¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Costa Rica: Histórica crisis del Primero de Mayo con Congreso acéfalo

El primer día de mayo, por primera vez desde 1949, el Congreso de Costa Rica no pudo elegir nuevos representantes para encabezarlo. Y también por primera vez en 75 años, debido al Congreso acéfalo, la presidente Laura Chinchilla no pudo dar su discurso de resumen anual de mayo.

El blogger Cristian Cambronero, nominado a comienzos de este año para los premios Best of Blogs, explicó cómo llegó la situación a este punto en su post “Primero de desmayo”. Básicamente, los partidos de oposición acordaron aliarse para crear un directorio de oposición para la Asamblea Legislativa o Congreso y ya habían conseguido suficientes votos como para que pudieran tomar el poder de manos del gobernante Partido de Liberación Nacional (PLN) en las elecciones de mayo. Entonces, el partido de gobierno reaccionó:

Como jinetes apocalípticos, los agoreros anunciaron el fin de los tiempos conocidos si el Directorio no quedaba en manos del oficialismo. “…la alianza opositora (…) asumirá una grave responsabilidad cuyos costos son hoy inestimables”, publicó La Nación en un primer editorial la semana pasada. “El peligro de la victoria”, tituló el periódico hace 3 días, en un segundo editorial sobre el tema, mucho menos sutil y mucho más nervioso. Otros sacaron del baúl al fantasma de la ingobernabilidad y lo pasearon por los pasillos de Cuesta de Moras como a un cadejo arrastrando cadenas de calamidad. “La amenaza se cierne sobre la Asamblea Legislativa”, dijo la Presidenta Chinchilla, seguramente al borde de un ataque de nervios.

La alianza de la oposición había acordado que todos votarían por su candidato pues apenas tenían votos para conseguirlo, y que cualquiera que votara por el partido de gobierno sería expulsado de su propio partido.

Pero, ¿cómo sabrían quién votó por quién? La alianza insistió en ver los votos de sus miembros y en hacer públicos los votos como manera de asegurarse contra miembros que pudieran haber sido “comprados” por el partido de gobierno, el PLN. Y el PLN exigió que el voto fuera secreto. Según El Chamuko, un blogger anónimo que trata exhaustivamente de temas de política y muy a menudo revela secretos sucios de la clase gobernante costarricenses, fue ahí donde la sesión fracasó:

El PLN varió las reglas del juego de la votación, si ellos querían defender la pureza del sufragio, debían dedicar más tiempo desde días anteriores, para ponerse de acuerdo con la oposición en la forma en que se iba a votar, no venir a cambiar las reglas a última hora,  lo que hicieron fue tenderle una emboscada a Alianza y de paso provocarlos para que hicieran el show de pedir boletas a gritos y de llamar a la violencia en las calles.

"Welcome to Costa Rica's Congress" by El Chamuko.

Imagen de El Chamuko.

Según Juan Carlos Hidalgo, que escribe el blog de análisis político Por la Libre, las elecciones al interior del Congreso nunca han sido secretas: en elecciones anteriores, los representantes han votado en sus escritorios, han mostrado sus cédulas a sus candidatos y los líderes de los partidos han escogido los votos de otros representantes para asegurarse de estar todos votando por el mismo candidato. Pero ahora, el PLN insistió en la santidad del voto secreto, apoyado por el “libro de reglas” de la Asamblea Legislativa. La oposición tuvo una interpretación diferente de la regla en cuestión y decidió romper el quórum, confiando en que no se realizarían las elecciones si ellos se iban, pues es necesario un mínimo de 38 representantes para cualquier elección:

La oposición justamente protestó el cambio de reglas, y abandonó el recinto legislativo. Y ahí vendría el acabose. Siguiendo el manual electoral de Robert Mugabe y Daniel Ortega, el PLN llevó a cabo la elección sin que hubiera quorum (los diputados de oposición se encontraban en el Salón de Expresidentes) y eligió a Luis Gerardo Villanueva con tan solo 26 votos. Rápidamente los liberacionistas salieron a justificar dicha movida, e incluso la presidenta Chinchilla corrió a felicitar a Villanueva. La oposición pegó el grito al cielo y acusó al PLN de atestar un “golpe de Estado institucional”.

En los comentarios, Alejandro Jenkins trata de hallar sentido a las reglas citadas durante la elecciones en el Congreso:

Es un poco irónico que ahora el PLN defienda tan vehementemente el secreto de ese voto, cuando en 1999 había exigido al presidente del Congreso que entregara las papeletas para revisar la letra de cada una. Creo que eso indica que lo que estaba de por medio el domingo pasado no era un asunto de principio.

¿Qué es lo que los simpatizantes del PLN tienen que decir acerca de lo que ocurrió el domingo 1? El analista político Federico Ruiz W. coincide en que fue como una rabieta infantil, pero considera que la oposición fue la que no actuó de manera apropiada. Analizó el artículo 201 del Código de la Asamblea Legislativa y concluyó:

La elección para Presidente del Directorio inició con el quórum debido. Se llamó a los diputados a retirar las papeltas, escribieran el nombre del diputado de su preferencia y la depositaran en una urna. Este artículo, al señalar que las papeletas no deben ir firmadas por los votantes, indica que la votación es secreta. Ahí queda resuelto el primer misterio sobre si el acto debe ser o no secreto.

Después explica las razones detrás de las acciones del PLN en las elecciones del domingo que resultaron en la designación de Villanueva como Presidente del Directorio. Respalda todos los ejemplos con interpretaciones del código que motivaron que las decisiones continuaran sin importar la salida de la oposición del recinto de votación, y cómo agregaron sus votos al candidato con mayor cantidad de votos, porque según las reglas que citan, romper el quórum no es una posibilidad durante las elecciones, y cuando eso pasa, los votos de los representantes que se excusan son reasignados.

Como quiera que lo veamos, fue un espectáculo vergonzoso que tendrá repercusiones. La presidente Laura Chinchilla primero felicitó a Villanueva, pero luego tuvo que retractarse cuando la Alianza declaró que los procedimientos no eran válidos. Y tristemente, parece que aún cuando hay control del PLN o la Alianza en el Congreso, la presidente, que ni siquiera pudo dar su informe anual debido al conflicto en el Congreso, será dejada por su cuenta, como escribe Julio Córdoba en su post “Jaque mate al 1 de mayo”:

Mejor no le pudo salir al PLN antilaurista (aunque reconozco de no ubico a un solo chinchillista) ya que colocaron a la mandataria en el peor de los mundos: con un oficialismo partido, enemistada de la cúpula partidaria y con la relación con la oposición al mínimo.

Finalmente, el lunes 2, Villanueva decidió que no iba a presidir el Congreso, se realizaron las elecciones, el PLN retiró a su candidato y la Alianza consiguió que su candidato, el opositor Juan Carlos Mendoza del Partido de Acción Ciudadana (PAC) fuera electo como nuevo presidente del Congreso –la primera vez en 41 años que gana la oposición.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.