¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El triste destino de los “Policías YouTube” de Rusia

First frames of Dymovskiy's Video Address

Primeros cuadros del discurso en video de Dymovskiy

Ha pasado casi un año desde que un ex oficial de policía de Novorossiysk, Alexey Dymovskiy, grabara un famoso video sobre corrupción en la policía rusa que ha sido visto casi un millón de veces. Desde entonces, varios oficiales de policía han seguido sus pasos, y han colgado testimonios en YouTube de malas acciones dentro de la policía en el pasado año. Desafortunadamente, casi todos han sufrido arrestos, golpizas, despidos o enjuiciamiento penal y la justicia nunca ha llegado.

No es que no se conociera de la corrupción en la policía rusa antes del video de Dymovskiy. Fue el medio que él escogió para contar este secreto a voces lo que atrajo tanta atención. La revelación total de la identidad del mensajero fue una parte esencial del mensaje, e inició una nueva forma de comunicación pública del ciudadano-al-gobierno: un discurso en video en línea al presidente o primer ministro.

Esta forma de comunicación pública ganó pronta popularidad. Al menos siete ex y actuales agentes encargados de hacer cumplir la ley copiaron la técnica y presentaron sus discursos en YouTube. Muchos otros los han seguido. Una búsqueda en YouTube revela actualmente más de 1700 videos [RUS] titulados “Discurso al presidente” subido en el último año.

Tristemente, la actividad en línea de los ‘policías YouTube’ todavía no ha cambiado las cosas para mejor. Al contrario: muchos de los más conocidos de estos recién nacidos “video-bloggers” han sido procesados.

Graves consecuencias personales

Alexey Dymovskiy se convirtió en la primera víctima de su propia iniciativa. El 29 de diciembre de 2009, se presentó un caso penal en su contra. Lo acusaron de fraude y de mal uso de autoridad. Al mismo tiempo, la unidad de investigación de la policía no encontró ningna evidencia de los delitos de los que habló en su discurso en video. El 22 de enero de 2010 Dymovskiy fue arrestado y pasó cerca de mes y medio en la cárcel hasta que lo liberaron el 7 de marzo. El 23 de marzo de 2010, la corte de la ciudad de Krasnodar resolvió que Dymovskiy era culpable de calumnia en contra de sus antiguos jefes y lo obligaron a pagar un monto de compensación integral de US$3000.

El 21 de febrero de 2010, Vadim Karastelyov, un activista no gubernamental y que apoyaba a Dymovskiy, fue detenido [RUS] durante siete días por organizar una manifestación de apoyo en favor de Dymovskiy que no tuvo respaldo de las autoridades locales. Inmediatamente después de su liberación, Karastelyov fue atacado y golpeado en la puerta de su casa.

Mikhail Yevseev, un ex oficial de investigaciones penales, dio su discurso en video en YouTube [RUS] el 11 de noviembre de 2009. Yevseev habló de corrupción y de dos personas que fueron sentenciadas a cadena perpetua por incendiar un centro de comercio. Yevseev alegaba que ambos eran inocentes y que lo habían obligado a testificar en contra de ellos. En agosto de 2010, se presentaros dos caso penales en su contra [RUS] (ambos por ex policías colegas de Yevseev). El 17 de noviembre de 2010, un año después del lanzmiento del video, a Yevseev lo sentenciaron a un año en una colonia penal [RUS] “por dar a conocer secretos del gobierno”.

Grigoriy Chekalin, el fiscal adjunto de la ciudad de Ukhta dio a conocer su discurso en video [RUS] el 12 de noviembre de 2009. Habló del mismo caso de incendio provocado de Yevseev. El 3 de diciembre de 2010, Chekalin fue sentenciado a un año y medio en una colonia penal [RUS] por presentar evidencia falsa.

Vadim Smirnov, otro ‘policía YouTube’ retirado, de Moscú, no fue enjuiciado luego de su discurso en video. Poco después de que el video fuera colgado, desapareció de la blogósfera. Desde entonces, no se ha informado de noticias suyas –probablemente, estaba abrumado por el efecto mediático que creó.

Tatyana Domracheva, oficial de policía de Ekaterinburgo, dio a conocer su discurso en video el 26 de junio de 2010 [RUS]. Acusó a sus colegas y superiores de numerosas acciones fuera de la ley. Apenas un mes y medio después de su video en YouTube, la despidieron debido a formalidades [RUS]. Su (antiguo) jefe amenazó con iniciar un caso penal en su contra, informó [RUS] Kasparov.ru.

Otros tres seguidores de Dymovskiy (hacer click en sus nombres para ver sus los videos de sus discursos), Igor Konygin [RUS], Alexey Mumolin [RUS] y Alexander Popkov [RUS] todavía no han enfrentado acusaciones legales. Sin embargo, Popkov estuvo involucrado en una investigación interna, y se ha iniciado una revisión de antecedentes de Mumolin, informó Vremya.ru.

Más voces se agregan

La opinión púbilca está dividida respecto de los ‘policías YouTube’. Tras el caótico apoyo inicial a su causa, algunos periodistas liberales alegaron [RUS] que el propio Dymovskiy estuvo implicado en una serie de delitos, y que no tenía derecho de acusar a la policía de corrupción. Hay mucha evidencia para sugerir que casi todos los policías de YouTube han estado implicados en algún tipo de actividad sospechosa en el curso de su carrera.

Aunque las acusaciones en contra de Dymovskiy y otros siguen firmes, la furiosa reacción de los jefes de policía, y los considerables riesgos tomados por los realizadores de los videos, es una forma de evidencia de que es cierto lo que dicen. En todos los casos, los jefes de la policía se han ocupado de eliminar las fuentes de la ‘filtración al publico’ más que en intentar hacer cambios (la reforma policial iniciada a fines de 2009 apenas puede ser considerada un cambio real).

La historia de los ‘policías YouTube’ muestra vívidamente cómo las estructuras rusas de aplicación de la ley reaccionan a los intentos de denunciantes en línea. Dymovskiy y sus seguidores no han tenido el mismo glorioso destino de Frank Serpico, un policía de Nueva York que atestiguó en contra de la corrupción en la ciudad. A diferencia de Serpico, Dymovskiy no ha recibido ningún premio, y su historia no se ha convertido en una película de Hollywood (además de la película que él mismo hizo, por supuesto). Hasta ahora, a sus seguidores los han perseguido, marginado y sus reclamos han sido ignorados.

Aun así, están los que siguen hablando de la corrupción. El 6 de diciembre de 2010 Yekaterina Rogoza, oficial de policía de la aldea de Kushchevskaya (lugar en el que una pandilla local le prendió fuego a una familia de 12 personas), grabó en video un discurso en línea [RUS] alegando que el fiscal local la obligó a proteger a la pandilla y desestimar cualquier caso penal en contra de ellos. Al día siguiente de su video en YouTube, la televisora nacional NTV emitió una entrevista con ella, ofreciendo la esperanza de que la presión pública podría forzar algún tipo de acción oficial.

El hecho de usar tecnología digital no quiere decir que Dymovskiy o cualquiera de los que siguieron sus pasos sean santos, pero definitivemente expone un punto de vista que de otra manera hubiera sido silenciada. Tal vez esta vez, ¿un testimonio en línea podrá cambiar algo para mejor?

5 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.