¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Nigeria: Recordando a un activista, quince años después de su ejecución

El 10 de noviembre de hace quince años, Ken Saro-Wiwa, un destacado activista y franco crítico de la industria petrolera en Nigeria, fue ejecutado junto con ocho de sus compañeros. Saro-Wiwa fue conocido en todo el mundo por su activismo no violento en favor del Delta del Níger, una región devastada por la industria petrolera. Era un héroe para muchos nigerianos, y su ejecución indignó a la comunidad internacional en contra del tristemente célebre régimen autoritario de Sani Abacha y las prácticas de Royal Dutch Shell.

Saro-Wiwa y sus compañeros, apodados los ‘nueve Ogoni’, fueron acusados del asesinato de cuatro jefes, miembros de una facción rival en la organización que defendía su región en la que vivían, Ogoniland. Saro-Wiwa y los otros ocho líderes del Movimiento para la Sobrevivencia de los Ogoni (MOSOP, por sus siglas en inglés) fueron procesados por un tribunal militar especial convocado por el régimen de Abacha, un tribunal que fue percibido como tan corrupto que casi todos los abogados defensores en el caso renunciaron al caso en señal de protesta (los testigos del juicio admitieron luego que los habían sobornado para que dieran un falso testimonio). No obstante, a los nueve los condenaron y sentenciaron a muerte a pesar del pedido internacional, poco después de la condena fueron colgados.

Sokari en Blacklooks recuerda el día en ejecutaron a Saro-Wiwa:

Todavía recuerdo el día, un viernes. La semana inmediata antes de la ejecución hubo una confusión de jefes de estado, líderes religiosos, organizaciones de derechos humanos y personas para tratar de evitar el ahorcamiento apelando al General Abacha. Hasta el mismo momento, todos nos convencimos de que eso no pasaría. En la mañana del sábado, recuerdo claramente estar echado en la cama mirando el techo cuando sonó el teléfono. Era una llamada de un pariente de Port Harcourt que me decía lo que yo ya sabia pero que ahora esta confirmado. Ocho miembros del MOSOP, Ken Saro-Wiwa, Barinem Kiobel, Fexlix Nuate, John Kpuinen, Daniel Gbokoo, Baribor Bera, Nordu Eawo, Saturday Doobe, Paul Levura habían sido ejecutados.

Myrne Whitman escribe la influencia que Saro-Wiwa tuvo en ella:

[Los escritos de Saro-Wiwa] hacían referencias a los abusos que vio a su alrededor, mientras las empresas petroleras tomaron riquezas de debajo de la tierra de Ogoni, y a cambio las dejaron contaminadas e inutilizables. Alimentaron mi visión del mundo de cómo trabajaba el mundo, y por qué necesitaba contar mi propia historia como quiera que pudiera.

Escribiendo en el blog NigeriansTalk, Temie Giwa recuerda a Saro-Wiwa:

Ken Saro Wiwa ha sido mi héroe desde que puedo recordar… Me asombra su pasión y compromiso con su pueblo. Su valor para luchar, aunque predijo su muerte dos años antes, me obliga a intentar vivir una vida de servicio y no tener miedo. Su compromiso con la literatura, el riguroso mundo de la sátira y su pasión por los negocios son todos conceptos que espero emular.

Fue un hombre que defendió sus principio. Odiabla la guerra pero la apostó en contra de los que explotaron a su pueblo. Era una hombre pacífico que murió por un crimen terrible que no cometió. Fue un producto de lo mejor que hay en el espíritu nigeriano y por eso tengo fe en nuestro país.

Tras la ejecución del 10 de noviembre, las familias de los nueve Ogoni presentaron una demanda en contra de Shell, la principal empresa petrolera que opera en la región. Acusaron a la multinacional de crímenes en contra de la humanidad, alegando complicidad de Shell en tortura, tiroteos, detención ilegal y otros abusos realizados por el régimen de Abacha. En junio de 2009, catorce años después de la ejecución, se llegó a un acuerdo por US$15.5 millones, con Shell negando responsabilidad por las nueve muertes. Luego de los procedimientos, el Guardian informó de documentos clasificados como confidenciales que revelaron la estrategia de relaciones públicas de Shell al momento de las ejecuciones: en una serie de memorándum internos, la empresa traza un plan para “crear coaliciones, aislar a la oposición y cambiar el debate”, ganar a activistas “en mitad del camino” para los fines de Shell y quedar bien con la prensa.

Visita el sitio web Recordando a Saro-Wiwa para escuchar un audio acerca de la actual situación en el Delta del Níger, o visita el sitio web de MOSOP para actualizaciones adicionales.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.