¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Decenas de detenidos en el Día de los Derechos Humanos en Cuba

La Habana, manifestación progubernamental en 2011. Foto de Reno Massola, etiquetada para su utilización.

La Habana, manifestación progubernamental en 2011. Foto de Reno Massola, etiquetada para su utilización.

El Día de los Derechos Humanos de 2013, un número indeterminado de personas –entre las que se cuentan rockeros, intelectuales, disidentes y un par de turistas argentinos [vídeo]– fueron detenidas en Cuba.

Varias de ellas fueron arrestadas frente a la casa de Antonio Rodiles, el acosado organizador de Estado de SATS, un foro intelectual independiente con fuerte presencia en la web. Rodiles celebró una breve conferencia de dos días sobre derechos humanos en su casa de La Habana, que se convirtió en un núcleo de actividad activista y policial los días 10 y 11 de diciembre.

Los tuiteros informaron que por toda La Habana, miembros de las fuerzas de seguridad paraban y arrestaban a los activistas de la oposición que intentaban llegar a los actos del Día de los Derechos Humanos. Las distintas versiones [en] de los hechos hacen difícil precisar cuántas personas fueron detenidas. Según algunos amigos de Rodiles, las fuerzas de seguridad rodearon su casa la noche anterior a que comenzara el evento, deteniendo a los participantes que se dirigían al lugar.

A la mañana siguiente, los organizadores tuvieron que enfrentarse a un nuevo obstáculo: adolescentes. Un grupo de estudiantes de secundaria llegaron a la casa de Rodiles y se quedaron durante todo el día, jugando, cantando y recitando consignas políticas.

La artista y bloguera opositora Lia Villares describió una escena absurda de blogueros, activistas, amigos y familia reunidos dentro de la casa de Rodiles e intentando centrarse en sus conversaciones, mientras los estudiantes cantaban a gritos y vociferaban lemas patrióticos en el exterior. Villares sospecha que fue la policía la que trajo a los estudiantes, en un intento deliberado de perturbar el acontecimiento. Villares tuiteó:

Unas horas más tarde, continuó:

Al salir de la casa, varios participantes fueron arrestados, incluido Rodiles. Boris Larramendi, un músico cubano radicado en España, que actuó en el evento, dijo al Diario de Cuba:

Llevaban rato allá afuera, pensábamos que no iban a hacer nada (las autoridades) delante de todos esos niños, pero de pronto miro y veo que hay una molotera, que les están dando golpes y que los están arrastrando.

Entre los arrestados se encontraban los blogueros Calixto Martinez y Walfrido López, y el cineasta Kizzy Macias. Múltiples fuentes informaron del arresto del músico de punk rock político Gorki Águila, que ha sido detenido y encarcelado varias veces en los últimos años. Se produjeron otros arrestos en la ciudad, pero ha sido difícil rastrear y verificar los informes. The Miami Herald [en] estima que se llevaron a cabo más de 150 detenciones en total, y el 12 de diciembre informó que la policía había liberado a los que se encontraban bajo custodia policial desde el 10 y el 11 de diciembre.

Los arrestos no se limitaron a ciudadanos cubanos: dos turistas argentinos, ambos activos simpatizantes del PRO (partido de derechas), que habían oído hablar del acontecimiento en la red, fueron arrestados poco después de llegar al país. Un grupo de estudiantes universitarios de EE.UU. que viajaban con el programa académico turístico «Semestre en el mar», consiguieron acceder [en] al evento pero no fueron detenidos.

Yohandry Fontana, una misteriosa figura de la red que muchos consideran la voz digital de la seguridad del estado, tuiteó que Rodiles había sido arrestado por «atacar a niños» en la vía pública.

Aunque varios amigos de Rodiles grabaron el suceso con una cámara, el vídeo resultante está excesivamente editado, lo que hace difícil determinar la veracidad de la grabación.

Iroel Sanchez, un bloguero abiertamente simpatizante del gobierno, escribió un largo artículo en el que tachaba de injustos los comentarios de activistas y medios extranjeros que describieron el circo que se organizó en los alrededores de la casa de Rodiles. En él, describía a los organizadores del foro como «los que piden más bloqueo, se retratan con terroristas y reciben tecnología y dinero para difundir falsedades sobre Cuba»

En la misma línea, Yohandry Fontana tuiteó más tarde:

Antonio Rodiles es un pagado por la Fundación Cubano Americana (terroristas) para provocar violencia en #Cuba #DDHHCuba

— Yohandry Fontana (@Yohandry8787) December 11, 2013

Rodiles lleva tiempo en el punto de mira de la seguridad del estado y ha sido detenido en el pasado. Existen pruebas [en] de que Rodiles se ha comunicado y compartido información con agencias del gobierno estadounidense que auspician programas de «desarrollo de la democracia» en Cuba, una controvertida actividad prohibida por el gobierno cubano. Fontana alega que su asociación con la Fundación Nacional Cubano Americana [en], radicada en Miami, que lleva mucho tiempo dando consejo y apoyo a los legisladores federales conservadores del sur de Florida, no es una acusación infundada. Pero el carácter de las actividades reivindicativas de Rodiles y el tono de los debates intelectuales que convoca no son totalmente congruentes con los de la comunidad formada por la vieja guardia de exiliados en Miami. Los mensajes de Rodiles se basan con frecuencia en la doctrina de los derechos humanos internacionales: la libertad de expresión y de acceso a la información son distintivos de su discurso.

Aunque se sabe que muchos de los más prominentes activistas de derechos humanos de la isla reciben apoyo del gobierno de EE.UU., hay otros que desean sinceramente un cambio, pero no quieren asociarse con intereses extranjeros. Es esta pequeña minoría la que puede resultar más interesante en el inminente futuro político de Cuba.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.