Los jamaiquinos están ahora tan familiarizados con el virus Chikungunya que lo llaman Chik-V

The Aedes aegypti mosquito in macrophotography. Copyright Sanofi Pasteur - May 2011, used under a CC BY-NC-ND 2.0 license.

El mosquito Aedes aegypti en una macrofotografía.
Copyright Sanofi Pasteur – mayo de 2011, usada bajo una licencia CC BY-NC-ND 2.0.

A medida que los casos del temido virus chikungunya aumentan en todo el Caribe, Jamaica continúa luchando por contener la propagación de la enfermedad en la isla.

El virus, que causa fiebre alta y severo dolor de articulaciones, es transmitido por el mosquito aedes Aegypti. Hasta ahora, el enfoque del gobierno ha sido pedirle a los ciudadanos que se ocupen de mantener los alrededores de sus viviendas limpios para evitar la proliferación de los mosquitos y educando a la población acerca de los métodos de prevención. También planea declarar un día nacional de limpieza, ya que el deficiente servicio de recolección de residuos en algunas zonas ha contribuido a complicar la situación. 

Se espera que el número de casos del virus se incremente, sin embargo, muchos han sido críticos acerca de la falta de medicinas para combatir los síntomas, la respuesta tardía ante la emergencia y el hecho que el ministerio no ha actuado con la debida celeridad frente al brote.

Al comienzo de la semana pasada, Carolyn Joy Cooper en Jamaica Woman Tongue criticó al ministro de salud de la nación por minimizar la cantidad de casos de Chikungunya, llamando a todo el asunto “un juego de palabras”:

As late as last Monday, Dr Fenton Ferguson was still claiming that there were only 35 ‘confirmed’ cases of chik-V in all of Jamaica. If the goodly dentist has a public-health inspector to spare, I can prove that a full 25 per cent of these cases are concentrated in just two roads in my neighbourhood!

I have chik-V. My neighbours to my right and left and up the road are also afflicted. That’s four of us. And down the adjacent road, there are at least another five cases. So that makes nine out of 35. And that’s just the ones I know about. Of course, the big trick is ‘confirmed’. We are not ‘confirmed’ cases. We have the symptoms, but that doesn’t matter.

As far as the Ministry of Health is concerned, if you haven’t done a blood test, you and your doctor are just guessing.

El lunes pasado, el Dr Fenton Ferguson continuaba afirmando que existían sólo 35 ‘casos confirmados’ de chik-V en toda Jamaica. Si el buen dentista tiene un inspector de salud pública extra, puede comprobar que un total del 25 por ciento de estos casos se concentraron en sólo dos calles de mi barrio!

Tengo chik-V. Mis vecinos de la derecha y de la izquierda y los de más arriba de la calle también han sido afectados. Somos cuatro. Y abajo en la siguiente calle, hay al menos otros cinco casos. Por lo tanto son nueve de 35. Y esos son sólo los que conozco. Por supuesto, el gran engaño está en lo de ‘confirmado’. No somos casos ‘confirmados’. Tenemos síntomas, pero eso no importa.

En la opinión del Ministro de salud, si usted no se hizo la prueba de sangre, usted y su doctor solamente están adivinando. 

Para terminar con las adivinanzas, Cooper decidió hacerse la prueba de sangre, pero le dijeron que “no habían reactivos en existencia”. Ella se preguntó por qué, si estaban haciendo tantas pruebas de sangre para determinar si se trataba de Chikungunya que los laboratorios en verdad se habían quedado sin reactivos, el ministro de salud aún insistía en que sólo existían “35 casos confirmados”. La respuesta a esa pregunta parecía residir en la industria turística de Jamaica:

I completely understand Dr Ferguson’s anxiety about scaring off visitors with chik-V. After all, tourism is our bread and butter. But I think he’s underestimating the bravery of potential tourists. […]

The minister of health needs to be far less concerned about tourists and much more worried about the people of Jamaica.

Entiendo totalmente la preocupación del Dr Ferguson por no asustar a los visitantes con el chik-V. Después de todo, el turismo es nuestro medio de vida. Pero creo que él está subestimando la valentía de los potenciales turistas. […]

El ministro de salud necesita preocuparse menos por los turistas y más por la gente de Jamaica.

El bloguero Jean Lowrie-Chin estuvo de acuerdo, señalando que “una ‘transmisión nacional’ desde la isla no era el medio apropiado para comunicar la crisis de chikungunya que ahora está afectando a casi todos los hogares jamaiquinos,” en referencia al mensaje televisado del Dr. Fenton Ferguson a la nación el 28 de setiembre. Él ha reconocido que existía discrepancia entre la cantidad de casos sospechosos y confirmados de la enfermedad, pero sostiene que el ministro de salud actuó con profesionalismo. 

Lowrie-Chin le atribuyó gran parte de la culpa de la propagación de la enfermedad a los “jamaiquinos descuidados que continúan mostrando poco interés por su ambiente” pero también señaló que el gobierno implementó un programa de empleo, similar al de Cuba, donde la gente va a ser capacitada para identificar y destruir los lugares de reproducción de los mosquitos y educar a las comunidades en riesgo. Su publicación enumera una serie de formas que hubieran mejorado la comunicación oficial acerca del brote de Chikungunya, diciendo:

What makes simple, logical steps so difficult, is bureaucracy – that morass which is the perfect hiding place for mediocrity and incompetence. While we must respect our democratically elected government, they should in turn respect the people they swore to serve.

Lo que convierte en dificultosas a las medidas simples y lógicas es la burocracia – esa maraña que es el escondite perfecto para la mediocridad y la incompetencia. Mientras debemos respetar a nuestro gobierno democráticamente elegido, ellos por su parte deben respetar al pueblo al que juraron servir. 

Ella sostuvo que muchos de los errores cometidos en el manejo del “asunto del ChikV” son el resultado de “errores en la gestión de gobierno” y la cultura de mediocridad que provoca una fuga de cerebros, obligando a algunas de las mentes más innovadoras a irse a países donde sus ideas serán valoradas. 

Jamaica, como otros territorios regionales en peligro, han venido perdiendo mucho de su capital humano durante décadas. Una investigación realizada por el Banco Mundial determinó que “más de 360 por ciento” de los jamaiquinos con nivel educativo terciario emigran, generalmente a EE.UU., debido a su cercanía:

The very high migration rate of the best educated from Jamaica means that the number of migrants with a tertiary education from this country actually exceeds the number of local residents with this level of education.

La muy elevada tasa de migraciones de los más educados de Jamaica significa que el número de migrantes con educación terciaria de este país en realidad supera el número de habitantes con el mismo nivel educativo. 

Según los cibernautas, si la respuesta del gobierno de Jamaica a esta crisis de salud es un indicador, ha sido una muestra de más de lo mismo, con ningún enfoque innovador a la vista: 

This agonizing ChikV is a metaphor for the pain and suffering that is being felt by humble Jamaicans, barely surviving on the margins of poverty. They deserve some hope that our leaders will do right by them, bringing our nation to a healthy state.

Este terrible ChikV es una metáfora para el dolor y el sufrimiento que están padeciendo los jamaiquinos humildes, que apenas sobreviven en los límites de la pobreza. Ellos merecen alguna esperanza de que nuestros líderes harán lo correcto por ellos, llevando a nuestra nación a un estado de salud. 

Conscientes de que el ministerio de salud no está actuando adecuadamente para estar a la altura del desafío que plantea el Chikungunya, el bloguero “Cucumber Juice” posteó un cuestionario exhaustivo acerca de la enfermedad, métodos preventivos, y maneras para controlar los síntomas si usted ha contraído el Chik-V.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.