¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Gas lacrimógeno brasileño en las protestas turcas

Este artículo escrito por Bruno Fonseca y Natalia Viana, de Agência Pública, fue originalmente publicado como un reportaje de título “Bomba brasileira na pele turca” [pt] y fue parte de la cobertura especial #IndústriaBrasileiraDeArmas [pt] sobre el lobby de la indústria de armas en Brasil. El artículo será publicado en una serie de tres artículos en Global Voices Online. Esta es la primera parte de la serie.

En 2012, cuado la inscripción “Made in Brazil” estampaba proyectiles de gas lacrimógeno utilizados contra manifestantes pro-democracia en Bahréin y había activistas que denunciaban inclusive la muerte de un bebé [pt], supuestamente víctima del gas brasileño, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil anunció [pt] que investigaría si había existido alguna irregularidad en la exportación. Sin embargo, un año después, Itamaraty informa que apenas si observa el caso, sin conducir investigación alguna o tomar medidas. En una respuesta indignada, el activista norteamericano-saudita Rasheed Abou-Alsamh, autor de la denuncia, escribió [pt]:

O Itamaraty deve achar que somos ingênuos.

Itamaraty debe creer que somos ingenuos.

A falta de restricciones a la exportación de armas no letales, el gas, fabricado por la empresa Condor SA, de Rio de Janeiro, es empleado ahora por la Policía de Turquía en la represión de las crecientes protestas contra el gobierno de Recep Tayyip Erdogan, que se extendieron por más de 60 localidades de todo el país dejando centenares de heridos y unos 2000 detenidos.

Amnistía Internacional confirmó el uso de gas lacrimógeno brasileño durante las manifestaciones, que se iniciaron después de una protesta pacífica contra la tala de 600 árboles en la Plaza Taksim en Estambul. La profesora norteamericana Suzette Grillot, que está en Ankara, fotografió uno de los proyectiles brasileños utilizados por la policía, y relató a Agencia Pública:

Um membro do nosso grupo encontrou a cápsula na noite de ontem (3 de junho) em Ankara.

Un miembro de nuestro grupo encontró la cápsula en la noche de ayer (3 de junio) en Ankara

Bomba Made in Brazil Turquia

Profesora norteamericana fotografió dos projectiles de gas lacrimógeno brasileños utilizados por la polícia turca. Imagen: Suzette Grillot. Con licencia Creative Commons.

El gas lacrimógeno brasileño viene siendo utilizado desde el comienzo de las protestas, el 31 de mayo, en Estambul. Un participante del movimiento Occupy Gezi, que prefirió no identificarse por miedo a represalias relata:

Naquele dia, havia apenas um grupo pequeno de ambientalistas. A polícia invadiu o parque às 5h da manhã enquanto essas pessoas dormiam nas barracas. Os policiais queimaram barracas e atacaram os manifestantes com gás lacrimogêneo. Os policiais deveriam atirar os projeteis de gás para cima, mas eles miram nas pessoas. Alguns perderam a visão por serem atingidos diretamente (pelos projeteis), outros são atingidos nos braços e pernas. Existem centenas de vídeos mostrando efeitos do gás: lágrimas, náusea, vômito, dificuldade em respirar.

Aquel día había apenas un pequeño grupo de ambientalistas. La policía invadió el parque a las cinco de la mañana, cuando el grupo dormía en tiendas. Los policías quemaron las tiendas y atacaron a los manifestantes con gas lacrimógeno. Los policías tendrían que apuntar los proyectiles de gas hacia arriba, pero apuntan a la gente. Algunos perdieron la vista por ser alcanzados directamente (por los proyectiles); otros recibieron los disparos en los brazos y las piernas. Hay centenares de videos mostrando los efectos del gas: lágrimas, náusea, vómito, dificultades para respirar.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU pidió a Turquía que condujese una investigación independiente sobre la conducta de sus fuerzas de seguridad en relación con las protestas. La portavoz del Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Cecile Pouilly, dijo:

Estamos preocupados com relatos de uso excessivo de força por agentes legais contra manifestantes.

Estamos preocupados por los relatos de uso excesivo de fuerza por agentes de la ley contra los manifestantes.

Armas no letales que si matan

La cápsula fotografiada por la norteamericana Suzette Grillot y el resto de un proyectil lacrimógeno de largo alcance (GL 202) fue producido por Condor, líder en producción de este tipo de arma en América Latina. El proyectil alcanza a una distancia media de 120 metros y tiene la capacidad de pasar por encima de obstáculos como muros y barricadas “para desalojar personas y disolver grupos de infractores de la ley”, según la descripción del proprio fabricante [pt]. Sólo la mala utilización de los proyectiles, explica Condor en su sitio, puede causar daños serios en la salud –e incluso la muerte.

Otra foto tomada por los manifestantes muestra una granada lacrimógena de movimientos aleatorios (GL 310), también conocida como “bailarina”. Al tocar el suelo, la bomba salta y se mueve en diversas direcciones, desparramando el gas por un área grande y evitando, así, que el “blanco” la tire de regreso hacia las fuerzas policiales. El sitio de la empresa [pt] explica que la granada puede generar llamas de fuego en contacto con materiales inflamables.

Bomba Made in Brazil na Turquia

En foto divulgada por los manifestantes, aparecen las armas GL 310 y Gl 202 de Condor (1er y 3er items de izquierda a derecha). El 2do armamento de izquierda a derecha es de Nonlethal Technologies, compañía de los Estados Unidos que es la principal exportadora de armas no-letales a Turquía, junto con la brasileña Condor. Con licencia Creative Commons.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.