¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Portugal: Generación en protesta, tonta y viviendo con las justas

Las hostilidades han comenzado. El 12 de marzo, en muchas ciudades del país y en delegaciones portuguesas en toda la Unión Europea, los jóvenes estarán tomando las calles. Según la organización, la protesta de Geração à Rasca [la generación que vive con las justas] es una “protesta pacífica, no partidaria y secular, con el objetivo de fortalecer la democracia participativa en el país” [pt]. Surgió como un acto espontáneo en Facebook y en menos de un mes reunió más de 50,000 [actualización: 64.639] intenciones de participar:

Poster for the "Scraping By" Generation Protest from the event created on Facebook

Afiche de la protesta de la generación que vive con las justas, de la página creada en Facebook.

Nós, desempregados, “quinhentoseuristas” e outros mal remunerados, escravos disfarçados, subcontratados, contratados a prazo, falsos trabalhadores independentes, trabalhadores intermitentes, estagiários, bolseiros, trabalhadores-estudantes, estudantes, mães, pais e filhos de Portugal. Protestamos:
– Pelo direito ao emprego! Pelo direito à educação!
– Pela… melhoria das condições de trabalho e o fim da precariedade!
– Pelo reconhecimento das qualificações, competência e experiência, espelhado em salários e contratos dignos!

Nosotros, los desempleados, los “quinientoseuristas” [refiriéndose a su pago mensual] y otros, mal pagados, esclavos disfrazados, trabajadores temporales, supuestos “trabajadores independientes” [contratados así por empleadores para evitar pagos de Seguridad Social], trabajadores eventuales, pasantes, becarios, estudiantes trabajadores, estudiantes, madres, padres e hijos de Portugal. Protestamos:
– ¡Por el derecho al empleo! ¡Por el derecho a la educación!
– ¡Por la mejora de las condiciones de trabajo y por el fin de la precariedad laboral!
– ¡Por el reconocimiento de [nuestras] calificaciones, competencia y experiencia, reflejado en remuneraciones y contratos dignos!

Subempleo en contexto

En diciembre de 2010, la emisora TSF Radio News [pt] informó de un grupo de datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) que señaló que “más de 300,000 jóvenes no tienen actividad [económica]”. En su sitio web, la misma radio dijo el 24 de febrero, que “el 23 por ciento de la juventud está desempleada, 720,000 tienen contratos a corto plazo y hay un aumento de más del 14 por ciento en el uso de recibos verdes [trabajadores que ganan en régimen impositivo de trabajadores independientes] registrados en los tres meses anteriores”.

En el blog Epígrafe, Ricardo Salabert, del Movimiento FERVE (BOIL, siglas de Harto de Estos Recibos Verdes) [pt], explica este tipo de relación a los mercados laborales:

Os recibos verdes são um modelo de facturação aplicável aos trabalhadores independentes, i.e., às pessoas que prestam serviços ocasionais para entidades várias (empresas ou particulares). São exemplo disso os médicos, os arquitectos (entre outros) que podem passar recibos verdes aos seus clientes, não tendo de se estabelecer como empresa.

Recibos verdes es un modelo de facturacion aplicable a los independientes, es decir, personas que brindan servicios ocasional a diversas entidades (empresas o personas). Un ejemplo son los médicos, arquitectos (entre otros) que pueden usarlos para facturar a sus clientes, sin tener que constituirse en una empresa.

Y así crece la porción de trabajadores que carecen de todo tipo de protección social (en enfermedad, embarazo, muerte de parientes), sin vacaciones ni otro tipo de subsidios. Estos trabajadores pueden ser despedidos por el empleador en cualquier momento pues, de acuerdo a ley, no tienen vínculo con la empresa. Hay decenas de miles de portugueses, de todas las edades, con el estado de “falsos recibos verdes” que prestan servicios a empresas bajo las mismas condiciones que los que tienen contrato de trabajo, como lo establece el Código Laboral (artículo 12) [pt], que los mantiene como “precarios”.

Música que aviva la acción

Algunos la llaman la Generación No-Tampoco, como Rui Rocha explica [pt], en el Delito de Opinião (Delito de opinión):

Nem estudam, nem trabalham. (…) Tipicamente, esta é uma geração potencialmente melhor preparada do que as que a precederam e, aparentemente, muito segura de si. São, todavia, presa fácil da degradação do mercado laboral e não conseguem encontrar uma saída airosa, nem combater este estado de coisas. Os sociólogos identificam uma característica muito comum neste grupo: a inexistência de qualquer projecto de vida. As manifestações mais evidentes são a apatia e a indolência.

Ni estudian ni trabajan. (…) Típicamente, esta generación está potencialmente mejor preparada que sus predecesoras y aparentemente es más segura de sí misma. Sin embargo, son presa fácil de la degradación del mercado laboral y mo pueden encontrar una fácil manera de salir, ni de luchar contra este estado de cosas. Los sociólogos identifican una caracterísitica muy común en este grupo: carecen de plan de vida. La manifestación más obvia son la apatía y la indolencia.

Hacia fines de enero de 2011, el grupo musical Deolinda presentó en su tour un tema inédito que llegó a agitar emociones, y le dio un nombre y una voz que desde ahí se ha hecho conocida como la Generación Tonta.

Sou da geração sem remuneração
E nem me incomoda esta condição
Que parva que eu sou!
Porque isto está mau e vai continuar
Já é uma sorte eu poder estagiar
Que parva que eu sou!
E fico a pensar,
Que mundo tão parvo
Onde para ser escravo é preciso estudar…

Soy de la generación sin remuneración
Y no me importa esta condición
¡Qué tonto soy!
Porque las cosas están mal y así seguirán
Y tengo suerte de tener una pasantía
¡Qué tonto soy!
Y después me pregunto,
Qué mundo tan tonto
Donde para ser esclavo se necesita estudiar…
Satire to Isabel Stilwell's article, on the Facebook page "artº 21" (article of the Portuguese Constitution which refers to the right to resist)

Burla al artículo de Isabel Stilwell en la página de Facebook “artº 21″ (artículo de la Constitución Portuguesa que se refiere al derecho a la resistencia).

La canción de Deolinda, con un creciente número de visitas en YouTube, se convirtió espontáneamente en un himno a la “(ahora) generación tonta”.

Pocos días después, el editorial [pt] de un periódico gratuito en Portugal, en palabras de su directora Isabel Stilwell, dijo que “si estudiaron y son esclavos, ciertamente son tontos. Tontos por haber gastado el dinero de sus padres y nuestros impuestos y terminar sin aprender nada”. En respuestam ha recibido miles de comentarios, que se multiplican en los medios sociales.

El himno se convirtió en pólvora que encendió la mecha para todo el que se siente que paga los errores de una generación que llegó antes [pt].

Muchos problemas, pocas soluciones

Si de un lado esto ha reunido algo de resistencia común, de otro muchos se han distanciado. Ha avivado algunos debates medio inactivos.

Mientras el blog O Jumento (Burro) reflexiona sobre la solidaridad intergeneracional (o su falta) [pt], Helena Matos, en el blog Blasfémias, cuestiona la legitimidad [pt] de esta generación para reclamar los mismos derechos de sus padres:

Preparam-se agora os ditos membros da geração à rasca não para exigir que os mais velhos mudem de vida mas sim que também eles possam manter esse tipo de vida. Quem vier depois que se amanhe. A prosseguirmos, dentro de alguns anos, assistiremos a protestos de gerações que se dirão bem pior do que à rasca.

Los llamados miembros de la generación que vive con las justas se preparan ahora para no urgir a los mayores a cambiar sus vidas sino a pedir que también puede llevar ese tipo de vida. Los que vengan después se las arreglarán. A seguirnos, dentro de algunos años veremos protestas de las generaciones que se describirán como peor que viviendo con las justas”.

Luis Novaes Tito llama a un cambio [pt] al status quo en el blog A Barbearia do Senhor Luis , y advierte a ver el conflicto de generaciones:

Concordo que, em vez de chorarem pelos cantos embalados pelo faducho do “já não posso mais”, vão para a rua gritar que é tempo de mudar, antes que os mandem embalar a trouxa e zarpar.

Estoy de acuerdo con que en vez de llorar en los rincones envueltos en un fado “ya ni puedo más”, vayamos a la calle a gritar que es tiempo de un cambio, antes de que te manden a empacar y a huir.

Desde posts y comentarios, a editoriales y artículos de opinión en los medios tradicionales, también están los que siguen tratando de empujar a la sociedad al corazón del problema: causas y soluciones (sabiendo que es más fácil estar de acuerdo en causas que en soluciones). Así que la discusión se ha extendido al rol del Estado y el legislador [en], y también a las universidades e instituciones de educación superior [pt].

Y así va Portugal, “un país de maneras suaves”, cuya canasta de conformismo puede haberse llenado de una vez. Lejos de encontrar una plataforma para la consulta entre la clase política, la sociedad civil y la propia generación en cuestión, el movimiento que creció y se esparció contra todo pronóstico ahora busca el camino a la madurez. Hoy es el mayor examen a aprobar, y dada la fragilida dde contar los números de las redes sociales, solamente sabremos la verdadera extensión de la voluntad de cambio de esta generación cuando llegue la hora. Y esperamos. Con ansias.

Este artículo fue corregido por Janet Gunter.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.