¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

La resistencia de una mujer de Crimea a la ocupación rusa

Daria Karpenko. Photo via Facebook.

Daria Karpenko. Foto vía Facebook.

Este artículo forma parte de un estudio extenso de RuNet Echo de la blogosfera en lengua rusa sobre Ucrania del Este. Visiten la serie completa de entrevistas en la página Ucrania Oriental sin filtros.

Oficialmente, el referendo del 16 de marzo en Sevastopol y la República Autónoma de Crimea demostró que los habitantes de la península favorecen -casi unánimamente- unirse a la Federación Rusa. Prácticamente 95% de la población votó aparentemente a favor de la “reunificación”, con participación del 83,1% en la República Autónoma y 86,1% en Sevastopol, hogar de la Flota rusa del Mar Negro.

En occidente, algunos respondieron incrédulos ante estas cifras, especialmente cuando un reporte del propio Consejo de Derechos Humanos de Rusia pareció indicar que la convocatoria real de la elección fue mucho menor (alrededor del 30%-50%) y el apoyo para la incorporación a Rusia era un tibio 50-60 por ciento. Los medios de Rusia han sido rápidos para mostrar el “regreso” de Crimea a Rusia no solo como el fin de una grave injusticia histórica, si no el resultado de una decisión democrática y unánime de los habitantes de la región.  

Cualesquiera sea la veracidad de los referendos de marzo, es imposible negar que los blogueros de Crimea han apoyado en general su incorporación a la Federación Rusa, citando una mezcla de afinidad por Rusia y su cultura, los beneficios económicos de unirse a su vecino más rico y el miedo a lo que algunos han llamado una junta etnonacionalista en Kiev. La bloguera Daria Karpenko, activa en LiveJournal como Kelpai y administradora de una página en Facebook, contradice este trasfondo. Karpenko se destaca como una bloguera crimea férreamente opuesta a la incorporación. Karpenko, escritora activa en la web por casi 10 años, se convirtió en una estrella de la blogósfera por sus textos desde Simferopol cuando soldados rusos invadieron la península bajo el semblante de “gente educada”.

Мой блог всегда был личным, я писала о своей (довольно рядовой) жизни, о смешных и грустных ситуациях, каких мне казалось, что меня читает много народу. Еще в январе “много народу” означало 30 человек. Теперь у меня почти в сто раз больше подписчиков только в жж… Я решила писать каждый день, суммируя новости и слухи, просто чтобы озвучить альтернативный голос…Постепенно я нашла свой формат и стала писать о развитии ситуации в Крыму регулярно.

Mi blog fue personal, siempre. Escribí acerca de mi vida (relativamente ordinaria), sobre situaciones divertidas o tristes. Parecía entonces que muchos me leían. En enero, “muchos me leían” era 30 personas. Ahore tengo, solo en LiveJournal, 100 veces más suscriptores. Decidí escribir cada día, sumando noticias y rumores, solo para poner al frente una voz alternativa… gradualmente, conseguí mi formato propio y empecé a escribir regularmente sobre los avances en la situación en Crimea. 

Karpenko describe su objetivo al escribir como “dar voz a puntos de vista de los crimeos que no están felices que Rusia súbitamente decidió venir a nuestra puerta”. Cuando se le preguntó si había recibido mensajes de apoyo de sus compatriotas crimeos, Karpenko respondió: 

Очень часто люди пишут мне в блоге и в фейсбуке, что они счастливы читать то, что я пишу, ведь им казалось, что они абсолютно одиноки в своей любви к Украине. Таких людей много.

La gente me escribe frecuentemente en mi blog o en Facebook, que están felices por leer lo que escribo, ya que les parecía que estaban completamente solos en su amor por Ucrania. Hay muchas personas como ellas. 

Karpenko añade que también recibe mensajes de apoyo de ucranianos fuera de Crimea.

А еще мне часто пишут украинцы, которые рады видеть, что не все их бывшие соотечественники оказались предателями и “23 года страдали от украинского ига”, мой блог помогает им помнить о том, что Крым – это масса различных мнений и людей, никто из которых не заслуживает однозначного приговора или ненависти.

Otros ucranianos me escriben con frecuencia, aquellos complacidos por ver que no todos sus antiguos compatriotas son traidores y “víctimas de 23 años bajo el yugo ucraniano”. Mi blog ayuda a recordarles que Crimea es una masa de gente y opiniones diversas y que ninguna de ellas merecen ser juzgadas u odiadas de forma colectiva. 

No todos apoyan sus acciones. Karpenko también recibe un alto número de abuso y “troleo”. Ella dice: “troll pagados que viven de los réditos del gobierno ruso” son sus abusadores digitales más activos. Karpenko también tiene que enfrentar las preocupaciones acerca de incumplir las restrictivas nuevas leyes de la Federación Rusa sobre el blogueo: 

Я регулярно получаю угрозы. Стараюсь не провоцировать лишний раз, потому что судьба политических активистов в России незавидна. На данный момент я стараюсь следовать (абсурдным) законам о поведении в интернете, которые российская Дума приняла в начале лета.

Regularmente recibo amenazas. Trato de no provocar en exceso, ya que el destino de los activistas políticos en Rusia no es envidiable. Estoy tratando de seguir actualmente las (absurdas) leyes acerca del comportamiento en internet que presentó la Duma rusa al principio del verano.

Karpenko es ahora una voz disidente en un país donde el disenso equivale cada vez más a la traición, donde el presidente hace abiertamente referencias a una “quinta columna” y “traidores nacionales” y donde “el extremismo digital” acarrea la amenaza de la prisión. Cuando se le cuestiona si tiene planes de abandonar Crimea, Karpenko admite que no ha podido decidir aún. Ella dice estar decidida a quedarse en Crimea y reportar las realidades de la vida en el lugar, pero algunas de estas realidades son intragables para ella, personalmente. 

Я безумно люблю Крым и Украину, хочу помогать им расцветать и развиваться. Но у меня растет маленькая дочь. Я очень боюсь, что когда она пойдет в садик и в школу, она попадет в машину российской пропаганды.

Amo a Crimea y Ucrania locamente. Quiero ayudar a que florezcan y se desarrollen. Pero estoy criando a una hija pequeña. Temo que cuando vaya al preescolar y a la escuela termine en la máquina propagandística de Rusia. 

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.