¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Yo no fui al centro comercial Westgate

Matt Hunte (2nd from right) and some Global Voices friends eating out in Nairobi in July 2012.

Matt Hunte (el segundo desde la derecha) y algunos amigos de Global Voices comiendo en Nairobi en julio de 2012. Foto de Ayumi Nakajimi.

1. Cuando estuve en Nairobi el año pasado, no visité el centro comercial Westgate. Pasé gran parte de mi día libre en Kenia solo y deprimido en mi habitación de hotel, la única emoción del día fue descubrir, por la tarde, que la amiga que yo había asumido con atrevimiento me iba a hospedar por una noche cuando estuviera en Londres en mi camino de regreso a casa iba a estar visitando París con su novio. No soy un buen turista.

2. Observé los altos muros de alambre de púas que rodeaban los edificios en Westlands y los guardias armados que nos registraban en la entrada del hotel. Una tarde, con unos amigos, caminábamos en el campus de una escuela cercana cuando un amigo mío preguntó a un docente si podía tomar unas fotografías. Con amabilidad, el docente respondió que era probable que no fuera una buena idea. 

3. Traje conmigo Un recodo en el rio de Naipul. Había planeado leerlo durante el viaje; pero, en vez de eso, escuché música rock. No dormí mucho.

4. Estábamos en el balcón de un bar muy concurrido de Nairobi, que tiene vista a la ciudad. No bebo y no sé bailar. Mi compañero de habitación me cuenta sobre la vida de sus padres bajo el régimen comunista. Su padre fue un periodista fotográfico. Creo que mencionó que intentaron escapar de su país cuando él era niño. Cuando cayó el Muro de Berlín, él solo tenía tres años. Su hermana vive en Florida ahora.

5. El nombre de su hermana es Aminah.

6. Alguien me dijo que no intentara conseguir en las ferias de Kenia tela fabricada en el país, ya que, de todos modos, la mayoría de las cosas allí provienen del Oeste, como de Ghana u otros países.

7. En el hotel, durante el desayuno, conversé con una muchacha. Planeaba visitar “su hogar” por primera vez desde que se había ido de allí cuando era niña. No conozco mucho sobre Somalia: La caída del Halcón Negro y, por supuesto, Iman. La muchacha menciona a Siad BarrePuntlandia, Al-Shabbaab. Bromeo sobre Grover Norquist [en] y los piratas.

8. En Ruido de fondo [en], DeLillo dice que los supermercados son las catedrales de la actualidad. Nunca entendí bien ese libro.

9. Veo en Twitter que en el centro comercial Westgate asesinaron a un escritor ghanés [en] que estaba en Nairobi para asistir a una conferencia sobre literatura. Busco en Google su nombre. Me doy cuenta de que ya había leído sobre él. No recuerdo cuándo ni por qué.

10. Siempre quise tener una Mac porque son hermosas, diferentes e incompatibles. Era prácticamente el único que no tenía una en la conferencia.

11. Mi compañero de habitación y yo estuvimos la noche entera escuchando música. Él bebió Coca. Yo bebí agua. Era perturbador que nuestros gustos fueran tan similares. ¿Cómo supieron los organizadores de la conferencia que debían ponernos juntos? A ambos nos gusta el pop británico. Sin embargo, yo no conozco la música húngara.

12. En el aeropuerto de Nairobi tuvimos que pasar por escáneres de seguridad en la entrada de la terminal de salidas, y por dos escáneres más para poder entrar al área de embarque. Un hombre preguntó si podía sacar fotografías con su Smartphone. Su pedido fue denegado con amabilidad.

13. Cuando me fui del hotel, di a uno de los guardias de seguridad una botella de dos litros de Coca Cola casi llena. Mi compañero de habitación no se había tomado esa todavía. Creo que necesita una “intervención”.

14. Unos meses atrás, vi en Twitter que había habido un incendio en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta. Me acabo de dar cuenta de que nunca seguí la noticia para saber qué lo había causado.

15. Fui a un restaurante etíope con algunos amigos. Planeábamos volver caminando las pocas cuadras que nos separan del hotel, pero uno de los empleados del hotel insistió en que no lo hiciéramos. No lo hicimos. Se suponía que yo tenía que bajarme del taxi primero, pero me pasé de mi parada. El taxi dio la vuelta y tardó dos minutos en llegar otra vez a mi parada. Pagué doscientos chelines, alrededor de seis dólares del Caribe Oriental (unos 2.50 dólares estadounidenses).

16. Le cerraron la cuenta de Twitter al grupo que se adjudicó el ataque al centro comercial.

17. Alguien tuitea que algunos académicos de izquierda dirían que el ataque al centro comercial fue anticonsumista. Risa.

18. Una noche, mi compañero de habitación y yo escuchamos la canción “Somebody Got Murdered” [en] de The Clash una y otra vez. Se convirtió en un estribillo constante mientras mirábamos el Campeonato de la UEFA. Buenos momentos.

19. “Un mal presentimiento cuando la policía de Kenia anuncia que habían atacado el centro comercial y luego dicen que la “mayoría” de los rehenes fueron liberados”.  Persiste el mal presentimiento.

20. El último día en Kenia, calenté sobras de injera y carne sobre el calentador de agua en el baño. No me había percatado de que no teníamos microondas. La comida estaba como mucho tibia. No la escupí.

Matt Hunte es de Santa Lucía, isla del Caribe Oriental.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.