes que alimentarte con fideos. Por favor, cásate.” El último Año Nuevo, hasta los sobrinos se burlaron de mí, “¿Cómo así no eres tan popular entre las mujeres?” “No soy el hijo mayor, pero me siento mal por los padres. Pero siempre que nos reunimos y comemos, todas las personas hacen énfasis en que tengo que casarme este año. No puedo digerir mi comida”.

Señora Park (34): planea viajar a Japón durante el Festival de Cosecha de la Luna. Escogió un hombre antes que a los padres. No estaba cómoda cuando los parientes le hablaban de su matrimonio cada fiesta. Su meta de este año es el matrimonio. Esta primavera, conoció a un hombre que es dos años mayor que ella. Lo vio en una reunión con una empresa cooperativa. Una vez que lo vio, se enamoró de él. Después de cumplir los 30, no se había enamorado de ningún hombre, pero cuando lo vio, se estremeció. Se le acercó primero y trató de ganar su atención con regalos. Con el paso del tiempo, él también empezó a abrir su mente. Finalmente, salieron. Pero eso fue todo. No le ha propuesto matrimonio todavía. Ella estaba desconcertada, pero llegó una oportunidad. Los padres de él decidieron ir a Estados Unidos para ver a su hija durante el Festival. Ella supo que él pasaría unos días solo. Ella le sugirió viajar a Japón y él aceptó. “Cada festival, me acosaban mis padres y parientes acerca de cuándo me casaría. Mis padres entenderán. Regresaré de Japón con su proposición matrimonial”.

Señora Jung (29): decide llamar a sus padres que viven en Jeonjoo en Jeonllabuk-do para el Festival. Las fiestas duran tres días. Con ese tiempo, visitar la casa de sus suegros en Busan no es suficiente. Ella sabe que sus padres no están felices por esto, pero no hay opción. Ella es la segunda hija de tres hermanos y su esposo es hijo único. Sin ella, su hermana y hermano pueden estar con sus padres. Desde que se casó en el 2006, es la primera vez que ella no visita la casa de sus padres en las fiestas.[…]

Un blogger presenta una vieja costumbre de cómo mujeres casadas trataron de encontrarse con sus padres durante el Festival.

Banbogi (mirar a medias), una costumbre por la cual puedes encontrarte con tu hija casada durante el Festival de Cosecha de la Luna.

Cada año, cuando se acerca el Festival de Cosecha de la Luna, la gente va en peregrinaje a su pueblo natal. Este año, mucho gente planea, por supuesto, dirigirse a su pueblo natal. Sus manos están llenas de regalos para sus parientes y familia, y también se regresan con un montón de regalos de ellos. Creo que es así como vivimos con cariño. Antes, cuando no podíamos regresar a nuestros pueblos con autos, era casi imposible para las hijas casadas regresar para ver a sus padres. Una hija casada no es mejor que un extraño. Esto significa que si te vas a otra casa, esa casa es tuya. Sin embargo, ¿cómo pueden dejar de extrañar a sus padres y otros miembros de la familia? Extrañan sus casas todo el tiempo. Entonces cada año el Festival de Cosecha de la Luna es el momento en que pueden hacer Banbogi. Esto significa que la hija casada y su familia se puede encontrar en medio de la distancia de sus casas. Temprano en la mañana después de que ella termina el servicio de conmemoración de los antepasados de la familia de su esposo, está ocupada envolviendo la comida. Con la comida que a ella le gustaría compartir con su madre, sale de la casa de su esposo. Antes, las mujeres se casaban y se iban a vivir a lugares no muy lejanos de su casa. Por consiguiente, esta costumbre era posible. Sin autos, Banbogi tampoco seria posible en este tiempo. Así que a veces, algunas amas de casa pasaban por casa después del Festival de Cosecha de la Luna. Se llama Onbogi (mirar totalmente). Como sea, su madre también prepara comida que a su hija le gusta. En medio de sus casas, se encuentran y hablan. La costumbre ya no ocurre, pero en esos tiempos, el Festival significaba tanto para esas personas.[…]

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.