¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Primer ministro malayo demanda a sitio de noticias por calumnias

Prime Minister Najib Razak. Flickr photo from APEC 2013 (CC License)

Primer Ministro Najib Razak. Foto en Flickr de APEC 2013 (licencia CC)

Malaysiakini, un diario independiente en línea de Malasia, se convirtió en la primera empresa de medios que ha sido demandada [en] por calumnias por el primer ministro.

El primer ministro Najib Razak está demandando a Malaysiakini [en] sobre la base de comentarios de los lectores en respuesta a dos artículos [en] de la sección “Ud. lo dijo” (Yoursay) publicados el 14 de mayo de 2014. “Ud. lo dijo” es una sección de Malaysiakini donde los comentarios sobre un artículo en particular son compilados en una noticia. 

Los abogados del primer ministro Najib señalaron una serie [en] de comentarios específicos sobre dos artículos, publicados bajo el título “Un caso del primer ministro cosechando lo que siembra” y “¿Cuánto pagará Najib para mantener a Terengganu?”

Anonymous #06188481: He has many skeletons in his closet. Therefore, he has no moral right to right whatever wrong done by his cabinet ministers or others for fear the same would exposed whatever skeletons he has been hiding.

Tiene muchos muertos en el placard. Por lo tanto, no tiene autoridad moral para reparar los daños que sus ministros o los demás hayan causado por temor a que salgan a la luz los muertos que ha estado escondiendo.

En respuesta a la demanda por calumnias e injurias, el editor en jefe de Malaysiakini, Steven Gan sostuvo que el portal en línea no abandonaría el desafío. “Pretendemos contestar la demanda con argumentos sólidos,” afirmó.

Gan agregó que Najib y su partido, podrían haber aprovechado el derecho a réplica para contestar los comentarios ‘injustos’ de los lectores sin tener que recurrir a acciones legales. 

Josh Hong hizo una observación similar cuando recordó que todo el aparato estatal de Najib está a su disposición para “rebatir e incluso distorsionar todo aquello que se informa en los portales en línea.” Hong sostuvo que la demanda por calumnias expuso [en] a Najib como un “seudo-demócrata”:

…the public should welcome Najib’s lawsuit, for it will once and for all shatter his image as a pseudo-democrat.

I would say: Bring it on Najib, but make sure you will not be dodging critical questions in court. After all, it is you and your government that will be put on trial for the whole world to see, your advantage of having some malleable judges on your side notwithstanding.

…el público debería celebrar la demanda de Najib, porque de una vez por todas destruye su imagen y lo revela como un seudo demócrata

Yo diría: Hágalo Najib, pero asegúrese de no eludir las preguntas críticas en tribunales. Después de todo, usted y su gobierno van a ser los que van a estar en juicio frente a todo el mundo, sin embargo, tiene la ventaja de que tiene algunos jueces maleables de su lado. 

El escritor RK Anand está orgulloso [en] de ser parte de Malaysiakini:

Since its inception, Malaysiakini has been a trailblazer, chalking up numerous awards both here and abroad. It has survived numerous trials and tribulations, threats and lawsuits.

So the premier's lawsuit looks set to add another feather to its cap, making Malaysiakini the first media organisation in the nation's history to put a prime minister in the witness stand.

As in the words of Malaysiakini's chief editor Fathi Aris Omar, “See you in court, Mr Prime Minister.”

Desde su creación, Malaysiakini ha sido pionero, ganando numerosos premios en el país y en el exterior. Ha sobrevivido numerosos procesos y tribulaciones, amenazas y demandas judiciales.

Por lo tanto la demanda del primer ministro parece otro galardón, convirtiendo a Malaysiakini en la primera empresa de medios en la historia de la nación que coloca a un primer ministro en el banquillo de los testigos. 

En las palabras del editor en jefe de Malaysiakini Fathi Aris Omar, “Nos vemos en tribunales, Señor primer ministro.”

Nathaniel Tan confirmó [en] la reputación de Malaysiakini como un portal de medios crítico:

I often refer to Malaysiakini as the Grande Old Dame of Malaysian online publishing – it was there first, when there was basically no one else, and I like to think that flawed though it is, it has retained through the years and decades a high standard of journalistic integrity and faithfulness to its mission.

A menudo me refiero a Malaysiakini como la Gran Dama de las publicaciones en línea malayas – fue la primera, cuando simplemente no había nadie más y me gusta pensar que, con defectos y todo, ha conservado durante estos años y décadas estándares elevados de integridad periodística y lealtad con su misión.

También destacó el carácter único de la sección “Ud. lo dijo” donde la gente común de Malasia tienen la posibilidad de expresar lo que piensa:

I am not a close follower of the Yoursay section of Malaysiakini, but there is no doubt that it has for many years been a place like few others for Malaysians to vent and publish views which may otherwise never see publication – especially in any mainstream press.

The Yoursay section is also unique even amongst online publications. To the best of my knowledge, no other news portal affords such prominent coverage to the voice of the people, emphasising that what is worth reading is not only what journalists and editors decide you should read, but what everyday people have to say as well.

No soy un fiel seguidor de la sección “Ud. lo dijo”, de Malaysiakini, pero no hay duda de que ha sido por años un lugar como pocos que le permite a los malayos exponer y publicar sus opiniones que de otra manera nunca serían publicadas-especialmente en los medios masivos.

La sección “Ud lo dijo” es también singular incluso entre las publicaciones en línea. Según mi conocimiento, ningún otro portal de noticias le brinda una cobertura tan destacada a las voces de la gente, enfatizando que lo que merece ser leído no es sólo lo que los periodistas y editores deciden que debería leerse sino también lo que la gente común tiene para decir. 

Tan repasa los comentarios controvertidos en los cuales presuntamente Najib fue difamado y observó que se trataba probablemente de opiniones populares compartidas por gran cantidad de personas. “Ellos simplemente le dieron un espacio a los lectores para decir lo que cientos de miles de malayos están probablemente diciendo en bares en todo el país” escribió. 

Malaysiakini ha recibido mucho respaldo de los defensores de la libertad de medios. Aliran, un grupo defensor de los derechos humanos, considera que el objetivo de la demanda por calumnias es “infundir temor [en] en otros medios alternativos y en sus lectores preocupados”:

By not taking up Malaysiakini’s offer of a right of reply, Najib and company only reinforce the suspicion that the powers that be are inclined to muzzle the news portal, which is known for its relentless pursuit of truth without fear or favour.

Al no aceptar la oferta de Malaysiakini del derecho a réplica, Najib y compañía sólo refuerzan las sospechas acerca de que los poderes pretenden amordazar al portal de noticias, que es famoso por su incesante búsqueda de la verdad sin temores ni favores

Benjamin Ismaïl de Reporteros sin Fronteras sección Asia-Pacífico afirmó que las acciones legales han debilitado [en] aún más el estado de la libertad de expresión en el país:

This libel action is disastrous for freedom of information in Malaysia because it means that any news outlet can be sued whenever it allow its readers to express their views. We urge the prime minister to reverse course and let people criticize him.

Esta demanda por calumnias e injurias es desastrosa para la libertad de información en Malasia, puesto que significa que cualquier medio de difusión de noticias puede ser demandado cada vez que permita a sus lectores expresar sus opiniones. Exhortamos al primer ministro para que revoque su decisión y permita que la gente lo critique. 

Amnistía Internacional condenó la demanda como un nuevo ataque [en] al derecho de libre expresión en Malasia.

The use of defamation laws with the effect of inhibiting legitimate criticism of government or public officials violates the right to freedom of expression.

Civil defamation suits against media have been used in the past by government officials and politicians with the effect of stifling political dissent and curtailing freedom of expression. The latest lawsuit marks yet another attack on the right to freedom of expression in Malaysia, where for years peaceful political activists and human rights defenders have been arrested and detained under a range of draconian laws which do not comply with international human rights law and standards.

El uso de las leyes de difamación con el efecto de inhibir las críticas legítimas respecto del accionar gubernamental o de funcionarios públicos viola el derecho de libre expresión.

Los procesos civiles por calumnias e injurias contra los medios han sido usados en el pasado por funcionarios públicos y políticos con el efecto de suprimir el disenso político y limitar la libertad de expresión. La última demanda marca un nuevo ataque al derecho de libre expresión en Malasia, donde durante años activistas políticos y defensores de los derechos humanos han sido arrestados y detenidos bajo una variedad de leyes draconianas que no cumplen con la legislación internacional en materia de derechos humanos. 

Alyaa Alhadjri piensa que Najib presentó la demanda para tranquilizar [en] a los representantes de la línea dura de su partido: 

Using any kind of force to silence a dissenting voice or opinion is a classic tactic often adopted by “bullies” who are unable to form a convincing argument or are trying to show off their might and power.

In filing the suit, Najib has proven that he is not interested to engage with any critics but would rather use the opportunity to recapture lost support from within his own party.

Usar cualquier tipo de fuerza para silenciar una voz u opinión disidente es una táctica clásica adoptada a menudo por “matones” que son incapaces de elaborar un argumento convincente o que están tratando de hacer alarde de su fuerza y poder.

Al presentar la demanda, Najib ha probado que no está interesado en colaborar con cualquier crítico, sino que más bien aprovecha la oportunidad de recuperar el apoyo perdido desde dentro de su propio partido.

Najib encabeza una coalición política que ha estado en el poder desde la década de 1950. Sin embargo, el partido gobernante ha obtenido un menor número de votos y de bancas en las recientes elecciones, pese a esto continúa dominando el parlamento. 

El tratamiento de la demanda por calumnias e injurias en los tribunales malayos está fijado para el 18 de junio de 2014.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.