¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Malasia: Indignación por resultados electorales

Malasios de todos los ámbitos de la vida están actualmente en estado de indignación luego del resultado de las XIII elecciones generales del país, que han sido enturbiadas con lo que parece ser un amplio y masivo fraude electoral y manipulación.

Muchos usuarios de medios sociales están poniendo en negro sus imágenes de Facebook y Twitter y caminando en silencio en centros comerciales vestidos de negro en protesta por lo que se describe como la ‘muerte de la democracia’ en Malasia. Tanto la coalición de oposición, Pakatan Rakyat (PR/'Pacto Popular’), y Bersih (‘Limpio’), movimiento nacional paa elecciones libres y justas, se están negando [en] a aceptar [en] el resultado oficial, que el Barisan Nasional (BN/'Frente Nacional’), la coalición que ha gobernado el país durante 56 años, preste juramento para ejercer el poder para su décimo tercer mandato.

A pesar de obtener el 53.5% del voto popular en unas elecciones que vieron un 84% de concurrencia de electores (la mayor en la historia de Malasia), PR solamente logró asegurarse 89 de los 222 escaños parlamentarios, y BN tomó 133 escaños (con solamente el 46.5% del voto popular; [en]) para formar gobierno.

La imagen de abajo, que se está compartiendo ampliamente en Facebook, destaca las presuntas infracciones:

An image being shared amongst Malaysian Facebookers outlining the various acts of electoral fraud

Imagen compartida entre usuarios malasios de Facebook que destaca los diversos actos de fraude electoral

Más allá de los problemas estructurales mencionados, y otros factores como el control político-económico de los medios malasios que no están en línea [en], la ‘tinta indeleble’ usada para marcar el dedo de los electores se podía limpiar fácilmente con poco esfuerzo, y se aplicó antes de marcar en la cédula de votación, lo que probablemente contribuyó con el enorme número de votos ‘no válidos’ o rechazados.

Los ciudadanos malasios cerca de Kuala Lumpur informaron de varios caso de extranjeros con identificaciones sospechosas que trataban de votar, de algunos que regresaron y trataron de votar hasta con cuatro identificaciones diferentes, a pesar de que los ahuyentaron, con evidencia filtrada por el informe Sarawak [en] que vinculaba a la oficina del Primer Ministro con aviones llenos de votantes sospechosos que iban a Selangor del Este de Malasia.

Mientras se computaban los votos en la noche del 5 de mayo, hubo riñas en Bangsar, uno de los suburbios incluidos en el muy disputado escaño de Lembah Pantai, pues los ciudadanos que apoyaban a la calon (candidata) Nurul Izzah Anwar, hija del persegujido líder opositor Anwar Ibrahim, se pelearon para evitar que los vehículos trataran de llevar cajas sospechosas con cédulas de votación a la estación de cómputo. La Unidad de la Reserva Federal, cuya intervención se solicitó, los amenazó con gas lacrimógeno pero lograron no permitir la entrada de las cajas con cédulas de votación, que estaban marcadas con el código de identificación de otra circunscripción a la estación de cómputo. La siguiente imagen es una de las muchas que circulan en Facebook y que documentan el incidente:

"Ballot boxes marked 120 found in EC car boot trying to enter 121 Lembah Pantai polling station. Blocked by public. Welcome to Malaysia elections."

“Cajas con cédulas de votación marcadas con 120 encontradas en la maletera de un auto tratando de entrar a la estación 121 de Lembah Pantai. Fueron bloqueadas por el público. Bienvenido a las elecciones de Malasia”.

Desde las 8.30 pm hasta después de medianoche, se presume que los resultados fueron retenidos por el gobierno después de la victoria de la oposición en diversos electorados. Este periodo vio que ocurrieron varios cortes de electricidad en todo el país, luego de lo cual los conteos de votos revelaron que los candidatos del gobierno habían obtenido los escaños. Se presume que los votos extra fueron introducidos encubiertos por la oscuridad temporal, y que muchos malasios escépticos y molestos usaron la frase ‘Apagón mágico’. Un agente electoral cuenta la noche acá [en]:

Ayer, sumando todos los ‘conteos’ – parecía que el PR había ganado, y había ganado de lejos.
Pero no se hicieron anuncios. En los principales centros de cómputo de la Comisión Electoral, se pedía reconteo para escaños en los que el BN perdió (incluso después de que diferentes canales de entretenimiento ya habían confirmado el conteo), vinieron los apagones, aparecieron las cajas misteriosas – y de repenter – los candidatos de BN ganan. Y solamente ahí, la Comisión Electoral sale con declaraciones de resultados oficiales. BN obtuvo este escaño, BN obtuvo este otro escaño. Muy sospechoso.

PoliTweet [en], organización que traza mapas de actividad de redes sociales políticas en Malasia, registró el aumento de tuits por minuto que contenía la palabra ‘apagón’ [en] en este periodo:

"Election-related Tweets-per-minute with keyword 'blackout' during election night, May 5th 2013. Highest peak was 210 tweets at 1.01 AM on election night. But mentions of blackouts started as early as 8.48 PM."

“Tuits por minuto relativos a las elecciones con la palabras clave ‘apagón’ durante la noche de las elecciones, 5 de mayo de 2013.
El pico más alto fueron 210 tuits a la 1.01 am la noche de las elecciones, pero las menciones de apagón empezaron a las 8.48 pm”.

Finalmente, el umbral de 112 escaños para formar gobierno fue anunciado oficialmente aproximadamente a la 1:05 am del 6 de mayo, con el anuncio de la victoria de BN, con Twitter y Facebook reventando mientras la gente forcejeaba con la noticia luego del largo apagón de información. El Primer Ministro encargado y ratificado Najib Razak anunció el éxito de su partido en televisión nacional poco después y afirmó que el giro hacia la oposición de debió al ‘tsunami chino’ [en] – una creciente ola de apoyo a la oposición de malasios de etnia china, que han sido privados de su derecho al voto por la Nueva Política Económica [en] de BN, una política de acción afirmativa implantada en los años 70 que concede privilegios especiales personas de etnia malaya (conocidos como Bumiputras, o ‘príncipes de la tierra’), y su descendiente, la Política de Desarollo Nacional [en].

Sus declaraciones han sido muy criticadas, y muchos han respondido que el ‘tsunami’ se describe con más precisión como proveniente de la clase media urbana [en] multiétnica malasia [en], que cada vez más rechaza las políticas raciales de BN, y que ven al partido como arrogante y corrupto.

Malaysia's Prime Minister Najib Razak celebrates after winning the elections. Photo by Hilmi Jaafar, Copyright @Demotix (5/6/2013)

Primer Ministro de Malasia Najib Razak celebra tras ganar las eleciones. Foto de Hilmi Jaafar, derechos reservados @Demotix (5/6/2013).

Hay mucha incertidumbre en Malasia por lo que se viene en las próximas semanas, pues hay un periodo de 21 días en que se pueden impugnar los resultados. Bersih y PR se han comprometido a seguir pidiendo responsabilidad de BN y de la Comisión Electoral, con Anwar Ibrahim del PR haciendo un llamado a los malasios a “que unan sus manos y expresen rechazo y disgusto por el fraude electoral sin precedente cometido por la Comisión”. Ha anunciado una manifestación la noche del 8 de mayo [en], cuando se dirigirá a los malasios por primera vez desde las elecciones [en]. Un petición de Change.org [en] llamando a una intervención internacional ya ha conseguido 180,000 firmas, y sigue aumentando.

Muchos ciudadanos siguen en estado de shock, pero con un trasfondo latente de indignación que probablemente no se disipe pronto, y con más de la mitad de la población con una clara sensación de haber sido engañada en sus derechos democráticos como ciudadanos y el gobierno que querían, Malasia enfrenta una verdadera crisis de legitimidad gubernamental.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.