¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Separatistas baluchis atacan residencia histórica del fundador de Pakistán

Una serie de bombas colocadas por nacionalistas militantes al Suroeste de Pakistán han destruido la residencia [en] del siglo XIX del fundador del país, Mohammad Ali Jinnah.

La histórica casa de Jinnah en Ziarat, Beluchistán, donde pasó sus últimos días de vida con su hermana Fatima Jinnah [en] en 1948, un año después de encabezar la independencia de Pakistán, quedó reducida a cenizas el 15 de junio de 2013, cuando varias bombas encendieron la edificación de madera. Funcionaba como museo, con las pertenencias de Jinnah en exhibición y era uno de los sitios populares de turismo en Beluchistán [en].

El grupo separatista Ejército de Liberación de Beluchistán [en] ha asumido la responsabilidad [en].

El recién elegido parlamento de Pakistán condenó el ataque [en]. También aprobó una resolución unánime condenando los actos de terrorismo en Beluchistán, mientras el gobierno anunció el plan [en] para restaurar la residencia de Jinnah.

Funkor Childart Center participated in the Children's Literature festival in Quetta. in 2012 and painted the Ziarat Residency of Mohammad Ali Jinnah.

El Centro Funkor de Arte Infantil participó en el Festival de Literatura Infantil en 2012 y pintó la residencia Ziarat de Mohammad Ali Jinnah. Usado con autorización.

Jinnah fue el primer Gobernador General de Pakistán luego de su independencia de la India Británica en 1947 y ejerció el cargo durante un año antes de su muerte. Su casa era icónica, y aparecía en el billete de cien rupias del país.

Las reacciones al ataque a la casa han sido fuertes en los medios sociales.

Jamaluddin escribió en su blog un artículo llamado Ziarat, la residencia quemada de Jinnah: Un pedazo de Pakistán murió hoy [en]:

El 15 de junio de 2013 será recordado por siempre. Hoy, la bella construcción que adorna nuestro billete de cien rupias fue quemada y destruida por militantes que lanzaron granades de mano a la residencia de Jinnah en Ziarat. Todas las fotografías y mobiliario históricos se destruyeron. Como siempre, los militantes que cometieron este acto despreciable de violencia sin sentido escaparon ilesos.

El bloguero y columnista Yusra Askari (@YusraSAskari) escribió en Twitter:

@YusraSAskari [en]: Disculpas, señor Jinnah, no podemos hacer más que colgar nuestra cabeza por la vergüenza. #Ziarat

Adil Najam (@AdilNajam), bloguero y vicecanciller de la Universidad de Lahore de Ciencias de Adminiatración, criticó duramente las bombas:

@AdilNajam [en]: Cruelmente. Cobardemente. Patético. La residencia de Jinnah en Ziarat fue atacada. Este es un ataque contra una idea. La idea de todos nosotros. La idea de Pakistán.

Azad Pashtun (@AzadPashtun), luchador por la libertad y traductor de pashtú, escribió:

@AzadPashtun [en]: La foto de la residencia de Jinnah en Ziarat en el billete de 100 Kaldaar necesitará actualización. pic.twitter.com/YFNl2EIPHs

El periodista y columnista Nadeem Farooq Paracha (@NadeemfParacha) conocido como NFP, autor de Smoker's Corner [en], tuiteó:

@NadeemfParacha [en]: Tal vez los tontos de Ejército de Liberación de Beluchistán volaron la residencia de Jinnah porque sienten que el estado y el gobierno no les da mucho respeto como hacen con el Tehrik e Taliban Pakistan [TTP]?

Beluchistán es la más provincia más grande de Pakistán, pero la menos desarrollada. Está pasando por el quinto levantamiento separatista desde 1947 y, según The Economist [en], “esta insurgencia es más fuerte que las anteriores”. El ataque a la residencia impactó a muchos en Pakistán, pero no a todos en Beluchistán.

Baloch Hal [en], primer periódico en línea de Pakistán de Beluchistán, sugirió en su editorial “¿El fin de Jinnah?” [en] que el nuevo gobierno pakistaní no debería tomar acciones apresuradas contra los baluchíes:

Más bien, el gobierno debería construir un nuevo monumento para comemorar a los jóvenes baluchíes, a los activistas políticos, periodistas y profesores que han perdido la vida en el conflicto. No tiene sentido vivir en el pasado y desdeñar el presente y el futuro. Si el gobierno central quiere abordar el conflicto políticamente, debería asegurarse de que el ataque contra la Residencia no se tome como una oportunidad para lanzar nuevas operaciones en Beluchistán ni justificar matanzas y abandonar operativos.

Baloch Hal está bloqueado en Pakistán. Malik Siraj Akbar [en], editor en jefe de Baloch Hal, como muchos otros intelectuales baluchis, vive en Estados Unidos.

Tarek Fatah (@TarekFatah), escritor y presentador pakistaní-canadiense, y activista musulmán antiislamista, escribió:

@TarekFatah (Tarek Fatah): Guerrillas baluchis luchando contra la ocupación de Pakistán, bombardean casa del fundador del país, MA Jinnah. Foto de antes y después. pic.twitter.com/TMF5oe6OYX

Malik Siraj Akbar (@MalikSirajAkbar), periodista pakistaní exiliado y editor en jefe de Baloch Hal, notó una posible hipocresia en la reacción del ataque:

@MalikSirajAkbar (Malik Siraj Akbar): El mayor retrato de Jinnah fue destrozado afuera del Estadio Ayub en Quetta en 2006: no hubo reacciones. La Residencia ni siquiera era su casa.

Fasih Ahmed (@therealfasih), editor de Newsweek y primer becario Daniel Pearl [en] 2003, escribió:

@therealfasih (Fasih Ahmed): El Talibán mató niños, atacó santuarios, el cuartel general del Ejército de Pakistán [en], ¿pero el ataque a una casa donde Jinnah se quedó unos cuantos meses es la verdadera indignación? #Hello

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.