¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Carta abierta sobre Global Voices Advocacy

Cuando decidí postularme como director de Global Voices Advocacy (GVA), tenía dos ideas en mente: la voluntad de asegurar la continuidad del legado de Sami Ben Gharbia [en] y la convicción de que GVA puede tener un rol más proactivo en la defensa de los derechos de los internautas.

Pienso que hemos alcanzado un punto en nuestra evolución como comunidad en el que tenemos el deber de adoptar una postura clara en favor del derecho de las personas al libre acceso y uso de Internet, sin grandes empresas que interfieran ni gobiernos que restrinjan la libre expresión. Ha llegado el momento de atravesar ese cerco imaginario que hemos estado contemplando durante mucho tiempo.

Al plantearnos este cambio, pienso que deberíamos empezar por identificar lo que nuestra gran comunidad ha alcanzado bajo la dirección de Sami.

Hemos hecho un buen trabajo en crear conciencia sobre el impacto de las políticas y acciones gubernamentales sobre la libertad de acceso y uso de Internet. También hemos sido los primeros en informar al público las consecuencias de las políticas corporativas que afectan el uso libre y justo de Internet.

Gracias a los esfuerzos de Sami y los de nuestra red mundial de colaboradores y amigos, hemos brindado una serie completa de guías para educar al público sobre cómo burlar la censura o sobre las formas de identificar las amenazas a nuestra libertad en internet, entre otras cosas.

Por eso y mucho más, pienso que GVA merece el crédito por haber puesto en la esfera pública muchos temas que atañen a los internautas.

Lo que hemos hecho hasta ahora

Con los recursos disponibles y el entorno político y corporativo en el que ha evolucionado GVA, hasta ahora, nuestro trabajo se ha concentrado en crear conciencia pública sobre las políticas que afectan la libertad de Internet y, ocasionalmente, también educar al público con respecto a estos puntos. La labor ha dado buen resultado y hemos participado en la mayor parte de los debates en esa esfera.

Las tres principales actividades de GVA son:

- Informes originales
– Capacitación y creación de redes
– Defensa de políticas

Lo que deberíamos hacer a corto plazo

Mi objetivo a corto plazo es muy simple: mejorar el trabajo esencial para el que hemos sido buenos hasta ahora:

1) Más informes originales, reforzando la cobertura editorial del activismo digital local y mundial, así como también de los acontecimientos vinculados a las principales políticas, con el objetivo de crear interés público local y hacer que los internautas tomen más conciencia sobre los problemas que afectan su uso de Internet en sus propios contextos culturales y políticos. Nunca será suficiente el hincapié que se haga para que nuestros reportajes se traduzcan en un interés local.

La contratación de un editor que administre, coordine y edite contenidos, definitivamente, ayudará a mejorar nuestros informes originales. También podríamos invitar a más autores, que incluyan escritores invitados ajenos a la comunidad, para colaborar.

2) Mayor capacitación y creación de redes, extendiendo nuestro alcance a un mayor número de activistas con orientación política y tecnológica. Deben saber que hacemos un gran esfuerzo por defender sus intereses. GVA es uno de los entornos naturales donde los activistas pueden formar y expandir redes.

Esta tarea implica un mejor y, creo, más agresivo uso de los medios sociales, que incluya una estrategia de divulgación amplia y continua.

La estrategia supone atraer a nuestras audiencias mediante la oportunidad de participar en nuestra labor. La participación puede ser en forma de encuestas periódicas, campañas temáticas y talleres y debates en línea, por ejemplo.

Nuestros contenidos deben ser menos “nerd”, más visuales, enfocados ante todo en los activistas, y con un lenguaje simple y accesible.

Esta tarea también implica una mayor colaboración de otros sectores de Global Voices, como Rising Voices y Lingua, involucrándonos al trabajo realizado por nuestros colaboradores dentro de la comunidad, como el proyecto Tecnología para la Transparencia, a fin de establecer cooperaciones con las iniciativas de los medios ciudadanos locales y regionales, y colaborar más activamente con las organizaciones internacionales y locales cuya labor se superpone con la nuestra, como Tactical Technology, Reporteros sin Fronteras, el Comité para la Protección de los Periodistas y la Electronic Frontier Foundation.

Lo siguiente que debemos hacer es mejorar nuestra “área de enseñanza”. Tenemos que ser capaces de brindar un servicio público de educación y entrenamiento a nuestra audiencia, con una mayor cantidad de material visual y guías adaptadas al uso local, además de enlaces y sugerencias de uso para las guías elaboradas por otros.

Por último, debemos idear una forma de expandir nuestra red. Puesto que hoy en día lo político se entrecruza cada vez más con lo tecnológico, debemos involucrar a más desarrolladores de software y activistas con orientación técnica.

Lo que deberíamos hacer a mediano plazo

Me postulé para este cargo, en parte, porque estoy convencido de que GVA está sumamente calificada para impulsar el proyecto de una Internet libre como ninguna otra organización. Esta visión, que comparto con muchos de ustedes, según lo que descubrí con satisfacción durante nuestra última cumbre, sólo se puede alcanzar si toda la comunidad se siente involucrada y responsable. No existe una fórmula única que haya demostrado su eficacia en esfuerzos como el nuestro, y seguramente no funcionará en una organización como GV. Es por ello que pido el apoyo de ustedes para que GV Advocacy se involucre más en la defensa de las políticas.

El argumento para la defensa de las políticas es muy simple:

Adoptar como comunidad una postura sobre las políticas, y trabajar activa y abiertamente para modificar las prácticas empresariales y así desafiar las políticas de gobierno, debería ser, en mi opinión, una parte integral de nuestro “principal negocio”, porque:

1) El mundo ha cambiado: Desde los comienzos de GVA, hace cinco años, los gobiernos no han vuelto a tomar la actividad política en línea como un tema menor. De hecho, una de las consecuencias no planeadas de las revoluciones de Oriente Medio y el Norte de África del año pasado fue la de convencer a los gobiernos opresivos de que aquello que creían un campo de batalla pequeño y controlable, Internet, en realidad resultó ser una formidable herramienta para el cambio. Los gobiernos del Oriente Medio y Norte de África ahora están diseñando nuevas leyes e invirtiendo en recursos humanos y tecnología de vigilancia en un esfuerzo por restringir las libertades que han logrado los internautas.

En distintos grados y con diversas intenciones, las empresas han alcanzado un poder sin precedentes y han aprendido nuestras formas de comunicarnos en línea. Las empresas de vigilancia y seguridad trabajan estrechamente con los gobiernos aprovisionándolos de tecnología espía de avanzada. Gamma, Hackers Team, AmeSys y muchas otras empresas venden sus programas tanto a los gobiernos democráticos como a los no democráticos que operan dentro del sistema internacional.

2) Tenemos que alzar la voz por los oprimidos: Este tema surge en muchas conversaciones con nuestro equipo y los activistas. Los peligros de no hablar en favor de los derechos de los internautas derivan en una fuerte sensación de que, poco a poco, GVA se desvía de su curso inicial, que primordialmente es el de hablar por aquellos cuya libertad de expresión se encuentra amenazada, y también en la impresión de que GVA no tiene una verdadera voz.

Al adoptar una postura, GVA despertará en la comunidad la necesidad de empezar a producir contenidos. Al cruzar el cerco hacia la defensa de las políticas, estoy seguro de que daremos un incentivo para que se sumen las nuevas generaciones de activistas. Todos necesitamos un sitio que traduzca nuestros intereses en una causa común.

¿Por qué hacer hincapié en las voces locales?

El hincapié de Global Voices Advocacy esta en hablar para incrementar el alcance y las voces de las comunidades locales. Existen al menos dos buenas razones para ello:

1) No lograremos la atención de los poderes ejecutivos ni de las empresas a menos que demostremos que sus políticas tienen un impacto real sobre personas reales. Nuestra meta es acortar la distancia entre lo mundial y lo local.

2) Nuestra audiencia y nuestra red sólo nos darán crédito si demostramos ser un transmisor honesto de sus intereses y opiniones.

¿Y qué hay de la comunidad en su conjunto?

Más recursos y un mayor compromiso por parte de la comunidad de GV son esenciales para el éxito de GV Advocacy. La evolución debe estar acompañada de una reflexión sobre la manera en que GVA se vincula a la comunidad en su conjunto, lo que incluye tener participación en el modo de proceder.

Administrar la labor de GVA y a la vez asegurarse de que se respete la diversidad de puntos de vista dentro de la comunidad sólo puede lograrse mediante un proceso democrático, el cual dará lugar a un equipo de defensa con una misión clara y cierta autonomía para actuar.

Por ende, propongo empezar por una consulta en profundidad con la comunidad de GV, con la esperanza de llegar a un consenso sobre el camino que debe tomar GVA.

Una propuesta que estoy contemplando es la creación de una junta consultiva y de comités asesores regionales que conformen una muestra representativa de la comunidad de GV.

Seguidamente, el director, con ayuda de la junta y los comités regionales, articulará una declaración formal de la misión de GV Advocacy. También me aseguraré de actualizar regularmente a la comunidad en materia estratégica y de políticas.

Cómo lo haremos

La defensa de las políticas debe ajustarse a los intereses regionales. Nuestra defensa debe diferenciarse del trabajo de otras organizaciones, en base al hecho de que tendrá un elemento regional distintivo. Apuntaremos a los legisladores dentro de los ámbitos locales, e incluso microlocales, que acceden a nuestra red “mundialmente localizada”. Hablaremos y traduciremos lenguas locales. Adoptaremos un enfoque de campañas descentralizado.

Dado que la defensa de las políticas no es una fórmula universal, las acciones deben tener lugar en dos niveles, el central y el local:

- El nivel central (el director y el la junta consultiva) para los asuntos de carácter mundial vinculados a las políticas de Internet o a la censura de Internet.
– El nivel local (el director y los comités regionales) para ampliar y traducir información sobre los asuntos vinculados a las políticas de Internet o a la censura de Internet en la esfera local.

Los procesos de información y toma de decisiones circularán en ambas direcciones, con la idea presente de que las campañas y los informes sean descentralizados con la mayor frecuencia posible. Pienso que esto nos ayudaría a evitar la duplicación del trabajo de otras organizaciones donde los esfuerzos de los activistas locales raras veces son reconocidos.

El director tiene que ser capaz de organizar y facilitar el trabajo de la junta y los comités regionales, crear alianzas con otras organizaciones, ayudar en la organización de conferencias y reuniones regionales.

*

La defensa de las buenas políticas es un esfuerzo ambicioso. Es imposible que se haga realidad si no se cuenta con los recursos adecuados. Considero que con un claro respaldo de la comunidad podemos definir una visión clara que, seguramente, atraerá a nuestros partidarios y seguidores.

Creo que GVA se encuentra en una posición inigualable para enfrentar el desafío y cuento con el apoyo de ustedes para lograrlo.

Viva GV,

Hisham

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.