¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Pakistán: Sobre el ataque de la OTAN en el que murieron 24 soldados pakistaníes

El 26 de noviembre de 2011, murieron 24 soldados pakistaníes como consecuencia de un fuerte ataque llevado a cabo por helicópteros y aviones de combate de la OTAN [en] sobre los puestos fronterizos de la Armada de Pakistán situados en la agencia de Mohmand [en], región de las Áreas Tribales de Pakistán. Al menos otros 13 soldados fueron heridos en la misión.

Como respuesta, Pakistán ha protestado y ha prometido considerar todas las opciones posibles de represalia. Desde que ocurriera, políticos, periodistas, organizaciones religiosas y miembros de la sociedad civil han criticado y condenado el ataque.

Como reacción inicial, Pakistán pidió a EE.UU. que desalojara la base aérea de Shamsi y las rutas de suministro de combustible que pasan a través de las provincias pakistaníes de Baluchistán y Khyberpakhtunkhwa fueron también bloqueadas. Tal y como informa Awais Raza en el blog de Defensa de Pakistán:

Pakistán dio a EE.UU. 15 días para que dejara el campo de aviación de Shamsi. También anunció que las vías de suministro de la OTAN hacia Afganistán se cerrarían. Estas medidas se toman después de que las tropas de la OTAN mataran al menos a 26 soldados pakistaníes en dos ataques aéreos en Pakistán. La CIA está utilizando la base aérea de Shamsi para llevar a cabo operaciones secretas en el desierto de Pakistán[…].

Fuentes oficiales confirmaron la suspensión del suministro y añadieron que todos los contenedores fueron detenidos en el puesto de control de Takhta Baig, en el Jamrud tehsil en la agencia Khyber.

Supporters of Jamat-e-Islami hold banners and shout anti-America slogans during a demonstration against NATO. Image by Bilawal Arbab. Copyright Demotix (2 December, 2011)

Partidarios de Jamat-e-Islami sostienen pancartas y gritan lemas antiestadounidenses durante una manifestación contra la OTAN. Imagen de Bilawal Arbab. Copyright Demotix (2 de diciembre de 2011)

Sacando su rabia por el incidente, Haris Hashmi escribe en su blog Pakistan Spectator:

Si hacemos memoria, esto no es nada nuevo; ya ha ocurrido antes y quizá no haya terminado. Llega poco más de un año después de un incidente no tan letal pero similar en el que los helicópteros de EE.UU. mataron a dos soldados pakistaníes cerca de la frontera con Afganistán porque los confundieron con insurgentes. Pakistán detuvo los suministros de la OTAN y los mantuvo así hasta que EE.UU. se disculpó. Quizá ése sea el final también esta vez.

Por otra parte, los hackers pakistaníes encontraron una forma de protestar y sacar su rabia mediante el hackeo de páginas web públicas estadounidenses, tal y como informa el blog Voice of Greyhat:

Más de 50 páginas web hackeadas y alteradas por el Pak Cyber Combat Squad. Todas ellas pertenecen a la OTAN.

El blog también cita el terriblemente furioso mensaje antidemocracia de los hackers:

Vemos que están intentando liberarnos del régimen tiránico y dictatorial en el que tenemos libertad y lo están reemplazando por uno llamado democracia en el que los partidos políticos son sólo formas legalizadas de bandas callejeras. Mataron a nuestros hijos en nombre de la revolución; bombardearon y destruyeron nuestros hogares con la excusa de los daños colaterales y dejaron a muchos de nosotros desvalidos.

Pasban party arranges a Pakistan Defense Rally against NATO attack in Karachi, Pakistan. Copyright Demotix. 3rd December 2011

El partido Pasban organiza una concentración por la defensa de Pakistán contra el ataque de la OTAN en Karachi, Pakistán. Copyright Demotix. 3 de diciembre de 2011

Pakistán boicoteó la conferencia de paz de Bonn como respuesta a estos acontecimientos.

Paul Pillar, del blog National Interest, da su punto de vista de los actos de la conferencia con estas palabras:

La conferencia sobre Afganistán que acaba de tener lugar en Bonn tuvo, tal y como se esperaba, resultados decepcionantes. Los pakistaníes no aparecieron, los iraníes acudieron pero fueron bastante insolentes, los donantes de ayuda se contenían para ver lo que iban a hacer los otros donantes, y el presidente afgano Hamid Karzai pintó una imagen desalentadora de lo que parecía una dependencia indefinida de su país en la generosidad internacional. El comunicado de la conferencia apenas abrió camino a nada.

En un análisis de la conferencia de Bonn, Ishan Tharoor, del blog Time, dice:

Tanta retórica puede que ahora sea un diplomático punto muerto, pero es difícil imaginar cuánto se pueden deteriorar los vínculos entre EE.UU. y Pakistán tras un año de rencor y amargura. Los delegados estadounidenses y occidentales presentes en Bonn están ahora tratando de minimizar las consecuencias del boicot pakistaní. Tristemente para todos los implicados, parece que la lucha en Afganistán seguirá midiéndose con la sangre derramada en el campo de batalla y no con papeles revueltos en las enrarecidas salas de conferencia de Bonn.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.